explora

Venus y la Tierra tienen más cosas en común de las que te imaginas

Batanga

¿Alguna vez te has detenido a pensar qué tan parecidos son Venus y la Tierra?

Algunos científicos sostienen que se trata de planetas hermanos... a pesar de sus diferencias... (¡menudas diferencias!).

La primera similitud que encontramos es lo más básico: ambos son planetas rocosos, interiores y ubicados en la zona habitable de nuestro Sistema Solar.

Eso ya es decir bastante, pero todavía hay mucho más.

¿Qué tienen en común Venus y la Tierra?

11 sorprendentes curiosidades sobre Venus que cambiaran tu forma de ver este planeta 3
NASA/Wikimedia Commons

Veamos punto por punto cuáles son las características que comparten Venus y la Tierra.

Tamaño

  • Diámetro de Venus: 12 103,6 kilómetros
  • Diámetro de la Tierra: 12 756,2 kilómetros

Venus tiene cerca del 95 % del tamaño de la Tierra.

Masa

  • Masa de Venus: 4,869 × 10²⁴ kilogramos
  • Masa de la Tierra: 5,9736 × 10²⁴ kilogramos

Venus tiene cerca del 85 % de la masa de la Tierra.

Volumen

  • Velumen de Venus: 9,28 x 10¹¹ km³
  • Velumen de la Tierra: 1,08321 × 10¹² km³

Venus tiene cerca del 86 % del volumen de la Tierra.

Composición y estructura

Por ser ambos planetas rocosos los científicos creen que comparten importantes características en cuanto a su composición física. Ambos planetas tienen un nucleo metálico que teóricamente se ha ido enfriando a similar ritmo a lo largo de la historia. Las similitudes en cuanto a tamaño, masa y volumen permiten pensar que ambos planetas tienen una composición interna similar.

Hasta aquí hemos visto las similitudes más importantes entre estos dos planetas. Son planetas extraordinariamente parecidos en cuanto a su forma, ¿no lo crees?

Similar tamaño, masa y densidad...  Los expertos no están seguros de cómo ni por qué sucedió esto, pero Venus y la Tierra deben necesariamente haber tenido orígenes muy, muy similares.

Entonces, ¿qué es lo que los diferencia?

11 sorprendentes curiosidades sobre Venus que cambiaran tu forma de ver este planeta 6
NASA/JPL-Caltech/Wikimedia Commons

Está bien, Venus y la Tierra tienen orígenes similares, sin embargo son evidentemente diferentes... si no, ¿por qué no podríamos vivir allí?

(ALGUNOS, aventureros, creen que sí podríamos: «Estos locos científicos de la NASA creen que podríamos vivir en Venus»).

Pero volvamos a lo nuestro: características que diferencian a Venus de la Tierra.

Superficie

A pesar de que la composición interna es teóricamente similar, sabemos que la superficie del planeta Venus es radicalmente diferente a la de la Tierra.

¿Por qué tan radical? Bueno, básicamente porque la superficie de Venus no presenta, prácticamente, variaciones de altitud. A diferencia de la Tierra, cuya superficie es casi completamente irregular, la superficie de Venus no presenta importantes cambios de altura y profundidad.

Teóricamente esto se debe a que en Venus no existen placas tectónicas, o al menos no existe evidencia de ellas.

La irregularidad de la superficie terrestre se debe a la altísima actividad tectónica, mientras que la —escasa— variación de altitud en Venus se debe a actividad volcánica.

No nos olvidemos de la diferencia más evidente y FUNDAMENTAL: la superficie terrestre está en más de un 70 % cubierta por agua en estado líquido.

La falta de agua en estado líquido en Venus podría, teóricamente, ser la causante de la inexistencia de placas tectónicas.

Órbita

A pesar de que ambos planetas están relativamente cerca uno del otro su forma orbital es bastante diferente.

La Tierra orbita al Sol a una distancia promedio de 149 597 870,691 kilómetros, oscilando entre los 147 098 290 kilómetros en el perihelio y los 152 098 232 kilómetros en el afelio. Por su parte, Venus orbita al Sol a una distancia promedio de 108 208 000 kilómetros, oscilando entre los 107 477 000 kilómetros en el perihelio y los 108 939 000 kilómetros en el afelio.

En otras palabras, la varianza orbital de la Tierra es mucho mayor que la de Venus. Esto tiene múltiples implicancias, fundamentalmente relacionadas a la variación de la temperatura a lo largo de los días y a lo largo de los meses del año.

Atmósfera y temperatura

La temperatura de ambos planetas es radicalmente diferente, tanto en términos absolutos como en términos relativos. La temperatura promedio de la Tierra es de 14 grados Celsius, y oscila entre los -89,2 y los 70,7 grados Celsius.

La temperatura en Venus es virtualmente constante: 462 grados Celsius en toda la superfice. La única excepción es en el punto más alto de Venus, Maxwell Montes, donde la presión atmosférica es tanto más baja que la temperatura desciende hasta los 380 grados Celsius.

Ahora que ya conoces todas las similitudes y diferencias entre Venus y la Tierra, ¿qué opinas sobre la posibilidad de vivir allí?

A la luz de estas similitudes y diferencias, y teniendo en cuenta los planes de los científicos de la NASA que sostienen que existe la posibilidad de hacer de Venus un planeta habitable, yo creo que, efectivamente, la humanidad podría encontrar la forma de lograrlo. ¿Tú qué opinas? ¿Crees que sería posible?

¿Quieres saber más sobre Venus?

11 sorprendentes curiosidades sobre Venus que cambiarán tu forma de ver este planeta

11 sorprendentes curiosidades sobre Venus que cambiaran tu forma de ver este planeta 5
grandeduc/iStock/Thinkstock