Un animal muy extraño: el gecko satánico con cola de hoja

La naturaleza siempre está lista para sorprendernos y el gecko satánico con cola de hoja es uno de los animales que más nos llama la atención. No por su tamaño o por su fuerza, sino porque su camuflaje pasa totalmente desapercibido. Su corta vida se desarrolla entre las hojas, como si fuera una de éstas, y pese a la demonización de su nombre, no es tan siniestro como parece.

Su nombre científico no es menos sorprendente: Uroplatus Phantasticus. El primer término significa cola plana, el segundo... creo que puedes entenderlo por tu cuenta. El único lugar del mundo donde puedes ver uno es en la isla de Madagascar y sólo son activos durante la noche, cuando buscan alimento. Conozcamos a esta fantástica criatura.

Ver también: Animales extraños: la tortuga matamata

Lo poco que sabemos sobre el gecko cola de hoja

Se cree que en la naturaleza se alimenta únicamente de insectos, mientras que los que están en cautiverio tienen una dieta mucho más variada y básicamente, ingieren todo lo que se les ofrece: cucarachas, hormigas y caracoles.

Lo cierto es que muy poco se sabe sobre su verdadera alimentación. Algunas especies similares incluso comen pequeños ratones, pero no está probado que sea el caso de este pequeño gecko.

Son atacados por ratas, serpientes y aves, por lo que aveces se defienden abriendo la boca, emitiendo un chillido e intentando morder a los depredadores. Sus colas cambian de color y si el animal no se va, entonces saltan de rama en rama hasta encontrar un sitio seguro.

Ver también: 3 animales raros del Amazonas

De los mejores camuflajes del reino animal

Un animal muy extrano el Gecko satanico con cola de hoja
antonystanley/Flickr
Un animal muy extrano el Gecko satanico con cola de hoja 2
42244964@N03/Flickr

Antes de llegar al extremo de enfrentarse a otro animal, prefieren no ser vistos. Para lograrlo, tienen un sorprendente sistema de camuflaje que les permite mimetizar su cuerpo con las hojas muertas del entorno selvático. En la espalda tienen una línea que parece una nervadura de hoja y los colores pueden variar según su entorno. Van de marrón a gris e incluso, a veces, verdes como el musgo.

A todo esto se suma el hecho de que pasan la mayor parte del día colgados de troncos y ramas, como si fueran hojas. Es imposible que cualquier animal se de cuenta que no lo son realmente y para un animal como éste, sería muy difícil sobrevivir sin dichas capacidades.

Ver también: Los 10 animales más raros del mundo

En cuanto a su genial nombre, proviene de sus ojos que en ocasiones son rojos y la forma de su cabeza con lo que parecen ser cuernos. Quienes viven en la zona donde habitan le temen por su actitud frente a los predadores y lo llaman demonio.

¿No te parece un animal sorprendente?