Según este estudio científico, los árboles se comunican entre sí

5 curiosidades sobre los arboles
iStock/Thinkstock

Para comunicarse no se necesitan palabras y eso está demostrado en personas e incluso animales no humanos, pero ¿sabías que en el reino vegetal también existe un lenguaje que permite a las especies estar comunicadas?

Suzanne Simard, una ecologista especialista en temas forestales, dio a conocer los resultados de una investigación y no solo afirma que los árboles pueden comunicarse entre sí, sino que además son buenos padres, pudiendo reconocer a aquellos que nacieron desde sus semillas.

Según la ciencia, los árboles conversan entre sí

bosque 3
bogdanhoria/iStock/Thinkstock

Dicen que si le hablas a una planta esta crece mejor, pero la comunicación vegetal es muy rica y prueba de ella son los resultados de un estudio científico que durante tres décadas analizó los bosques de Canadá.

Según Suzanne Simard, quien dedicó su vida a estudiar las complejidades de los árboles en los bosques, estos se comunican entre sí y no es necesario que estén cerca, ya que su particular forma de lenguaje recorre grandes distancias.

Esta experta de la Universidad de British Columbia indica que los árboles poseen una red de comunicación subterránea que transmite mensajes mediante hongos y que, por ejemplo, permite compartir la necesidad o existencia de nutrientes.

Una verdadera red social con beneficios para todos sus participantes y que además permite que los árboles y otras vegetaciones de un bosque se protejan entre sí ante plagas, manteniendo así un ecosistema equilibrado y sustentable.

El «instinto maternal» de los árboles

boda india arboles 2
amenic181/Shutterstock

Ya sorprende saber que los árboles poseen redes de comunicación simbiótica, pero sus capacidades de transmisión de mensajes no son iguales para todos y es que, según los expertos, pueden reconocer a las especies que provienen de sus semillas.

El árbol madre se preocupa de sus descendientes y, por ejemplo, es capaz de ajustar sus raíces para que estas tengan espacio para crecer, enviar CO2 mediante redes subterráneas y ocuparse en general por su bienestar.

Nuevos secretos que aprendemos sobre los árboles, compañeros nuestros en el planeta y que necesitan de nuestra protección ante la destrucción masiva que sufren.