explora

Ciencia del fútbol: fenómenos biológicos y anatómicos de los jugadores

Ciencia del futbol fenomenos biologicos y anatomicos de los jugadores
Getty Images

No hay mucho que explicar en realidad: ciencia y fútbol, ¿qué más quieres? Mi pasión por este deporte es confesa y bueno, encontrándome en esta insoportable espera, hasta que el 12 de junio llegue de una vez, estuve leyendo cuanto pude acerca de lo que se conoce como la ciencia del fútbol. Como habrás notado, ya empezamos a palpitar la máxima competición de este deporte hace un buen tiempo y el fútbol está todo el tiempo, en todas partes. No podíamos ser la excepción.

Para que sepas bien qué es lo que pasa en esas máquinas biológicas en el campo de juego, puedas entender un poco más este deporte y entre otras cosas, sepas de qué se está hablando cuando se habla de las lesiones de los jugadores, hoy quiero invitarte conocer la biología de los jugadores de fútbol, analizando algunos de los fenómenos anatómicos que se desarrollan en el fútbol. Acompáñame para conocer las partes del cuerpo, principalmente del sistema musculoesquelético y locomotor, que inciden directamente en el desempeño de todo futbolista.

Articulaciones que interactúan en el fútbol

Ciencia del futbol fenomenos biologicos y anatomicos de los jugadores 3
Anatomist90/Wikimedia Commons

Existen muchos tipos de articulaciones, aunque en su mayoría se trata de articulaciones sinoviales. Las articulaciones de esta clase son aquellas que permiten la mayor cantidad de movimientos, generalmente más que las demás, y sus características estructurales incluyen el cartílago articular, la cápsula articular y los ligamentos. Analicemos brevemente cada uno.

El cartílago articular

Se trata de una sustancia blancuzca y brillante que cubre los extremos de los huesos en las articulaciones. Su función es la de facilitar los movimientos de deslizamiento y de unión. En los futbolistas, como resultado de múltiples lesiones y el exceso de actividades, éstas articulaciones se desgastan en forma acelerada, provocando lo que en medicina comúnmente se conoce como “tobillo de futbolista”.

Cápsula articular

Es en esencia una cápsula externa, fibrosa y revestida en su interior por la membrana sinovial. Une las partes más externas de la articulación y su función es algo así como el sellado. La membrana sinovial secreta líquido sinovial en la cavidad de la articulación que evita la fricción y facilita el movimiento. La cápsula articular puede lesionarse fácilmente cuando se practican deportes de contacto fuerte, directo o de giro, tales como el fútbol. Cuando este tipo de articulación se daña, por ejemplo por un golpe en la rodilla, ocurre lo que se conoce como lesión del ligamento cruzado anterior (LCA).

Ligamentos

Como las cápsulas articulares, los ligamentos son tejido fibroso blanco, pero con haces de colágeno empaquetados con mayor densidad y otras diferencias que les dan más inextensibilidad y hacen la tracción más resistente. Su función es la de prevenir movimientos no deseados. En la rodilla, por ejemplo, se ubican en las secciones laterales y evitan la flexión de lado a lado, mejorando la rotación. Las lesiones en el ligamento cruciforme posterior (PCL) y la del anterior (ACL) son muy comunes en el fútbol, el estiramiento y desgarro de los ligamentos colaterales también es muy común en el fútbol, generalmente por un golpe en la parte externa de la rodilla.

Ver también:7 curiosidades sobre el fútbol explicadas por la ciencia.

Músculos esqueléticos que más se usan en el fútbol

Ciencia del futbol fenomenos biologicos y anatomicos de los jugadores 4
Ibrakovic/iStock/Thinkstock

Los músculos esqueléticos son prácticamente entre el 40 y el 50% del total del peso del cuerpo, cifra que asciende cuando se trata del cuerpo de un futbolista profesional. Su función principal es la de controlar los movimientos de los segmentos corporales mediante contracciones y expansiones o relajaciones musculares según se ordena desde el sistema nervioso central en forma consciente. Los músculos tienen cuatro características o capacidades fundamentales:

  • Excitabilidad: la capacidad de responder física y eléctricamente a estímulos químicos y nerviosos que llegan desde los neurotransmisores.
  • Contractilidad: la capacidad de contraerse para generar la tensión necesaria y responder a la acción.
  • Extensibilidad: la habilidad del músculo para extenderse o expandirse para evitar un daño.
  • Elasticidad: es la capacidad del músculo para volver a su lugar, tamaño y forma original luego de la expansión o la contracción.

Los músculos esqueléticos son controlados por las neuronas motoras, que envían señales desde el cerebro mediante estímulos eléctricos. En cada movimiento, cada vez que un jugador levanta un centro, remata al arco, busca darle determinado efecto al balón o marca a su contrincante para quitarle el balón, innumerables estímulos se envían en una fracción de segundo hacia los músculos, determinando por ejemplo la fuerza, intensidad y efecto de cada jugada en un mecanismo de alta complejidad. Todo en un instante más que fugaz digno de admiración.

(ATENCIÓN: ALGUNAS IMÁGENES DEL VÍDEO PUEDEN HERIR LA SENSIBILIDAD DEL ESPECTADOR. SE SUGIERE DISCRECIÓN)

Como podrás ver, también se corren muchos, pero muchos peligros...

Ver también:Fórmula matemática asegura que Uruguay será el campeón del mundo

Instancias futbolísticas y partes del cuerpo implicadas

Ciencia del futbol fenomenos biologicos y anatomicos de los jugadores 1
Jorgenmac/iStock/Thinkstock

Comencemos por ejemplo con el acto de correr, pues correr es fundamental en el fútbol. Mientras un jugador corre en un partido (en promedio cada jugador corre entre 10 y 13 km), se ejecuta una acción mucho más complicada de lo que uno puede imaginar, la cual puede dividirse en dos grandes categorías, las llamadas impulso y recuperación o impulso y apoyo.

En cada una de las categorías que hacen el proceso, participan diversas regiones de la cadera, los muslos, las rodillas, los tobillos y demás, pero en general, correr es un proceso fisiológico que necesariamente implica la participación coordinada de todo el cuerpo, con la especial participación de los sentidos y los mecanismos cerebrales. Correr es mucho más complejo de lo que parece y un jugador de fútbol debe estar preparado para poder hacerlo durante 90 minutos o más.

Respecto a la pegada, bueno, allí sucede algo no muy diferente. Otra de las cosas para las que tiene que estar listo un jugador es para patear el balón de forma eficaz y en forma constante. Existen diversas formas de pegarle a un balón, imprimiendole diferentes potencias, direcciones y en el caso de los más habilidosos, efectos, que determinan la dirección que el balón tomará en vuelo. Todos los músculos de las piernas participan directamente en la acción.

Ver también: Lionel Messi, ciencias, cerebro y habilidad.

Por último, tenemos el salto y el cabezazo, en donde trabaja el cuerpo entero. No obstante, los pies y los músculos de las piernas son fundamentales en esta instancia. Un jugador de fútbol saltando por un balón es lo más similar a un depredador capturando a su presa, sobre todo a nivel anatómico.

¿Y bien, qué te pareció? ¿Qué otros detalles podrías ampliar en la temática?