pop

Game of Thrones: Los peores momentos del Rey Joffrey

game of thrones los peores momentos del rey joffrey 1
HBO

Mientras esperamos el regreso deGame of Thrones, nos proponemos hacer un repaso por la trayectoria de uno de los personajes más destacados (y odiados) de la televisión reciente.

La muerte del Rey Joffrey Baratheon (o, técnicamente, Lannister) se inscribe como uno de los eventos más significativos de Game of Thrones y cambiará profundamente el rumbo de la historia y de varios de los personajes, pero también será una ausencia importante para todos los espectadores.

Pocos personajes se hicieron odiar de manera tan disfrutable y entusiasta como lo hizo el Rey Joffrey, de la mano de una brillante interpretación por parte de Jack Gleeson, así que ahora, en homenaje a su sorpresiva y misteriosa muerte por envenenamiento, recordamos los peores (mejores) momentos del Rey Joffrey en Game of Thrones.

La orden de ejecución de Ned Stark

El primer momento de sorpresa absoluta e incredulidad que nos dio la serie, con la decapitación del héroe, producto del sadismo impulsivo del rey adolescente. Para incrementar el dramatismo, Ned Stark confiesa una traición que no cometió para proteger a su familia y es asesinado por dicha traición. Sus dos hijas presencian el hecho.

Obliga a Sansa a ver la cabeza de su padre

Por si no hubiera sido suficiente con ordenar la muerte de su padre en frente a sus propios ojos, más adelante Joffrey obliga a Sansa a mirar su cabeza, ubicada en una pica como trofeo de guerra y como advertencia de lo que sucede con los traidores.

Luego Joffrey le anuncia que le “traerá de regalo” también la cabeza de su hermano Robb, ahora uno de los contendientes en la Guerra de los 5 Reyes. Cuando Sansa le responde “O tal vez él me traiga la tuya”, Joffrey ordena a uno de sus guardias que la abofetee, porque según el consejo de su madre “un rey no debe golpear a su mujer”.

Asesina a Ros

game of thrones los peores momentos del rey joffrey 2
HBO

¿Recuerdan a Ros? Una prostituta reconocida por su belleza que llega a Desembarco del Rey para trabajar en el burdel de Littlefinger.

Primero Ros es enviada junto a otra prostituta por Tyrion para satisfacer las necesidades sexuales de Joffrey, pero éste tiene poco interés en el sexo y mucho en lo sádico y perverso. Joffrey obliga a Ros a golpear a su amiga, mientras le apunta con una ballesta. Luego, Ros se convierte en espía de Varys en el burdel de Littlefinger. Éste la descubre y se la entrega a Joffrey para que sacie sus más sádicos deseos: la mata con varias flechas de su ballesta mientras la tenía atada a la cama.

Abandona la batalla

Toda la crueldad, el sadismo y la perversión demostrada por Joffrey en los ítems anteriores no se ven nunca relativizados por una eventual virtud, habilidad, rasgo de humanidad o de simpatía, todos inexistentes en él. Son, en todo caso, empeorados por otros aspectos de su personalidad, como su cobardía.

Durante la batalla de Aguasnegras, Joffrey se hunde en el pánico y el temor y pierde toda la compostura de Rey, causando el desaliento y la desmoralización de todo su ejército. Tuvo que acudir el pequeño pero enorme Tyrion para salvar parte de la batalla, aunque, como la injusticia es la regla en el mundo de Game of Thrones, nunca recibió el crédito por su valentía y astucia.

La humillación a Tyrion

Lo último que hizo Joffrey en su vida estuvo a la altura de todo lo que hizo antes, sometiendo a su propio tío a una gran humillación, por simple diversión, durante su propia boda.

Pero antes, había destrozado el regalo que el propio Tyrion le había traído ("un libro que todo rey debería leer"), había tirado dinero a los que se encontraban musicalizando la fiesta, se había entretenido con una absurda puesta en escena de la Guerra de los 5 Reyes... básicamente se encargó de recordarnos todo lo despreciable que podía llegar a ser. Como regalo de despedida.