explora

5 curiosas formas en las que el agua puede matarte

5 curiosas formas en las que el agua puede matarte
iStockphoto/Thinkstock

Para cualquiera de nosotros, el agua es un sinónimo de la vida, ¿no es así? Más del 70% de la superficie terrestre está cubierta de agua, el organismo de cada uno de nosotros tiene entre 55% y 78% de agua y para funcionar adecuadamente, necesita entre uno y hasta más de 5 litros de agua por día para evitar la deshidratación. Si, el agua es fundamental para la vida. No obstante, existen muchas curiosas formas en las que el agua puede matarte y voy a enseñarte 5 de ellas. Comencemos este interesante recorrido.

5 curiosas formas en las que el agua puede matarte 1
FogStock/Thinkstock

Aguantar la orina

Aguantar la orina puede matarte. Este es un viejo mito del ámbito médico que hoy te voy a esclarecer: puedes morir por aguantar la orina, pero no directamente. El consumo de agua es más que esencial para nuestro organismo y ese consumo, inevitablemente, nos conduce a la micción. Es decir, tarde o temprano, por mucho que intentes aguantar, tendrás que orinar.

Lo cierto es que por aguantar la orina (que es 96% agua) puedes provocarte una infección urinaria que si no se trata a tiempo ni de forma adecuada puede resultar en la muerte. Nunca vas a morir directamente por aguantar la orina, como lo dice el mito (con la explosión de vejiga y demás) ya que tienes un límite biológico hasta donde podrás aguantar.

5 curiosas formas en las que el agua puede matarte 2
iStockphoto/Thinkstock

Avalanchas

El alud o avalancha es una de las catástrofes naturales más sorprendentes que existen. Ya sabes, grandes capas de hielo o tierra se mueven bajo la superficie y una enorme masa de nieve se desprende desde vertientes con una violencia y una velocidad abrumadora, destructiva, catastrófica. Toneladas de nieve llegan desde las alturas y cubren todo a su paso, plantas, animales y bosques completos.

A medida que caen inofensivos copos de nieve, éstos se van acumulando hasta formar una masa gigante y peligrosamente mortal que al caer, suma más masa, más velocidad y también todo los restos de lo que arrastra a su paso. De las numerosas muertes por avalanchas a lo largo de la historia, más del 85% de éstas son por asfixia. Se estima que durante la Primera Guerra Mundial, entre 40.000 y 80.000 soldados murieron a consecuencia de estos derrumbes de agua solidificada cayendo desde los Alpes en el frente austro-italiano.

5 curiosas formas en las que el agua puede matarte 3
Dorling Kindersley RF/Thinkstock

Tsunami

Con la naturaleza no se juega, diría tu abuela. Esta es otra de las catástrofes naturales relacionadas con el agua que a lo largo de la historia de la humanidad ha provocado la muerte de muchas personas. Un tsunami es en sí una serie de varias ondas que se producen en cuerpos de grandes volúmenes de agua (olas), generalmente en los océanos, y que ocurren a consecuencia de movimientos en la Tierra, las placas, terremotos, erupciones volcánicas, impactos de meteoritos o explosiones intensas. Las ondas recorren enormes distancias y rápidamente incrementan su tamaño y su velocidad, convirtiéndose en enormes muros mortales de agua al llegar a las costas, donde a menudo se construyen las ciudades.

Mientras que en un día cualquiera, el viento genera olas con una longitud de onda de unos 100 m y unos 2 de altura, la longitud de onda de un tsunami usualmente se mide en kilómetros y siempre supera los 200, además de tener entre unos 10 y hasta 100 m de altura. Eso no es todo, pues los tsunamis o maremotos alcanzan velocidades de más de 800 km por hora, por lo cual esta inmensurable cantidad de agua es un arma de destrucción masiva letal. Tanto es así que una de las peores catástrofes naturales en la historia de la humanidad fue con un tsunami, el “tsunami del Océano Índico” del año 2004, cuando más de 230.000 personas en 14 países costeros del Índico perdieron la vida ahogados.

5 curiosas formas en las que el agua puede matarte 4
iStockphoto/Thinkstock

Tortura china con agua

Otros con los que tampoco se juega son los chinos, especialmente cuando se trata de torturas. La tortura china con agua, popularmente conocida como “gota china”, es una forma de tortura psicológica en la cual se dejan escurrir gotas de agua en la cabeza de una víctima maniatada, que nada puede hacer al respecto, por un largo período de tiempo. Esta tortura lentamente enloquece a la víctima y finalmente termina desgastando tanto el cráneo humano como para provocar la muerte.

Tal como ocurre con la erosión del agua en las rocas, convirtiéndolas en arena, este brutal método de tortura con agua se inventó tras observar como gotas de agua cayendo constantemente sobre rocas provocan profundos huecos. Este método se aplicó durante cientos de años, generalmente con una fuente de agua que dejaba caer una gota de agua fría o caliente sobre la frente de una víctima inmovilizada. La frente tiene una especial sensibilidad y después de un largo tiempo expuesta a la erosión del agua, comienza a desgastarse, dejando un hueco profundo y mortal. José “Pepe” Mujica, actual presidente de la República Oriental del Uruguay, es una de las grandes personalidades que, según se dice, sufrió esta tortura durante la dictadura militar del 73.

5 curiosas formas en las que el agua puede matarte 5
iStockphoto/Thinkstock

Intoxicación por agua

Los excesos nunca son buenos y en la vida prácticamente cualquier cosa en exceso puede resultar fatal. La hiperhidratación, más conocida como intoxicación o envenenamiento por agua es el hiperexceso de agua en el cuerpo que resulta en un síndrome mortal. Es en sí una sobredosis de agua. Se trata de un trastorno potencialmente fatal que tiene mucho que ver con las funciones del cerebro, se produce cuando el equilibrio normal de la electrolitos en el cuerpo supera los límites de seguridad en un exceso de hidratación. Algo que en circunstancias normales, es excepcionalmente extraño.

La intoxicación por agua ha provocado la muerte de muchas personas a lo largo de la historia. Ya sea conscientemente (suicidio), por accidente (o estupidez en participantes de concursos tan absurdos como para competir por quién consume más agua potable) o como método de tortura. En la “cura de agua” se obligaba a la víctima a consumir elevadas cantidades de agua hasta que ésta finalmente perdía la vida.

Bueno, eso es todo por hoy. ¿Qué te parece? Es muy curioso e interesante pensar en como algo tan elemental para la vida como el agua puede provocar la muerte, ¿no lo crees? Existen muchas otras curiosas formas en las que el agua puede matar a una persona, ¿conoces alguna otra que quieras añadir a la lista?