¿Cuáles son las capas de la Tierra? Conoce todo lo que se oculta bajo tus pies

sdecoret / Shutterstock

Nuestro sorprendente planeta tiene una compleja composición muy interesante. La Tierra se compone por numerosas capas, algunas externas y otras internas. ¿Sabes cuáles son las capas de la Tierra? Pues hoy vamos a señalarlas y a mencionar algunas de sus características más importantes.

Si aún estás en edad escolar, seguro en algún momento te pedirán investigar sobre la estructura de nuestro planeta. Pero incluso si ya pasaron muchos años desde aquellos tiempos de comprar monografías y olvidar la cartulina en tu casa (o en la papelería), es atractivo conocer los misterios de aquello que se oculta bajo tus pies todos los días. Sí, incluso aunque Sheldon Cooper diga que la geología es para perdedores.

Comencemos con la geosfera

Cu%C3%A1les son las capas de la Tierra 1
iStockphoto/Thinkstock

La Tierra esta compuesta por varias capas de distintos materiales. Desde donde estamos parados hacia abajo, el planeta esta hecho de material rocoso (tanto en estado líquido como sólido) y a esta composición le llamamos geosfera.

Algo que notarás a lo largo de este artículo es que los mismos conceptos pueden tener significados diferentes de acuerdo a distintos investigadores. El caso de la geosfera es uno de ellos. Por ejemplo, hay quienes señalan que le geosfera también alberga otras capas como la atmósfera, litosfera e hidrosfera. Pero la definición más popular de este término es la que sólo abarca las regiones sólidas del planeta. Para no confundirnos, éste es el significado que retomaremos de ahora en adelante.

La Corporación Universitaria para la Investigación Atmosférica (UCAR) señala que la geosfera comprende a todos los minerales y rocas que existen en nuestro alrededor. Aunque a simple vista una roca es un objeto que parece no cambiar, la geosfera implica una serie de procesos en donde dichos materiales se reutilizan de forma constante. Es sólo que, a diferencia del ciclo del agua, estos toman más tiempo y no se aprecian con sólo asomarte a través de la ventana.

Aprovecharemos este apartado para hablar de forma breve de otros elementos que también son parte de la Tierra, los cuales a su vez están formados por capas que conviven con otras que pertenecen a sistemas distintos. Las dos más populares son la atmósfera y la hidrósfera.

atmosfera capas diagrama
BigMouse/Shutterstock.com

Esta última se refiere a la cantidad de agua en el planeta en cualquier estado de la materia, ya sea líquida (océanos), sólida (polos) o gaseosa (vapor). Por ello la hidrosfera se entrelaza con la geosfera y la atmósfera, porque el agua no se encuentra en una sola capa separada por completo del resto, como sí ocurre con el interior del planeta. Como seguro sabes, toda esa agua cambia de estado y se transporta a diferentes lugares gracias a su ciclo natural.

La atmósfera es la capa gaseosa que comienza a partir de toda superficie terrestre y se extiende hasta el espacio. Está compuesta mayoritariamente por nitrógeno, además de oxígeno y otros tantos diversos gases. Esta es la capa más externa del planeta y a su vez, también se divide en otras cinco capas, las cuales se clasifican de acuerdo a su altitud. Éstas son: troposfera, estratosfera, mesosfera, termosfera y exosfera. De acuerdo con la Enciclopedia Británica, en la atmósfera es posible encontrar agua en cualquiera de sus estados. Esta condición es esencial para la vida en la Tierra.

Existen otras clasificaciones para hablar de las distintas partes que forman nuestro mundo. Como la litosfera, la cual abarca toda la corteza terrestre así como una parte del manto externo. Aquí es donde se encuentran las placas tectónicas. También está la criósfera, en donde se encuentra el agua en estado sólido, como en los glaciares y los casquetes.

Ahora que ya revisamos las formas principales como se catalogan los elementos de nuestro mundo, conozcamos lo que se encuentra en su interior.

Las capas de la Tierra

capas de la tierra diagrama
Webspark/Shutterstock.com

Como mencionamos antes, la clasificación de las estructuras que forman al planeta es bastante controversial y, de acuerdo a diferentes postulados, hay quienes señalan que existen tres, cinco y hasta siete capas en la Tierra. Con esto en cuenta, nosotros consideraremos que la geosfera se compone por tres capas: el núcleo, la corteza y el manto. A su vez, existe un núcleo interno y otro externo, así como un manto interno y un manto superior. Cada una de dichas partes posee una temperatura y una presión distintas.

Una hipótesis señala que, durante la formación de la Tierra y su periodo de enfriamiento, los materiales más ligeros se quedaron en la superficie, mientras que los más pesados se hundieron hasta su centro. Así lo señala la Universidad del Estado de Oregon, lo cual explicaría por qué los metales pesados son más abundantes en las profundidades.

Un hecho que debes saber es que hasta ahora nadie ha logrado observar en realidad lo que se encuentra en el centro de la Tierra. Lo que conocemos de su "relleno" se lo debemos a la sismología. El monitoreo de terremotos nos permite analizar cómo viajan las ondas de sonido a través de las diferentes capas, y esos datos nos permiten calcular la densidad de cada una de ellas.

Capas internas de la Tierra

Cu%C3%A1les son las capas de la Tierra 2
Hemera/Thinkstock

Mencionamos que hay tres capas fundamentales en el interior de la Tierra: el núcleo, el manto y la corteza. Debes saber que muchos expertos sostienen que existen cuatro de ellas, al considerar el núcleo externo y el interno como entidades separadas, esto porque cada una de estas partes presenta propiedades diferentes. En las imágenes y diagramas de las capas del planeta notarás que es común que dividan al núcleo en dos.

Ahora veamos los detalles de cada una de estas secciones, comenzando por el centro.

  • Núcleo

El núcleo de la Tierra posee una parte interna y otra externa. La interna es una esfera de hierro con un diámetro aproximado de 2,400 kilómetros y una temperatura que oscila entre los 5,000 y 7,000 grados Celsius. Como punto de comparación tenemos la superficie del Sol, la cual ronda entre los 5,500 grados (se calcula que su núcleo alcanza los 15 millones de grados). A pesar del intenso calor que se acumula en este lugar, el núcleo interno no está derretido porque la inmensa presión le impide pasar a forma líquida. Algunos de los otros elementos químicos que lo componen son azufre y níquel.

El núcleo interno se encuentra suspendido dentro del núcleo externo. Esta es la única capa terrestre en forma líquida y tiene una composición en su mayoría de hierro, también con rastros de níquel y azufre. Así como la sección más profunda, este líquido de metal arde a temperaturas altísimas, entre los 4,000 y 5,000 °C.

Como explica National Geographic, es en este sitio en donde se forma el campo magnético de nuestro planeta. Se piensa que este hecho ocurre gracias a los movimientos del líquido, el cual gira a una velocidad mayor a la rotación de la Tierra. Los científicos creen que el núcleo interno también da la vuelta más rápido que el planeta y que, a su vez, también podría ser separado en diferentes capas.

  • Manto

El manto representa un 84 % de la masa total del mundo, los cuales se ven reflejados en sus 2,880 kilómetros de espesor, según la Academia de Ciencias de California. Al igual que el núcleo, también se divide en secciones interna y externa. La inferior esta compuesta en mayor medida por hierro y magnesio en forma de rocas de silicato. No se conoce mucho sobre esta región, debido a su profundidad.

Encima de ésta se encuentra la externa o superior que, mediante excavaciones y el estudio de los volcanes, los científicos saben que se compone principalmente por minerales sólidos. En comparación con el resto de las capas, ésta es de las que más sabemos gracias a los estudios sismológicos y a su ubicación como parte de la litosfera.

A pesar de no presentar un estado líquido por completo, la temperatura aquí continúa siendo tan alta que las rocas se vuelven viscosas y tienen la capacidad de fluir. Mientras que el manto superior presenta 700 °C, el interior llega a los 4,000. Los volcanes son el resultado de la liberación de este calor, los cuales surgen por el derretimiento de una parte de la corteza terrestre y del manto exterior. Es curioso, porque estas montañas son un ejemplo de la interacción entre las diferentes capas de la Tierra, ya que también arrojan materiales a la atmósfera.

Cu%C3%A1les son las capas de la Tierra 3
Hemera/Thinstock
  • Corteza

De las tres capas mencionadas, el manto es la que encontramos en el nivel más superficial. Es rígida y también es la más delgada en comparación con las anteriores. Por ello se trata de una de las más frágiles; la corteza puede romperse con facilidad y sus consecuencias ya son más que conocidas, siendo los terremotos los ejemplos más comunes. Los sismos tienen su origen en la liberación de energía proveniente del interior de la Tierra. Las ondas sísmicas ocasionan que los fragmentos de corteza choquen unos contra otros y provoquen temblores repentinos.

Es sorprendente contrastar que la sismología es una ciencia que se estableció apenas en el siglo XX, mientras que algunas de las piedras que existen hoy en el mundo comenzaron a formarse hace 100 millones de años. ¿Cuántos misterios aún esperan por ser descubiertos?

La corteza (a diferencia del núcleo externo) es completamente sólida, debido al enfriamiento de los minerales que la componen. Esta capa es con la que estamos más familiarizados, ya que caminamos sobre ella todos los días. Aunque apenas comprende un 1 % de la masa total de la Tierra, es también la sección que la cubre por completo. Eso nos da una idea sobre su fragilidad.

Esta capa, a su vez, está compuesta por dos regiones diferentes: la corteza continental y la oceánica. Como sus nombres señalan, la primera engloba a los continentes y la segunda al fondo marino. La región oceánica es la más delgada, con un espesor de 8 kilómetros en promedio. En cambio, el grosor de los continentes está entre los 40 kilómetros. La composición química de ambos es diferente, y la corteza continental es menos densa que aquella localizada bajo el océano.

¿Y cómo es que los continentes pueden chocar unos contra otros si son sólidos? Es porque estas masas de roca en realidad están "flotando" sobre el manto externo de la Tierra. Por esta razón lograron cambiar de posición a lo largo de las eras geológicas, desde ser un sólo súper continente (pangea) hasta convertirse en las regiones que conocemos en la actualidad.

Interesante, ¿verdad? ¿Qué más sabes sobre las capas que componen la Tierra?

Te recomendamos seguir con: