La segunda ley de Newton (Ley del movimiento)

La segunda ley de Newton Ley del movimiento 1
iStockphoto/Thinkstock

La segunda ley de newton es una ley que permite entender las causas del movimiento, tanto en los cielos como en la tierra, en nuestro planeta como en otros, que me sirve tanto para entender porqué un objeto cae al suelo como para comprender porqué la Luna gira en torno a la Tierra.

La segunda ley de Newton creó un nuevo concepto, la fuerza, y ese nuevo concepto permitió entender los movimientos, por eso es conocida como la Ley del movimiento.

Newton, usa la fuerza

Al igual que los caballeros Jedi, Newton usó la fuerza. Cuando Luke Skywalker usaba la fuerza, conseguía que un objeto se moviese. Cuando un objeto pasa del reposo al movimiento cambia su velocidad, ¿verdad? Es decir, se acelera. Y será más fácil mover un objeto de mayor masa que uno de menor masa. Es decir, Fuerza es igual a masa por aceleración, traducido a fórmula sería: F=m·a.  Y Newton afirmó:

La fuerza es proporcional a la aceleración que adquiera un cuerpo al moverse, y la masa será la constante de proporcionalidad

Luke Skywalker consiguió sacar la nave espacial del lago en que estaba atrapado, porque él creía. Al igual que Yoda le enseñó el camino a Luke para manejar y controlar la Fuerza, Galileo, Descartes y Hooke enseñaron el camino a Newton. Por eso afirmaba que había estado sentado a hombros de Gigantes.

El hecho de que Newton crease un concepto para poder interpretar las causas del movimiento no fue bien aceptado por todos. Había quien opinaba que no se podía atribuir a un ente metafísico las causas del movimiento, pero funcionaba condenadamente bien. Y se siguió usando, aunque posteriormente las ecuaciones de Lagrange fueron capaces de explicar los movimientos sin usar este concepto. Como les sucede a los caballeros Jedi, para usar la fuerza primero hay que creer en ella.

La utilidad de la fuerza

Mi padre, aficionado a las tareas hercúleas, me pidió el otro día que apartase del camino una piedra de 100 kilogramos de masa. Bendito sea. Me arremangué la camisa y planeé como hacerlo. Lo primero que me planteé es cuál sería el peso del pedrusco. Fácil, el peso es una fuerza. Y la fuerza es la masa por la aceleración, como me enseñó Yoda en mi estancia en las ciénagas del planeta Dagobah el verano pasado. Por cierto, os recomiendo que llevéis loción antimosquitos si os planteáis ir.

La segunda ley de Newton Ley del movimiento 3
Getty Images/PhotoObjects.net/Thinkstock

Por tanto, si pesa 100 kilogramos y la aceleración que sufre cualquier cuerpo en la tierra es 9.8 metros por segundo al cuadrado, tendré que hacer una fuerza de 980 Newtons (100*9.8) para levantarla. Vaya, es bastante. Así que pedía ayuda a mi primo Luke y le pedí que usase la fuerza. Pero Luke no controla demasiado su poder, aun es un joven padawan y ejerció una fuerza vertical de 1500 Newtons. ¿Sería suficiente? Si el peso de la piedra es de 980 N y la fuerza ejercida es de 1500 N obtengo una fuerza neta vertical de 520 N. Sí que lo sería.

Ejemplos habituales de la aplicación de fuerzas, serían por ejemplo el juego de la cuerda. Las fuerzas que actúan en la misma dirección y sentido se suman, mientras que las que actúan en la misma dirección y sentido contrario se restan. Así uniendo las fuerzas usando la cuerda varias personas son capaces de producir un efecto mucho mayor.

La segunda ley de Newton Ley del movimiento 2
Paul Sutherland/Digital Vision/Thinkstock

Usando este concepto creado por Newton podemos explicar la Ley de la Gravitación universal, la variación del peso de un astronauta al ir a la Luna... ¿qué otros ejemplos se te ocurren?

Las Leyes de Newton: