explora

Los experimentos más crueles de la historia: la sífilis en Tuskegee y Guatemala

Experimentos crueles la sifilis en Tuskegee y Guatemala 1
Fuse/Thinkstock

Muchos de los grandes avances en el ámbito de la salud, medicina y biología de nuestros días, de un modo u otro, han tenido en su génesis relación con algún experimento que implicó un turbio grado de crueldad. Si bien han habido científicos trabajando a una considerable distancia del camino de la ética, hoy, esos avances salvan millones de vidas cada año.

Claro que también están los otros, aquellos experimentos que sencillamente no sirvieron más que para alimentar la ferviente sed de sangre de las mentes más sádicas y enfermas, en el nombre de la ciencia. Te invito a conocer dos de los experimentos más crueles de la historia: el experimento de Tuskegee y el experimento sobre la sífilis en Guatemala.

El «Experimento Tuskegee»

Experimentos crueles la sifilis en Tuskegee y Guatemala 2
© Getty Images/Jupiterimages/Comstock/Thinkstock

Considerado como uno de los experimento más crueles de la historia, especialmente por su duración, el caso del Estudio Tuskegee sobre sífilis no tratada en varones negros —mejor conocido simplemente como el «Experimento Tuskegee»— es un cliché en todo curso de ética médica estadounidense.

Se trata de un estudio que se desarrolló en 1932 en Tuskegee, Alabama, que estuvo a cargo de un grupo de científicos del Servicio de Salud Pública de los EE. UU., en el cual se investigaron cuáles eran los efectos de la sífilis en personas no tratadas. Casi 400 hombres de tez negra, analfabetos aparceros de origen afrodescendiente y contagiados de sífilis, fueron partícipes de este cruel y controversial experimento de forma involuntaria y sin consentimiento alguno.

Los médicos le diagnosticaron una falsa enfermedad que llamaron «mala sangre» y jamás fueron tratados, sino simplemente observados para entender cómo evolucionaba naturalmente la enfermedad cuando no se la trataba y si era de riesgo mortal.

Tuskeegee study
Public Domain/Wikimedia

Cuando en 1947 se supo que la penicilina podía terminar con este mal, tampoco se utilizó y no fue hasta el año 1972 (exactamente 40 años después), cuando un periódico hizo pública la investigación, que las autoridades decidieron terminar con el experimento.

Toda esta situación tuvo su lado positivo en los años posteriores a su culminación, en tanto provocó grandes cambios en la protección legal de los pacientes y en los participantes de estudios clínicos. Los pocos sobrevivientes de estos inhumanos experimentos recibieron las disculpas del expresidente Bill Clinton... (tu opinión en los comentarios).

El «Experimento sobre sífilis en Guatemala»

5 ETS que no te ensenaron en las clases de educacion sexual 4 0
Kauczuk/Wikimedia Commons

Treponema pallidum, espiroqueta altamente contagiosa causante, entre otras enfermedades, de la sífilis.

Además del de Tuskegee, los insatisfechos científicos estadounidenses, liderados por la misma mente enferma: John Charles Cutler, realizaron el experimento sobre sífilis en Guatemala entre 1946 y 1948, el cual constaba de una serie de estudios e intervenciones a cargo del gobierno de Estados Unidos en tierras guatemaltecas. En este caso, de forma deliberada, los médicos infectaron un enorme número de ciudadanos guatemaltecos, desde enfermos psiquiátricos a presos, prostitutas, soldados, ancianos e incluso hasta a niños de orfanato.

Obviamente, las más de 1500 víctimas no tenían la menor idea de qué era lo que los médicos les habían colocado mediante inoculación directa, siendo infectados con sífilis, una de las peores ETS. Una vez contagiadas, a estas se les suministró una serie de drogas y químicos para ver si así era posible evitar la propagación de la enfermedad.

Existe evidencia de que, entre otros métodos aplicados para el contagio, los médicos pagaban a las víctimas para que mantuvieran relaciones sexuales con prostitutas infectadas, mientras que en otros casos, se provocaba una herida en el pene de la víctima y luego se rociaba con intensos cultivos de bacterias de sífilis (Treponema pallidum).

La enorme crueldad de este experimento, que así como el de Tuskegee, guarda sin dudas un profundo trasfondo racista, provocó un daño tan grande en la sociedad guatemalteca que en el año 2010, EE. UU. realizó una disculpa pública volviendo a analizar la cuestión.

Esto ocurrió el 1° de octubre, cuando la secretaria de estado de los Estados Unidos de América, Hillary Clinton, junto con el Secretario de Salud y Servicios Humanos, Kathleen Sebelius, emitieron una declaración conjunta pidiendo disculpas al pueblo guatemalteco y al mundo entero por los experimentos. Sin duda alguna, una de las manchas más oscuras en el historial de la ciencias.

¿Estabas al tanto de estos dos experimentos? ¿Qué opinas al respecto?