explora

Una extraña obsesión por la comida: el síndrome de Gourmand

Una extra%C3%B1a obsesion por la comida el sindrome de Gourmand 3
Image Source White/Image Source/Thinkstock

Si creías que lo sabías todo sobre los desórdenes mentales relacionados con la comida, aquí llega otro para sorprenderte: el síndrome de Gourmand. Esta enfermedad hace que las personas presenten preocupación por la comida y los platos elaborados.

Al principio puede sonar como algo poco grave, dado que todos tenemos cierto gusto por la comida. Sin embargo, este síndrome se trata sobre actitudes desmedidas y puede llevar en determinados casos a la bulimia, a la adicción o a las conductas compulsivas.

Ver también: ¿La comida chatarra provoca pérdida de memoria?

Nuevos estudios sobre el cerebro y la comida

Una extra%C3%B1a obsesion por la comida el sindrome de Gourmand 2
Ljupco/iStock/Thinkstock

La mayoría de las personas que sufren esta enfermedad benigna tuvieron daños en el hemisferio derecho, relacionado con la comida. La investigación resultó en que 34 de las 36 personas con síndrome de Gourmand que se estudiaron, habían tenido daños cerebrales. Algunos incluso con tumores cerebrales que afectaban esa región del cerebro.

El hecho de que un accidente cerebral pueda causar este tipo de síndrome nos hace pensar que probablemente nuestros gustos personales están dictados por la biología, y no por nuestras personalidades exclusivamente. Quizás aquellas verduras que no nos gustan están determinadas por el hemisferio derecho de nuestro cerebro.

Ver también:5 asquerosos ingredientes que seguramente hoy comiste

Algunos síntomas del síndrome de Gourmand

Una extra%C3%B1a obsesion por la comida el sindrome de Gourmand
Eyecandy Images/Eyecandy Images/Thinkstock

Aunque parezca extraño, el síndrome de Gourmand no tiene que ver con un cambio en el olfato o el gusto. Lo que sí cambia es la capacidad para reconocer las expresiones de rechazo de los demás cuando hablamos de comida, y es algo relacionado con el daño de la amígdala. En realidad lo que no nota la persona son las expresiones faciales y el miedo.

Todavía no hay pruebas concretas de que el reconocimiento facial tenga que ver directamente con la enfermedad, pero es claro que el no saber si alguien está disgustado con lo que estás diciendo puede ser algo extra en este caso. Muchas de las personas obsesionadas con la comida suelen hablar demasiado sobre ello y sobre cosas poco interesantes o repulsivas a quien no disfruta de esa pasión.

Ver también:5 mitos falsos sobre la alimentación

Sin dudas, el síndrome de Gourmand es mucho más leve que otros desórdenes, aunque puede ser el primer paso para un comportamiento enfermizo. Muchas de estas personas aman tanto la comida que terminan por tener una actitud compulsiva hacia ella, algo que es necesario controlar.