explora

Los nazis y los mosquitos como arma biológica

Los nazis y los mosquitos como arma biologica
Henrik_L/iStock/Thinkstock

No hace mucho tiempo vimos el curioso misterio de los monos de Hitler, ¿recuerdas? Una extravagante misión que incluía la importación de monos a la Alemania nazi de la Segunda Guerra Mundial y que se dio a conocer hace muy poco, gracias al arduo trabajo de investigadores e historiadores durante varias décadas.

En esta oportunidad, hoy voy a contarte sobre un nuevo estudio que confirma la existencia de un complejo programa de investigación para el desarrollo de armas biológicas, el cual es protagonizado por mosquitos y que los nazis del tercer reich planearon utilizar en forma ofensiva.

Heinrich Himmler y el Instituto Entomológico de Dachau

Los nazis y los mosquitos como arma biologica 1
Friedrich Franz Bauer (1903–1972)/Wikimedia Commons

(Heinrich Luitpold Himmler)

Heinrich Luitpold Himmler, uno de los más importantes líderes de la SS, ministro del Interior en la Alemania nazi de la Segunda Guerra Mundial y responsable de la matanza de millones de personas, muchas de las cuales fueron utilizadas en numerosos y crueles experimentos nazi, ordenó la apertura del Instituto Entomológico de Dachau en enero de 1942.

El propósito de este establecimiento fue el de estudiar plagas e insectos que para entonces, estaban provocando diversos problemas a las fuerzas bélicas alemanas. No obstante, un estudio reciente demostró que además, allí sucedió mucho más de lo que se creía. Para aquel entonces ya habían numerosos centros de investigación entomológica, razón por la cual, la creación de un nuevo espacio dedicado a estos fines, resultaba tan inútil como curiosa y sospechosa.

De esta manera, se ha debatido durante décadas acerca de la posibilidad de que los nazis hubiesen experimentado en campo de la guerra biológica, entre otras cosas, con insectos, pese a las ordenanzas de Adolf Hitler que prohibían la experimentación con animales y el desarrollo de armas biológicas. Por todas estas razones, el hecho resulta muy interesante.

El estudio: el desarrollo de armas biológicas de los nazis

Los nazis y los mosquitos como arma biologica 2
Fuse/Thinkstock

(Hornos crematorios del Campo de concentración de Dachau)

El reciente estudio científico, publicado en la revista Endeavor y desarrollado por un grupo de investigadores liderados por el Dr. Klaus Reinhardt, en la Universidad de Tubinga, demostró que las fuerzas SS de los nazis, durante la Segunda Guerra Mundial, crearon un programa científico especialmente dedicado a la producción de armas biológicas que pudieran utilizarse contra sus enemigos, encontrándose a los mosquitos como una de las más prometedoras.

Tras examinar los archivos y numerosos documentos históricos de la institución, los investigadores encontraron evidencia de que los científicos nazis determinaron que el mosquito era la mejor opción como arma biológica ya que éstos eran muy buenos para adaptarse y vivir fuera de su hábitat natural.

Los investigadores especulan también con que, efectivamente, los nazis habrían criado mosquitos capaces de transmitir diversas enfermedades mortales (especialmente malaria) y liberado varias cantidades en territorio enemigo. Por su parte, el Dr. Reinhardt aseguró que en 1944, en el instituto se estudiaron varias especies de mosquitos, que podían sobrevivir sin agua ni comida, por su idoneidad para ser infectado con la malaria y liberarse desde el aire en territorios enemigos.

Los nazis y los mosquitos como arma biologica 3
USHMM/Wikimedia Commons

(Claus Karl Schilling brindando testimonio el 15 de noviembre 1945, acusado en el proceso principal de Dachau tras el cual fue sentenciado a la horca)

El director de aquel instituto, Eduard May, registró completos y detallados informes de laboratorio en los que se habla de experimentos con mosquitos de tipo anopheles, declarando a estos como los más recomendables. También existen documentos que sugieren pruebas experimentales con seres humanos, en los campos de concentración, donde se planeaba liberar cantidades controladas de mosquitos anopheles infectados con malaria en campos como el de la propia Dachau, donde Klaus Schilling realizó algunos de los más crueles experimentos con humanos que se conocen en la historia.

Sin embargo, si bien se sabe que Eduard May y Klaus Schilling se mantuvieron en contacto por esta cuestión, May no habría aceptado llevar a cabo los experimentos. Aún no existe evidencia que testifique si al fin y al cabo se experimentó o no con mosquitos infectados de malaria en campos de concentración.

Realmente interesante, ¿verdad? Prácticamente más de un siglo después, la forma en la que el ingenio, la crueldad, el mal y el poder se mezclaron durante este funesto período histórico y oscureció el ámbito científico, aún hoy no dejamos de sorprendernos. ¿Qué opinas al respecto?