mujer

¿La relación de una amiga está en crisis? Apóyala pero no la aconsejes

Enrico Fianchini/iStock

Un abrazo tiene más fuerza que mil palabras…

Ya has pasado por esto de que una amiga rompe con su pareja y recurre a ti para que estés allí. ¿Y tú qué haces? Tratar de tirar consejos, que posiblemente tú no serías capaz de seguir, solamente con tal de hacerla sentir un poco mejor pero, ¿sabes qué? Si la relación de una amiga está en crisis, mejor apoyarla y no aconsejar. ¿Te cuento por qué?

Tus consejos pueden no ayudarla realmente

Ella es una persona, tú eres otra. Ella fue o es parte de esa pareja, tú no. Ella sabe lo que siente, tú no. Teniendo esto en cuenta, por más bien que la quieras hacer sentir dándole un consejo que, para ti, se parece mucho al de una experta de esas que dan consejos por YouTube, es muy probable que ese consejo no sea para nada útil.

Además, probablemente lo que digas sea autoritario, como si fueras dueña de la verdad, y puede hacer pasar aún más mal a tu amiga, porque probablemente, si no le gusta, terminará hasta sintiéndose mal contigo, chocando.

He leído bastante que la gente cuando busca consejo, busca que le digan lo que quiere escuchar y, en un 80% de las veces, la gente que da los consejos, o que se atreve a darlos como me gusta decir a mí, no dice lo que queremos escuchar y eso solo genera más sentimientos negativos.

Aconsejar es para valientes

Ollyy / Shutterstock

Así que, si consideras un momento que aconsejar a una amiga sobre su pareja probablemente no le sea útil, que puede dañar su relación y meterlas en un problema, podríamos decir que aconsejar es para valientes.

A veces, uno piensa que si alguien viene en busca de un consejo, uno tiene pase libre para decirle lo que sea porque ¨ella me pidió consejo”. Si lo piensas a fondo, tu amiga lo que busca en ti es contención, es alguien a quién poder contarle sus miserias y no sentir vergüenza, alguien que pueda darle un abrazo y decirle que todo va a estar bien.

Así que hazle un favor, y háztelo también a ti misma, y guárdate el consejo en el bolsillo. A mí el consejo siempre me pareció una muestra de superioridad ante otro, algo así como que uno sabe lo que el otro ignora y todavía se lo dice. Aconsejar en un momento de vulnerabilidad del otro es subirse a un pedestal y hacer sentir mal al otro. Y tú lo que menos quieres es hacerla sentir mal, claro.

Así que si una amiga te pide consejos amorosos, evítalos y abrázala, acompáñala a llorar y a comer chocolates. Ningún mal dura 100 años y todo lo que nos pasa nos enseña y hace más fuertes.

Y ya que estamos, te paso 11 cosas que no deberías decirle a alguien que está pasando por una ruptura, las querrás tener en cuenta para evitar choques con esta amiga en problemas amorosos. ¡Mucha suerte!