El fantástico descubrimiento de un nuevo y gigantesco planeta interestelar que flota libre sin estrella madre

NASA/JPL-Caltech

La cantidad de mundos que conocemos desde la Tierra no deja de aumentar en número, variedad y singularidad. A la larga lista se suma ahora un joven Júpiter de gran tamaño y flotando sin una estrella madre en torno a la cual orbitar que recibe el singular y poco agraciado nombre de 2MASS J1119-1137.

¿Un planeta o una estrella enana marrón?

Este gigantesco cuerpo ha sido descubierto por investigadores y astrónomos del Carnegie Science en colaboración con la Universidad de Western Ontario, mostrando a uno de los más jóvenes, brillantes y enormes planetas que se conocen.

De hecho, el tamaño de este joven mundo es tal que se estima que tiene entre 4 y 8 veces la masa de nuestro querido vecino Júpiter, por lo que estaría en un rango que se considera que va desde una enana marrón pequeña a un planeta de enormes proporciones.

El nuevo objeto que aporta luz a nuestro cielo nocturno ha sido detectado principalmente gracias al uso de telescopio de luz infrarroja conocido como WISE y facilitado por la NASA.

Gracias a la firma única de la luz del impronunciable 2MASS J1119-1137 se ha logrado identificar este cuerpo estelar combinando imágenes infrarrojas y ópticas debido a lo altamente inusual del espectro que emite el planeta.

Un planeta inusualmente joven

JPL-Caltech/NASA

No son muchos los planetas relativamente jóvenes que se encuentran en nuestro universo. Sin embargo, tras investigaciones y múltiples observaciones, se ha estimado que este cuerpo no tiene más de 200 millones de años, lo que es realmente poco si lo comparamos con la Tierra, por poner un ejemplo, que ronda los 5000 millones de años de existencia.

De hecho, 2MASS J1119-1137 pertenece a un conjunto de estrellas, el más joven de todo el vecindario en el que nos encontramos. Son alrededor de unas 20 conocidas como TW Hydrae y se mueven a través del universo desde hace tan solo unos 10 millones de años, una minucia si lo comparamos con la edad del Big Bang, que se estima en unos 13 000 millones de años.

Por fortuna, cada día son más los avances científicos que nos muestran un universo en constante movimiento y lleno de maravillas que tal vez algún día estén al alcance de nuestra mano.

¿Te imaginas volando en tu sonda espacial y bordeando los límites del gigantesco y libre 2MASS J1119-1137? Sería un sueño increíble que de momento solo es posible en el cine y la imaginación del hombre, pero quizás en un futuro lejano sea real.