¿Qué son las zonas muertas oceánicas?

Ralph Modica/iStock/Thinkstock

El impacto constante y creciente del ser humano sobre el planeta no deja de aportarnos malas noticias, a pesar de los esfuerzos que hacemos muchos para mitigar los efectos de nuestras acciones más irresponsables. Se ha conocido recientemente que las llamadas zonas muertas oceánicas han aumentado considerablemente en las últimas décadas, y se estima que en la Tierra existen ya aproximadamente 400 de ellas, cubriendo una superficie de alrededor de 245 000 km2.

Zonas muertas de los océanos

Ji?í Flögel/Hemera/Thinkstock

Las “zonas muertas” son áreas en las que los niveles de oxígeno son excesivamente bajos o nulos de manera perenne o estacional, un fenómeno conocido como hipoxia que afecta gravemente la vida acuática, sobre todo en el lecho marino y en las zonas más profundas. Esto provoca que muchas veces sean difíciles de localizar y su alcance sea difícil estimar.

Estas zonas están prácticamente desprovistas de vida, de ahí su nombre, y aunque por lo general se encuentran en los océanos (particularmente en aguas calmas y poco revueltas como los mares interiores, fiordos y estuarios) también se habla de zonas muertas en ríos y lagos. El fenómeno fue observado por primera vez en la costa Adriática en la década del '50.

¿Cuáles son las causas?

egdigital/iStock/Thinkstock

Estas zonas están principalmente cerca de regiones en las que se vierten aguas cargadas de desechos industriales y agrícolas, cercanas muchas veces a grandes núcleos de población. Estos vertidos, que muchas veces llegan al mar a través de los ríos y los escurrimientos de las lluvias, provocan el fenómeno conocido como eutrofización, que es un enriquecimiento excesivo de nutrientes que dispara el desarrollo de algas y bacterias descomponedoras que consumen el oxígeno del agua.

Este fenómeno ocurre con mayor intensidad en aguas tropicales, que naturalmente son menos ricas en oxígeno, provocando que la vida bentónica sésil muera (como esponjas, tunicados, moluscos bivalvos y otros organismos que viven fijos al fondo), mientras que los que tienen mayor movilidad, como los peces, abandonan la zona, convirtiéndola casi en un “desierto biológico”.

Zonas muertas oceánicas del mundo

num_skyman/iStock/Thinkstock

Sería imposible enumerar aquí todas las zonas muertas de los océanos, casi 400 como habíamos visto, pero por su extensión y gravedad podemos destacar regiones como el mar del este de China, partes del Mar Negro y la bahía de Chesapeake (EE.UU), el estrecho de Kattegat (Suecia) y el norte del Golfo de México, entre muchas otras.

Este último merece especial atención, al ser la “zona muerta” que al parecer más ha crecido en los últimos años. Desastres como el frecuente impacto de grandes huracanes, que con sus grandes inundaciones provocan el arrastre desmesurado de fertilizantes y otras sustancias al mar, así como la sobreexplotación petrolera y sobre todo el gran vertido provocado por la explosión de la plataforma petrolera de BP, han acelerado la expansión de la zona muerta del Golfo de México. Se estima que su área actual es de unos 15 500 km2, pero no se descarta que llegue a los 22000 km2 este año 2013, según NOAA.

Finalmente, aunque aún nadie ha probado definitivamente que el cambio climático y el consecuente aumento de la temperatura de los océanos estén relacionados directamente con el incremento de las “zonas muertas”, no es descartable que esto pueda ocurrir, añadiendo así otro problema a los ya abundantes asociados al calentamiento global.

¿Sabrías decir cómo podríamos contribuir a evitar el surgimiento de zonas muertas en nuestros mares?

Artículos recomendados

Outbrain