explora

Según los científicos, vivir cerca del mar es más beneficioso de lo que creías

Nikolay Tzolov/iStock

Hay pocas cosas que nos traen tanta paz como despertarnos con el sonido del mar. O como correr las cortinas en la mañana y revelar ese cielo irradiante y azul. 

Hoy en día, la creciente urbanización a nivel global nos está empezando a estresar cada vez más. Esta es la razón por la que constantemente estamos buscando escapar (aunque sea por poco tiempo) a un paisaje más relajado, para poder mejorar nuestra salud mental y física.  

Por suerte (dependiendo de dónde vives), se encontró la solución para terminar con el estrés. Un estudio reciente determinó que vivir en una casa con vista al océano esta relacionado con una mejor salud mental.

Vivir cerca del mar tiene efectos sobre nuestra salud física y mental

Mlenny/iStock

Los científicos de la Universidad de Canterbury y la Universidad Estatal de Michigan analizaron el efecto de una mayor visibilidad de la naturaleza, tanto de espacios verdes como azules, en los trastornos psicológicos.

Este estudio se realizó en la capital de Nueva Zelanda, Wellington, donde de más está decir, abundan estos paisajes. ¡A tenerlo en cuenta! 

En el mismo, se definieron los espacios azules como diversas regiones conagua, como por ejemplo playas y océanos. Por otro lado, los espacios verdes fueron definidos como áreas con mucha vegetación, como parques y bosques. 

Los investigadores compararon estos datos topográficos con información provista por la encuesta de salud de la sociedad de Nueva Zelanda, que se enfoco principalmente en trastornos como los de ansiedad y del estado de ánimo.

Teniendo en cuenta factores más específicos, como la edad, el sexo y el ingreso salarial de los individuos involucrados, pudieron formar una correlación entre las personas que tienen en sus hogares una vista al océano y una salud mental positiva.  

Sin embargo, en el caso de los espacios verdes no se llegó a la misma conclusión.

El fascinante poder de la naturaleza

Andrey Danilovich/iStock

Esta bien, suenalógico. ¿A quién no le pone de buen humor el mar? ¿Pero cuál es la razón científica? 

Según varios estudios realizados con anterioridad, losminerales contenidos en el agua ayudan a disminuir el estrés. Por un lado los iones cargados negativamente en el aire próximo al mar combate los radicales libres, la sal en el agua conserva los niveles de tripamina, serotonina y melatonina en el cerebro. Todo eso mejora el estado de alerta y concentración y disminuye las chances de depresión. 

El sonido de las olas también modifica los patrones del cerebro produciendo un estado de relajación. El efecto de los espacios verdes en el estado de ánimo fue estudiado durante mucho tiempo. Es curioso que, según estos resultados obtenidos, estar expuesto a espacios azules es realmente más beneficioso que estar expuesto a espacios verdes.  

Uno de los coautores del estudio explica que podría deberse a que el espacio azúl estudiado es totalmente natural, mientras que el espacio verde incluye áreas construidas por el ser humano, como parques, terrenos de deporte y áreas naturales como bosques.

De hecho, propone que si en el caso de espacios verdes se tomara en cuenta únicamente las zonas nativas podría llegarse a las mismas conclusiones. 

AleksandarNakic/iStock

Este tipo de estudios resalta la importancia de un mayor entendimiento de la relación entre nuestros paisajes y nuestra salud mental

Quizá estos resultados podrían servir de guía para futuros proyectos de urbanismo, enfocados en generar ambientes más relajados y contrarrestar los crecientes trastornos psicológicos.  

Si vives cerca del mar, probablemente entiendas exactamente a lo que se refieren estos resultados. Y si no, bueno, ¿qué esperas para mudarte?

Cuéntanos cómo es tu relación con el mar. ¿Cuánto frecuentas estos paisajes? ¿Dónde vivirías si tuvieras la oportunidad de elegirlo?