explora

¿Sabías que los astronautas sufren daño físico por usar los trajes espaciales tanto tiempo?

Pueden los astronautas oir en el espacio 2
1971yes/iStock/Thinkstock

Todos hemos visto maravillosas e idílicas imágenes de astronautas dando paseos alrededor de naves y sondas con unas vistas espectaculares de la Tierra, la Luna o el Universo profundo.

Sin embargo, la vida dentro del traje espacial no es tan placentera como estas tomas podrían indicar.

¿Qué sucede dentro del traje espacial?

Aunque la postal es increíble, el astronauta que sale al gran vacío espacial está solo frente a la inmensidad. Solo le protege un inmenso traje presurizado en el que apenas tiene capacidad de movimiento.

El traje espacial presurizado tiene tanta presión en su interior, que un balón de vóleibol parece un juego de niños a su lado. No olvidemos que está hecho de varios materiales capaces de proteger al humano que va dentro de la alta radiación y las bajas temperaturas, así como de la falta de oxígeno.

Además, muchos astronautas pierden las uñas durante sus misiones en el espacio. A otros se les agrieta y abre la piel de tal forma que sus hombros, manos o codos empiezan a sangrar. Según afirman quienes han estado ahí, es como pasar diez horas seguidas haciendo ejercicio en un gimnasio.

Astronautas Que pasa si lloran en el espacio 1
Purestock/Thinkstock

En realidad, la presión del traje es tan grande que se hace tremendamente duro trabajar con él. Cada movimiento requiere de un gran esfuerzo que parece poca cosa en los primeros minutos, pero pasado un tiempo es un verdadero suplicio.

Cómo es un traje espacial

Un traje espacial tiene que ser suficientemente duro para aguantar la adversidad del vacío exterior. Además, están diseñados para soportar impactos de pequeños objetos, pues en el espacio vuelan a gran velocidad.

Los trajes espaciales se fabrican con una capa exterior de material reflectante que pueda disipar buenas cantidades de luz y calor. Junto a ella, otra de kevlar que protege el tejido interior y los impactos, mientras que la interior está fabricada en algodón para evitar pérdidas de calor. Dichas capas pueden ser incluso dobles o triples.

Como puedes imaginar, un traje espacial tiene un costo muy elevado. Son incómodos, de gran tamaño, con un enorme peso y que requieren de grandes esfuerzos para poder ser movido por el astronauta. De ahí que tengan entrenamientos tan duros como los de un deportista de élite.

5 consecuencias fisicas de los viajes espaciales en los astronautas 4
iStockphoto/Thinkstock

No es de extrañar la dureza del traje, pues deben mantener presiones estables, dar cierta movilidad, proveer de oxígeno, regular la temperatura interior, actuar como protector de la radiación ultravioleta y otro tipo de radicaciones, protección contra micrometeoritos, capacidad para maniobrar, permitir las telecomunicaciones, capacidad para almacenar agua y bebidas isotónicas y tener un sistema para gestionar los desechos.

Es normal que un traje que más bien parece una casa andante no sea todo lo cómodo que se puede imaginar. Sin embargo, portarlo y maniobrar con él es uno de los ejercicios más duros a los que se enfrenta cualquier ser humano que va al espacio.