explora

La ciencia del chorro: 5 consejos científicos para que los hombres no salpiquen

la ciencia del chorro 5 consejos cientificos para que los hombres no salpiquen 1
Miriam Doerr/Shutterstock

El acto de orinar es muy diferente en hombres y mujeres dadas las evidentes diferencias anatómicas. Mientras las chicas tienen que lidiar con sus propios contratiempos, los chicos están destinados a vérselas con el desempeño de un órgano alargado.

Desde el punto de vista físico, es como comparar una pistola con un rifle. Mientras más largo el «cañón» o cilindro (en este caso la uretra), mayor será la presión del disparo y más largo el alcance. Por eso los hombres son más propensos a salpicar y dejar desagradables rastros al hacer esta necesidad fisiológica.

Pero hay esperanzas. La ciencia nos indica qué podemos hacer para evitar las molestas y desagradables salpicaduras, especialmente en los baños públicos. Es tan fácil como entender los principios físicos que encierra dicho proceso. Estos son los 5 consejos que la ciencia le da a los chicos para no salpicar.

1. Mientras más cerca mejor

la ciencia del chorro 5 consejos cientificos para que los hombres no salpiquen 2
Beeboys/Shutterstock

Sucede que la orina sale despedida por la uretra a gran velocidad, aproximadamente a unos 21 mililitros por segundos en un hombre promedio. Esto garantiza la uniformidad de la trayectoria del chorro, pero no indefinidamente. Luego de cierta distancia, las moléculas del fluido corporal comienzan a perder velocidad y entonces ocurre el proceso de dispersión. Las partículas pierden su curso haciendo el chorro mucho menos uniforme y más propenso a salpicar.

La solución: Colocarse lo más cerca posible del orinal evitando el punto de dispersión del líquido.

2. Lo más perpendicular posible al fondo del orinal

la ciencia del chorro 5 consejos cientificos para que los hombres no salpiquen 3
Pattang/Shutterstock

Si acercarse lo suficiente no es posible, entonces se debe intentar proyectar el chorro lo más perpendicular posible con respecto al fondo del orinal. Mientras menos inclinado sea el ángulo de contacto entre el líquido y la superficie, menor es el área impactada por el líquido, lo cuál genera menos salpicaduras. Este principio físico es similar al del ángulo de incidencia de la luz solar sobre la superficie de La Tierra, que genera las diferencias climáticas.

3. Apunta a las paredes del orinal

Otra técnica puede ser apuntar hacia las paredes del orinal. En este caso, lo deseable es disminuir el ángulo de contacto entre el chorro y las paredes. Según un estudio realizado hace varios años en la Brigham Young University en Utah, Estados unidos, lo ideal sería un ángulo de 45° o menos. La posición vertical de las paredes facilita que el líquido corra si el impacto ocurre en un ángulo pequeño. Si el chorro golpea las paredes en un ángulo de 90°, el efecto será completamente desastroso.

Ver también: «¿Qué dice el color de la orina sobre tu salud?»

4. Sentarse en el toilet

la ciencia del chorro 5 consejos cientificos para que los hombres no salpiquen 4
Itman__47/Shutterstock

En el caso del toilet, los físicos que condujeron este estudio recomiendan que los chicos dejen atrás los prejuicios y se sienten. De esta forma se evitaría la dispersión incluso con más efectividad que en el primer truco explicado aquí.

5. Apuntar a la parte delantera del toilet

Ya sea sentado o parado, se recomienda que los chicos apunten a la superficie que se encuentra frente al agua en el fondo del toilet. Generalmente esta superficie tiene un ángulo inclinado, el cuál aumenta el área de impacto y disminuye la presión. Si el chorro impacta el líquido en el toilet, el resultado es completamente opuesto.

Espero que los chicos tengan mejores resultados a partir de ahora y que las chicas entiendan un poco mejor porqué los hombres salpican.

Ver además: «Por qué no debes orinar en la piscina»