pop

Crítica de The Mentalist 4x21: Ruby Slippers

101685 WB 0058b
Jaimie Trueblood/Warner Bros. ©2012 Warner Bros. Television. All Rights Reserved.

No puedo quedar más satisfecho tras el reciente episodio de The Mentalist, que regresó después de una ausencia de dos semanas con toda su artillería pesada. Señores, no quiero pecar de efusivo, pero siento que estamos ante el mejor capítulo de la temporada, ya sea desde el punto de vista técnico, interpretativo o actoral.

El drama policial más aclamado en los Estados Unidos se encuentra a tres semanas del final de temporada, y para poner las expectativas al tope, qué mejor manera para retornar a la pantalla chica que con un episodio impecable. El nuevo caso que le depara al equipo del CBI implica un viaje hasta el corazón de un cabaret, entre las calles más recónditas de Sacramento, el único lugar que parece reunir las más inusuales extravagancias. Así es como se inicia esta nueva aventura.

El efecto del Drag Queen

101685 WB 0015b
Jaimie Trueblood/Warner Bros. ©2012 Warner Bros. Television. All Rights Reserved.

La historia de “Ruby Slippers” se origina en el escondite de un callejón oscuro conectado a a un cabaret de Drag Queen. Los agentes del CBI se verán obligados a lidiar con una serie de personajes singulares que durante el día se desempeñan profesionalmente, pero de noche conviven entre las lentejuelas, el glamur y la ovación del cabaret.

Patrick Jane (Simon Baker) desentraña uno de los casos más complejos, reuniendo hasta cinco sospechosos, entre ellos "tres tristes especímenes": un acosador, compulsivo y ladrón (Wilke Itzin), un sádico adicto a las drogas que disfruta de la poesía barata (Don McManus), y un padre que repudiaba a su propio hijo (William R. Moses). Para solucionar este caso, Jane deberá actuar con sutileza al mismo tiempo que Lisbon (Robin Tunney) se verá abrumada por la presión que demanda la detención de tantos sospechosos.

En paralelo el agente Cho (Tim Kang) compartirá un puñado de escenas divertidas junto a Summer (Samaire Armstrong), que retirada de su vida como dama de compañía, decide reescribir su historia al lado del disciplinado Kimball. En ese sentido, el momento jocoso llegó con la llamada de Summer solicitando la ayuda de Cho para comprar a una mascota muy parecida a su dueño: “feroz por fuera, pero blandito por dentro y con la carita aplastada” (exploté de risa con esta escena).

El plan perfecto - Spoilers

101685 WB 0149b
Jaimie Trueblood/Warner Bros. ©2012 Warner Bros. Television. All Rights Reserved.

El desenlace de “Ruby Slippers” no pudo ser más emocionante y sorpresivo. Jane descubre inicialmente que Archie Bloom Jr (Nicholas R. Grava) había provocado su propia muerte, esposándose en un auto y prendiéndose fuego. Sin embargo, antes de morir reunió las suficientes evidencias para inculpar a los sospechosos y llevarlos ante la justicia.

Pero cuando todo parecía haber terminado, finalmente Jane decide dar una vuelta por el cabaret y visitar a sus nuevas amistades. Acompañado de Lisbon y cargando un ramo de rosas, Jane desenmascara la verdadera identidad de Fifi Nix, el Drag Queen que resultó ser Archie Bloom Jr. Estaba claro, con la ayuda de sus compañeros de lentejuelas, Archie había creado las condiciones necesarias para simular su muerte y convertirse en un ser libre. El plan perfecto.

Interpretar a un personaje gay siempre me ha parecido un enorme reto, por lo que no puedo dejar de aplaudir el gran talento de Carlton Wilborn, quien personificó con mucho tino a Glenda, la madre Queen que instruyó a sus "pupilas" para redescubrir su verdadera identidad y aceptarla pese a esa diferencia que muchos crean entre sus prejuicios. Aunque Jane suele ser el centro de atención, el protagonismo de este capítulo tuvo la marca personal de Willborn.

Puntaje 9/10 - Un capítulo que encarna el fuerte drama que viven los homosexuales, quienes continúan siendo víctimas de su propia elección. Realmente conmovedor.