mujer

¿Qué tanto puede incidir una semana de excesos en mi cuerpo (y mi peso)?

Artistan/iStock/Thinkstock

Seamos sinceros, todos hemos tenido en la vida alguna semana de excesos. ¡Que tire la primera piedra quien esté a salvo! Pensemos, por ejemplo, en Navidado Año Nuevo cuando sucumbimos a avalanchas de comida y bebidas de todo tipo.

Mientras suenan los villancicos navideños, las despedidascon amigos, las fiestas en el trabajo (porque siempre es más de una, además de la propia siempre tenemos alguna de nuestra pareja o algún familiar directo a la que estamos también invitados) y tantas otras excusas que encontramos para reunirnos hasta con nuestros amigos de la infancia nos conducen a un solo destino: el exceso.

Pero tú...

¿Conoces lo que le pasa a tu cuerpo cuando ingieres azúcar en exceso?

cupcake
Elena Veselova/Shutterstock

Déjame contarte que si estás tratando de llevar unavida larga y saludable vas por el mal camino; comer azúcar puede ser una de las peores decisiones que podemos tomar. Un estudio realizado por laUniversidad de California en San Franciscohalló que las bebidas azucaradas pueden envejecer las células de nuestro cuerpo casi tan rápido como los cigarrillos. Escalofriante, ¿no lo crees?

¿Y sabías que cuando consumes más azúcar casi todas las partes de tu cuerpo se sienten más tensionadas? Sin duda es una noticia poco alentadora, pero este no es el único efecto que este alimento desencadena en tu cuerpo...

Uno de los órganos más afectados es tu cerebro. La ingesta de azúcar produce un efecto narcótico: una vez que la consumimos, nos hacer sentir bien como fruto de la producción de sustancias químicas tales como ladopamina y serotonina. Este es un fenómeno análogo al que se experimenta tras el uso de algunas drogas como la cocaína. Como consecuencia, cada vez que la consumas, querrás cada vez más y más.

istock 87309729 medium
peangdao/iStock

Pero esto no es todo: el consumo excesivo de azúcar te hará sentir profundamente agotado. ¿El motivo? Cuando ingieres azúcar, le das a tu cuerpo un impulso dulce, pero también lo sometes al bajón que indefectiblemente le sigue. Esta situación tiene varias similitudes con “la sensación que experimentas cuando has ido a un buffet y te has excedido, y todo lo que puedes hacer es tumbarte en el sofá”, explica Kristen F. Gradney, portavoz de la Academia de Nutrición y Dietética.

Otro gran afectado es el hígado, donde el exceso de azúcar puede ser aún más perjudicial para nuestra salud. Este órgano solo soporta una cantidad determinada de glucosa y cuando le brindamos más de la que puede tolerar, la glucosa comienza a acumularse en forma de grasa dentro del órgano, y puede provocar una esteatosis hepática.

Como hemos podido vislumbrar, el consumo excesivo de azúcar puede dañar casi todos los órganos del cuerpo e incluso también las arterias. Así que ten mucho cuidado en los alimentos que ingieres, y comienza a prestar más atención a las tablas nutricionales de los alimentos que introduces en el carro. ¡El azúcar es muy buena ocultándose hasta en los alimentos más insólitos!

¿Y qué hay de la sal?

margouillatphotos/iStock

La sal cumple un papel muy importante en nuestras vidas: el sodio contenido en la sal de mesa se encarga de regular la presión y el flujo sanguíneo,además de transmitir mensajes entre los nervios y fibras musculares. El otro componente de la sal, el cloruro, contribuye a la digestión.

El problema con la sal surge cuando caemos en el exceso -no es ninguna novedad que prácticamente todo lo que consumimos en exceso nos hace mal-. La sal no es la excepción y es por esta razón, por ejemplo, que algunos países han adoptado normativas que prohíben su presentación en las mesas de los restaurantes.

Neustockimages/iStock

Abusar de la sal resulta en la retención de líquidos y esta incrementa el flujo de sangre en las venas y arterias, promueve su endurecimiento y ejerce una presión extra en el corazón. Todos estos factores incrementan los riesgos de padecer hipertensión y otras condiciones cardíacas, así como edemas en el cuerpo, ya sea en manos, piernas, tobillos, pies o brazos.

Cuando comes algo muy salado tiendes luego a tomar mucha, mucha pero mucha agua, pues esta representa la única manera que tu cuerpo tiene de contrarrestar la cantidad de sodio que se aloja en el organismo. Pero beber mucha agua también lleva a mayor predisposición a edemas y te hace más vulnerable a perder minerales como el calcio, que es fundamental para mantener los dientes y huesos fuertes.

Pero, ¿qué pasa si no bebo la cantidad suficiente? También será un problema, porque no ingerir la cantidad de líquido que el cuerpo necesita para contrarrestar esa situación podría forzar al organismo a sacar agua de otras células y provocar ladeshidratación.

Como conclusión, el exceso de sal es tan nocivo como el de azúcar. ¡Piénsalo dos veces la próxima vez que vayas a agregarle sal a tu plato!

¿Qué hay, entonces, de la comida rápida?

sorendls/iStock

No solo es el aumento de peso lo que debe preocuparte tras excederte con este tipo de comidas, sino también tu metabolismo. En un estudio realizado a 12 hombres de edad universitaria y con una vida saludable se pudo apreciar cómo es que estos alimentos pueden incidir directamente en tu organismo.

¿Sabías que los músculos de las personas que ingirieron comida chatarra interrumpieron su capacidad de oxidar la glucosa en tan solo cinco días? Con esto quiero decir que los músculos ya no contaban con la misma capacidad de limpiar la glucosa del cuerpo luego de la comida. Esto puede desencadenar en grandes problemas de salud como la diabetes.

apropiacion cultura 2
g-stockstudio via shutterstock

¡La diabetes no constituye el único riesgo! La hipertensión, la inflamación de los tejidos, la contracción de los vasos sanguíneos y el hambre insaciable (sí y todas las calorías que vienen con ella) son otras de las consecuencias de acudir a este tipo de comidas...

Pero ¡ojo! Recuerda que no solo es lo que masticamos lo que puede hacernos experimentar estas consecuencias, el alcohol también juega un papel importante en dañar nuestra salud y hacernos incrementar de peso. ¡Ten cuidado con estas bebidas!

AzmanL/iStock

¿Y nuestro peso?

Para borrar mis dudas por completo me comuniqué con una amiga, estudiante de nutrición, y me contó que el incremento de peso depende mucho del tipo de exceso, pero que en promedio se pueden aumentar entre 1 y 2 kilos.

También incide cómo es nuestro estilo de vida habitual: si en general comes de forma saludable, eres físicamente activa y tienes una semana de vacaciones en la que te sales de lo habitual no habrá grandes cambios. Ahora, si hablamos de una persona más bien sedentaria con una tendencia a ganar peso, ahí si puede existir un aumento mayor.

giphy 142
Disney/Giphy

Ahora que conozco todas las consecuencias que una mala decisión alimenticia puede desencadenar en mi organismo, pensaré más qué alimentos llevo a mi boca. A fin de cuentas, yo me conozco mejor que nadie y si yo misma no velo por mi propio bienestar, ¿quién más lo hará?

>>¿Qué es, para qué sirve y cada cuánto deberías realizarte el PAP? Entérate de eso y más aquí

>>¿Sabías que el YOGA puede beneficiar a tu cerebro?