mujer

Música desde el dolor: conoce a Austin Carlile, el hombre que crea arte mientras lucha con su enfermedad

Austin Carlie es el actual líder y vocalista de Of Mice & Men, banda de metalcore formada en 2009, y antiguo cantante del grupo Attack Attack!

Nacido en Pensacola, Florida, a sus 17 años le diagnosticaron el síndrome de Marfan, una enfermedad del tejido conectivo que puede afectar al esqueleto, pulmones, ojos, corazón y vasos sanguíneos. Esta condición se caracteriza por un amuento en la longitud de los miembros, dolor crónico y otras mal formaciones que, a diferencia de otros problemas genéticos, no afectan la inteligencia. A raíz de esto, Austin ha vivido en dolor, debiendo someterse a varias cirujías de corazón, la más reciente en junio de 2015. 

Ahora, más allá de la condición física de este individuo, ¿qué es lo que lo hace tan especial? La respuesta es simple: su música.

Rise Records

Mi encuentro con el arte de Austin fue hace muy poco, gracias a la recomendación de una amiga; pero debo confesar que fue algo realmente profundo e impactante. Personalmente, creo que la música puede percibirse de tres maneras: conceptual (cuando la analizamos técnicamente y en general), casual (cuando simplemente la oímos pasar como la lluvia) y emocional (cuando existe una conexión que trasciende estilos, preferencias y tecnicismos). 

Mi percepción sobre la música de Of Mice & Men fue enteramente emocional, tan así que antes de saber nada acerca de su condición genética, sentí en su música una emoción pronunciada: dolor. Sí, dolor, pero dolor transformado... trasmutado. 

Es que la capacidad de un verdadero artista reside ahí, en convertir las emociones en belleza; pero no solo las más comunes, TODAS las emociones. Quiero decir, estamos habituados a escuchar canciones sobre felicidad, alegría, excitación... o en caso contrario, composiciones que tratan sobre tristeza, soledad o desamor, pero ¿qué hay acerca del dolor? 

Y no estoy hablando sobre composiciones líricas solamente, sino de lo que un músico DEBE hacer con cualquiera de sus creaciones: transmitir espiritualmente su obra

Rise Records

Es por esto que en cada canción de Austin su dolor fue mi dolor, pero no sufrí; más bien lo entendí.

Vivir sintiéndote diferente no es fácil; tratar de justificar por qué esto te está pasando a ti, justo a ti, no es una tarea cotidiana; tratar de mirar el mundo con esperanza y crear —que es lo más maravilloso, arriesgado y significativo que un humano puede hacer— solo puede lograrlo un individuo que se ha elevado por encima del dolor y ha adiquirido un corazón de acero. 

No fue necesario un poema meloso, ni una estructura musical colosal; fue su espíritu —forjado luego de años de intensa batalla con su enfermedad— el que se conectó con el mío, y cuando eso sucede, no se necesitan palabras. 

Así que no dejes que el dolor te frene o paralice, utilizalo para crear y afectar a los demás. No tomes el ejemplo de Austin como punto de comparación, razonando de que si alguien con una vida tan complicada pudo llegar tan lejos, «¡cuánto más yo que tengo todo a mi favor!» No seas hipócrita. Toma esta historia como referencia y decide transformar tu vida en una que inspire tanto o más que la de Austin. 

Si deseas conocer más sobre el síndrome antes mencionado, te recomiendo leer: 5 extrañas condiciones genéticas en los humanos