explora

Una rara tortuga gigante con el caparazón blando

Una rara tortuga gigante con el caparazon blando
Blogue Dementia/Flickr

Los quelonios son un grupo de reptiles extraordinariamente antiguos que habitan en cuerpos de agua dulce, salada o salobre de prácticamente todo el planeta, así como en ambientes absolutamente terrestres. En este grupo se incluyen todas las tortugas que conocemos, algunas de las cuales son muy conocidas por la mayoría de las personas, mientras que otras son prácticamente desconocidas. Entre las tortugas más extrañas del mundo está sin dudas la exótica Tortuga gigante de caparazón blando, la cual posee un grupo de características que las hacen sumamente curiosas y que hoy vamos a conocer.

La tortuga de Cantor

El nombre científico de esta tortuga de la familia Trionychidae es Pelochelys cantorii y fue descrita por primera vez en el ya lejano año de 1864. Se conoce también como tortuga de Cantor y es un animal nativo del continente asiático que se puede encontrar en países tan diversos como India, China, Malasia, Tailandia, Filipinas y otros, incluyendo las islas indonesias de Sumatra y Borneo, dos reconocidos paraísos de la biodiversidad mundial.

Una rara tortuga gigante con el caparazon blando 1
Brown R, et al./Wikimedia Commons

Aunque se encuentra mayormente asociada a los cuerpos de agua dulce, como los ríos y lagos, también es frecuente su observación en zonas de estuarios, de aguas muy salobres e incluso, aunque con mucha menor frecuencia, en aguas marinas, siempre cercanas a la costa.

Características curiosas de esta tortuga

Como ya habrás inferido por su nombre, la característica sin dudas más llamativa de esta tortuga es que, a diferencia de la mayoría de sus parientes, no posee un caparazón rígido y formado por placas óseas. En su lugar, posee una gruesa piel que se encuentra por encima de las costillas, las cuales se encuentran muy unidas entre sí. Esta característica le da un aspecto bastante peculiar.

Una rara tortuga gigante con el caparazon blando 2
Brown R, et al./Wikimedia Commons

El hecho de carecer de un caparazón rígido las hace muy probablemente bastante más vulnerables que otras tortugas al ataque de posibles depredadores, quizás por lo cual es mucho más tímida y pasa la mayoría de su vida enterrada en el fango. Al ser además extraordinariamente aplanadas, es muy fácil que pasen totalmente desapercibidas, por ejemplo, en ambientes pantanosos. A esto contribuye también su coloración entre ocre y marrón. Son consideradas unas tortugas de gran tamaño, pues pueden alcanzar hasta un metro de longitud.

En cuanto a sus hábitos alimenticios, podríamos decir que son bastante poco selectivos, pues además de consumir organismos acuáticos como peces, crustáceos y moluscos, no desechan engullir material de origen vegetal de muy diversa gama.

¿Están amenazadas estas tortugas?

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) tiene incluida a la tortuga gigante de Cantor en su tristemente célebre Libro Rojo de las especies, y la ha colocado en la categoría “en peligro” (EN, endangered).

El principal peligro al que están sometidos estos reptiles es la explotación directa por parte del hombre, que las usa como alimento en muchos sitios, en particular en Bangladesh e Indonesia. La pérdida de hábitat es otra amenaza latente a la que se enfrentan cada día estas singulares y extrañas tortugas de caparazón blando.

Extraña tortuga ¿verdad? ¿Sabes que existe otro quelonio igual o más extraño aún y que recibe el nombre de tortuga Matamata?