explora

Los gatos enferman de leucemia y pueden contagiar a otros felinos

leucemia felina 1
iStockphoto/Thinkstock

La leucemia es un tipo de cáncer que afecta a la sangre y además uno de los más comunes entre las personas, pero no por ello es una enfermedad exclusiva de los seres humanos; los gatos también la sufren. No se trata de la misma enfermedad, sino de una condición llamada leucemia felina que ataca los linfocitos en la sangre de los gatos y, a diferencia de la humana, puede contagiarse.

La leucemia felina es causada por un virus y en la mayoría de los casos resulta mortal para los gatos, cuyo sistema inmune sucumbe a la enfermedad.

El virus de la leucemia felina

leucemia felina 2
iStockphoto/Thinkstock

Este virus, perteneciente a la familia de los retrovirus, es el causante de la leucemia enlos gatos. Bastante contagioso, puede traspasarse a través de la saliva, deposiciones, secreciones nasales o sangre.

No todos los gatos infectados desarrollan leucemia felina, pero siguen siendo portadores y pueden contagiar a otros, aunque crean inmunidad contra la enfermedad. Actualmente existen efectivas vacunas contra el virus de la Leucemia Felina.

Este virus, cuyos efectos son más graves en los gatos menores de seis meses, ataca a los linfocitos, células presentes en la medula ósea y que están encargados de reaccionar ante infecciones, siendo parte importante del sistema inmune.

El virus se diagnostica a través de pruebas de sangre y médula, una vez que los gatos empiezan a mostrar síntomas como decaimiento, fiebre, pérdida de peso, diarrea e inflamación de los nódulos linfáticos.

Tratamiento de la leucemia felina

leucemia felina 3
iStockphoto/Thinkstock

Tristemente, no existe un tratamiento especifico para la leucemia felina y, lo que se hace, es evitar que los gatos contraigan otras infecciones, ya que su sistema inmune se muestra muy debilitado.

Un 85% de los gatos que desarrolla leucemia felina muere en los dos o tres años posteriores al contagio. Si el diagnostico se hace a tiempo, las posibilidades mejoran.

Los veterinarios realizan una serie de terapias de apoyo para ayudar a los gatos; estas van desde el uso esteroides a transfusiones sanguíneas. Además, sus dueños deben preocuparse de evitar posibles infecciones secundarias.

No existen ninguna evidencia que indique que el virus de la leucemia felina pueda causar algún efecto en los seres humanos, aunque se recomienda que los gatos enfermos no estén en contactos con personas que tienen algún compromiso en el sistema inmune.

Si eres dueño de un gato, preocúpate de que tenga todas sus vacunas al día. La leucemia felina se puede prevenir.