explora

10 medicinas que se utilizaban en el pasado pero resultaron ser peores que la enfermedad

7 buenas razones para agradecer que no vivimos en la Edad Media 4
Steven Wynn/iStock/Thinkstock

En la actualidad la medicina y la farmacéutica van de la mano. El desarrollo científicotécnico en el campo de la medicina ha llevado, junto con el desarrollo de la química farmacéutica, al descubrimiento de curas y tratamientos para todo tipo de enfermedades.

En el pasado, sin embargo, como no existían tratamientos seguros, se utilizaban otro tipo de técnicas. Algunas de ellas muy dañinas, que empeoraban la enfermedad y podían, incluso, causar la muerte. Hoy vamos a conocer 10 «medicamentos» que se utilizaban en el pasado pero hacían más daño que la propia enfermedad.

#10 Parafina

Despertarse durante una cirugia es posible 3
iStock/Thinkstock

En los comienzos de la cirugía estética, a comienzos del siglo XX, se inyectaba parafina para alisar las arrugas. El resultado eran grumos duros y dolorosos, pechos deformados e infecciones graves. Afortunadamente esto ya no es así, y se utilizan técnicas mucho más seguras como la silicona o el bótox. A pesar de que las cirugías estéticas tienen otros riesgos, estos químicos son mucho más seguros, y junto con el avance técnico de la medicina, se han reducido significativamente los potenciales riesgos.

#9 LSD y éxtasis

A principios del siglo XX, drogas como el éxtasis y el LSD eran utilizados para el tratamiento de algunas enfermedades mentales. Luego los estudios mostraron que las personas que consumían LSD podían tener ataques de pánico o ansiedad, por lo que personas con esquizofrenia o depresión, en lugar de mejorar su condición, de hecho empeoraban. Además, el uso de LSD por parte de personas sanas podía dar lugar brotes psicóticos. Actualmente estas drogas son ilegales, aunque se continúan consumiendo con fines recreativos.

#8 Agua radiactiva

Los peligros de la radiactividad 1
Ingram Publishing/Thinkstock

Por el año 1913 eran comunes las publicidades que te decían cómo preparar agua radiactiva en la comodidad de tu hogar. Una vez descubierta la radiación, los médicos le quisieron dar miles de usos diferentes: curar desde la artritis hasta el acné, con efectos secundarios importantes como el cáncer, la fatiga, la pérdida de masa ósea. Luego de años de investigación sobre los efectos negativos de la radiactividad, este tipo de medicamentos fue prohibido.

#7 Testículos de cabra

10 medicamentos que son malos para nuestra salud 11
iStockphoto/Thinkstock

John Brinkley comenzó el siglo XX siendo uno de los médicos más ricos de Estados Unidos, ya que decía que podía curar diversos problemas sexuales como la disfunción eréctil o la infertilidad mediante la implantación quirúrgica de los testículos de una cabra en el escroto de un hombre. Los pacientes que se sometían a este tipo de procedimientos sufrían graves infecciones que, en muchos casos, llevaron a la muerte. Afortunadamente se avanzó mucho en este campo de la medicina, y hoy en día contamos con técnicas seguras para tratar los problemas relacionados a la sexualidad.

#6 Arsénico

10 medicamentos que son malos para nuestra salud 1
Jupiterimages/Photos.com/Thinkstock

En la medicina tradicional china, el arsénico es conocido como Pi Shuang. Este compuesto se utilizó, por ejemplo, en la solución de Fowler para curar para la malaria y la sífilis, y en la solución de Donovan para la diabetes y la artritis. Incluso se utilizaba como cosmético, hasta que se estudió más en profundidad y se descubrieron sus efectos altamente tóxicos.

#5 Excremento

El mejor cafe del mundo se hace con caca de elefante 2
heyjojo19/iStock/Thinkstock

Utilizado en el Antiguo Egipto como anticonceptivo, el estiércol seco de cocodrilo se introducía en la vagina como método de barrera. En Inglaterra se utilizaba el de pollo para eliminar la calvicie, y en la India es un cura-todo, desde el dolor de garganta hasta el cáncer. Más allá de sus supuestas propiedades curativas, el excremento es un desecho orgánico lleno de bacterias que pueden causar graves infecciones y enfermedades.

#4 Mercurio

10 medicamentos que son malos para nuestra salud 4
iStockphoto/Thinkstock

Antes de conocer sus efectos tóxicos para los humanos, el mercurio se utilizaba como remedio para enfermedades como la sífilis, además de como cosmético. El problema es que el mercurio se acumula en el torrente sanguíneo y puede causar parálisis, demencia, úlceras, daño neurológico e incluso llevar a la muerte. El descubrimiento y desarrollo de drogas mucho más seguras y efectivas como la penicilina hizo que se dejara de utilizar el mercurio como medicamento.

#3 Tenias

10 medicamentos que son malos para nuestra salud 9
Ingram Publishing/Thinkstock

Durante los primeros años del siglo XX se comenzaron a popularizar algunas formas de adelgazamiento. El uso de píldoras que contenían dentro una tenia fue una de las peores y más peligrosas técnicas que se llevaron adelante. Esto provocaba infecciones, vómitos, diarrea y todo tipo de complicaciones, ya que la tenia se alimentaba de todos los nutrientes fundamentales para la persona. Cuando se llegaba al peso deseado, el paciente tomaba una droga antiparasitaria, pero en muchos casos era demasiado tarde. La tenia provocaba tipo de enfermedades que en muchos casos llevaban a la muerte.

#2 La cura de la virgen

10 medicamentos que son malos para nuestra salud 2
iStockphoto/Thinkstock

En el siglo XVI se creía que las enfermedades de transmisión sexual se podían curar teniendo relaciones con una mujer virgen. Esto, además de no curar la enfermedad, la empeoraba, ya que esta se multiplicaba transmitiéndose a otra persona. En la actualidad, afortunadamente, se utilizan diferentes técnicas para la prevención de las enfermedades venéreas, de las cuales la mejor es el preservativo.

#1 Polvo de momia

10 medicamentos que son malos para nuestra salud 5
iStockphoto/Thinkstock

En la Europa medieval y en Medio Oriente se molían los cadáveres y eran utilizados como medicamentos para diferentes dolencias. Sin embargo, el consumo de este remedio causaba dolor de cabeza, mal aliento y vómitos, en los casos más leves. Esto podía ser altamente tóxico y causar graves reacciones que podían llevar a paros cardiorespiratorios y, sin la atención adecuada, causar la muerte.

La medicina ha avanzado mucho desde el siglo XIX hasta nuestros días. Es entendible que en la antiguedad se utilizaran algunos elementos para combatir enfermedades, sin embargo muchos de estos «medicamentos» de los que hablamos hoy no están tan alejados en el tiempo y fueron muy populares durante el siglo XX.

No es que todo lo que consuminos en la actualidad sea del todo seguro. La ciencia está en permanente revisión, y todo el tiempo se están poniendo a prueba las cosas que hoy creemos saludables. ¿Quién sabe? Quizás un día se descubran los efectos negativos de algo tan sencillo y común como lo es una asprinia o el jarabe para la tos.

La única forma de evitar el daño es ser concientes de lo que consumimos, por qué lo consumimos y quién lo recomienda, ¿no lo crees? ¿Qué opinas tú al respecto?