explora

4 órganos vestigiales que conservamos

94805552
Hemera/Thinkstock

Los órganos vestigiales son estructuras que aún conservamos como herencia de nuestros ancestros pero que, por alguna u otra razón, ya son poco útiles para el funcionamiento del cuerpo humano.

Contrario a lo que se piensa, un órgano vestigial no es una estructura completamente inútil, sino simplemente una que sí tiene funciones pero sin un papel importante cuando, por ejemplo, las comparamos con sus contrapartes animales.

En algunos casos, existen órganos vestigiales que ya sólo aparecen en un cierto porcentaje de la población humana, mientras que otros cuantos siguen apareciendo en prácticamente todos los humanos.

Sin más, estos son cuatro órganos vestigiales que aún conservamos.

El apéndice

No podemos hablar de organos vestigiales sin mencionar al apéndice. Aunque recientemente se ha obtenido evidencia de que juega cierto papel en las funciones inmunológicas en las primeras etapas de la vida, existe también un concenso de que en el pasado sirvió para digerir cierta clase de dieta hervíbora.

99779631
Hemera/Thinkstock

Lo cierto es que anualmente se extran cientos de miles de apéndices por complicaciones y, en prácticamente la totalidad de los casos, el paciente no sufre ningún efecto secundario o complicación por ya no contar con este órgano, ubicado en la primera porción del intestino grueso.

Pezones masculinos

¿Se han preguntado por que los hombres tenemos pezones, al igual que las mujeres? La respuesta es bastante sencilla y es que, al comienzo de la gestación, el feto no tiene un sexo definido, por lo que invariablemente comenzará su desarrollo con pezones.

120116856
iStockphoto/Thinkstock

Después de un tiempo, por efecto de la testosterona, el feto comenzará a obtener su diferenciación sexual. Por lo tanto, en los hombres, los pezones son órganos vestigiales sin ninguna función práctica. Eso sí, su existencia permite que los hombres puedan contraer cancér de mama, al igual que las mujeres.

Muelas del juicio

Suelen ser dolorosas, molestas y, en casi todos los casos, inútiles. Las muelas del juicio, que suelen aparecer en la juventud, pudieron haber sido utilizadas por nuestros ancestros para masticar una dieta muy diferente a la actual, basada en raíces, nueces y carne cruda.

Aunque su función ya no nos es del todo útil, se cree que son tan dolorosas porque, a lo largo del tiempo, la mandíbula humana se ha ido encogiendo, por lo que las muelas del juicio tratan de salir en un espacio mucho más pequeño que el que tenían nuestros antepasados.

155673843
iStockphoto/Thinkstock

Vello corporal y el erector pili

Hace unos cuantos millones de años, el vello corporal era esencial para mantener calientes a los humanos primitivos en medio de los helados climas. Con el tiempo y la migración a climas más cálidos, prácticamente todo el vello corporal ha perdido su propósito.

100899727
Hemera/Thinkstock

Eso sí, no todo es inútil. El vello de las cejas, por ejemplo, evita que el sudor entre a los ojos, mientras que el vello facial puede tener cierto peso sobre las mujeres a la hora de escoger a su pareja sexual. Pero el resto del vello es inútil en su mayoría.

94414948 0
Hemera/Thinkstock

Erector pili, por su parte, es el nombre que recibe el grupo muscular encargado de levantar los vellos de la piel en situaciones de peligro o temor, o lo que es también conocido como "piel de gallina". El objetivo era hacernos ver más amenazadores ante posibles depredadores o amenazas. Sobra decir que tampoco nos es útil en el mundo actual.