Debilidades de la inteligencia humana

153478746
iStockphoto/Thinkstock

La inteligencia del hombre ha sido definida de muchas maneras, entre las que se encuentran la habilidad para tener pensamiento abstracto, comprensión, autoconciencia, comunicación, razonamiento, conocimiento emocional, planificación y solución de problemas.

Todas ellas suponen un poder de la mente al interactuar con la realidad; sin embargo, estos valores vienen a su vez acompañados de defectos. He aquí algunas debilidades de la inteligencia humana.

Disco duro defectuoso

90983391 0
iStockphoto/Thinkstock

Por lo general, cuando se le pide a una persona que testifique una escena, los datos que aporta son inexactos. La mayoría de las veces se pasan por alto detalles importantes y se añaden cosas que en realidad no sucedieron.

Es sabido que no debemos confiar enteramente en nuestra memoria pues podemos cometer errores, tan simple incluso cómo no saber qué ropa llevábamos puesta. Nuestro disco duro sin dudas es defectuoso.

Poca memoria

117233961
iStockphoto/Thinkstock

Es cierto que podemos guardar y procesar información de mucha complejidad de una sola vez. Pero a veces no entendemos muchas cosas porque nuestra mente tiene poca memoria y carece de la habilidad para almacenar todos los pequeños detalles que harían falta para una entera comprensión de los fenómenos.

Lazos infinitos

Una de nuestras características, que favorece la rigidez, es que una vez que un patrón de conducta o pensamiento se condiciona, es muy difícil de reprogramar, causando hábitos, adicciones, malos comportamientos, rutinas, etc. Son lazos infinitos que obligan a una persona a repetirse una y otra vez.

Sensores limitados

149148235
iStockphoto/Thinkstock

Los seres humanos tenemos 5 sentidos, lo que limita la entrada de información. No podemos ver detrás de las puertas, no percibimos la realidad en la oscuridad total, no podemos tocar a una persona a la distancia. A su vez en cada individuo estos sensores tienen restricciones particulares.

Hardware no confiable

La inteligencia humana se alberga en un hardware no muy confiable que digamos. De hecho, tenemos un tiempo de vida limitado. Pero incluso tomando este rango como axioma, no hay seguridad de que el organismo resista todos los ataques ambientales a los que diariamente se ve enfrentado.

Costos altos de mantenimiento

Como todos sabemos, la mente humana necesita 8 horas aproximadamente para descansar, sufre pérdidas constantes de información y puede afectarse con distintos virus durante todo el año. El costo de mantenimiento es realmente alto.

Redes pobres

92242385
iStockphoto/Thinkstock

Nuestras capacidades de comunicación de individuo a individuo son lentas. No tenemos un sistema físico potente que nos permita interactuar veloz y eficazmente a través de redes. En cambio, necesitamos establecer complejos protocolos apelando a lenguajes que muchas veces conducen a la confusión y al error.

Estas son sin dudas debilidades de la inteligencia humana. Sin embargo, a pesar de todas esas imperfecciones, el sistema tiene la capacidad de procesar la mayor parte de la información que le es necesaria, de establecer comunicación con otros individuos, de mantener el organismo saludable y de ser autoconsciente. Pienso que, si somos inteligentes, deberíamos terminar considerándonos afortunados.