explora

Científicos descubren la verdad sobre el supuesto ADN de Pie Grande

Cientificos descubren la verdad sobre el supuesto ADN de Pie Grande
kimwhit92/iStock/Thinkstock

Pie Grande es un ser supuestamente visto numerosas veces en varios lugares, pero nunca fue encontrado. Si tantas personas lo han visto, ¿cómo es que no hay ni siquiera una mínima prueba? La respuesta es clara, y para quienes creen en su existencia, nada prometedora.

Pie Grande podría tener su equivalente en los países fríos en el Yeti, ya que comparten la apariencia de primate. Varias personas en el mundo han presentado pruebas poco convincentes sobre su existencia, entre ellas varios cabellos de este primate estudiado por la criptozoología. Los cabellos dieron la prueba científica de que el supuesto ADN de Pie Grande era falso, porque pertenecían a muchas especies animales sobre todo perros y osos.

Ver también: 10 cosas que la ciencia nunca pudo explicar

Pie grande y la ciencia

Los estudiosos de la criptozoología han mantenido por años que fueron rechazados por la ciencia, a pesar de las pruebas de la existencia de Pie Grande. Sin embargo, esta carencia misma de pruebas importantes es lo que hizo que fueran dejados de lado. Entre las teorías más comunes se encuentran las de neandertales que han sobrevivido o simios antiguos.

Para dar una respuesta a esto, un equipo de la Universidad de Oxford recolectó muestras de Pie Grande. Generalmente, las personas oyen ruidos o ven sombras, y luego encuentran cabellos que atribuyen a Pie Grande. Entre las 36 muestras estudiadas, todas dieron positivo para algún animal común e incluso una de ellas era de humano.

Ver también:Qué es la criptozoología

Un yeti o un oso extraño

Entre las muestras había dos atribuidas al Yeti del Himalaya, una de Ladakh y otra de Bután. Estos cabellos eran de oso, pero solamente parecidos a una especie antigua de osos polares que vivieron hace 40 mil años. Es probable que se trate de especies desconocidas o también de mezclas entre osos polares y osos grises. Esto no puede saberse exactamente todavía, pero lo seguro es que no pertenecen a ningún yeti.

Ver también: Una explicación científica al mito del chupacabras

Por más que siga siendo un misterio, y que los creyentes sigan confiando en su existencia, lo cierto es que debería haber más pruebas si fuera real. Muchas personas han ido en su búsqueda sin encontrar siquiera una pista. Y muchas pistas terminan siendo falsas, así que por el momento, sigue estando en las sombras.