Vega, Deneb y Altair: el Triángulo del verano

8732852597 d7b38f219d b
jdub1980/Flickr

Un asterismo es una figura geométrica visible que se dibuja en el cielo por el brillo de algunas estrellas que no están ligadas entre sí ni por gravitación ni por gestación común. Los asterismos no tienen valor astrofísico, son objetos celestes subjetivos.

Mediante estas figuras crearon las constelaciones las distintas civilizaciones, desde la Mesopotamia a los persas, los incas y los griegos. Algunos asterismos son la Osa Mayor, Casiopea, las Pléyades o la tetera de Sagitario.

Constelaciones celestes

3931454617 e657a5ca74 b
jabberwock/Flickr

Estas figuras formadas por grupos de estrellas en el cielo muchas veces no coinciden con las constelaciones de las que forman parte esas mismas estrellas. Por ejemplo, el Cinturón de Orión. La constelación de Orión es mucho mayor.

En las civilizaciones antiguas no existía diferencias entre asterismo y constelación. Las Pléyades se consideraban una constelación y hoy forman parte de la constelación de Tauro. La Cabellera de Berenice, al oeste de Leo ahora se considera como constelación y antes sólo era un asterismo. Se reconocen 88 constelaciones en toda la bóveda celeste.

1024px Wide field view of the Summer Triangle
Public Domain/Wikimedia

Una constelación moderna es una región en el cielo que contiene estrellas; en la constelación también entran las estrellas que no podemos ver desde la superficie terrestre. Aunque sigamos considerando las constelaciones como un grupo de estrellas brillantes que, por azar, forman la figura de un animal o de algún personaje mitológico, actualmente las 88 constelaciones oficiales están bien delimitadas mediante sus coordenadas celestes.

Las estrellas de un asterismo pueden estar a distancias lejanísimas unas de otras y no tener ninguna relación entre sí, aparte de aparecer juntas en el cielo vistas desde la Tierra.

El triángulo del verano

Summer triangle map
Public Domain/Wikimedia

Durante el verano boreal (entre junio y agosto) un asterismo en forma de triángulo reina en el cielo. El Triángulo de Verano, compuesto por tres estrellas que forman parte de tres constelaciones distintas: Vega (Alpha Lyrae), Deneb (Alpha Cygni) y Altair (Alpha Aquilae).

Estas tres estrellas, al ser tan brillantes, se usan para localizar otras estrellas y constelaciones, como Vulpécula y Sagitario, que se encuentran en su centro. Aunque el Triángulo del Verano es un asterismo del Hemisferio Norte, se puede ver en los cielos australes a baja altura.

Vega star
Public Domain/Wikimedia

Vega (Alfa Lyrae)

Vega es la quinta estrella más brillante del firmamento. Es una estrella azul brillante que se encuentra a 25 años luz, una de las estrellas más cercanas a nosotros. Es la más brillante del Triángulo del verano. Hace 14 mil años Vega era la estrella del norte, y volverá a serlo dentro de 11 mil años.

Tiene tres veces el diámetro de nuestro sol. Es la estrella principal de la constelación Lira, que representa la lira de Orfeo. Vega también es una de las tres estrellas brillantes que dividen el cielo del hemisferio norte en tercios, las otras son Arcturus y Capella.

Deneb CLP
Public Domain/Wikimedia

Deneb (Alfa Cygni)

Deneb es el vértice oeste del Triángulo del verano. Es la estrella número 19 en cuanto a su brillo en el cielo. Deneb se encuentra a unos 1425 años luz de la Tierra. Teniendo en cuenta esa distancia es sorprendente su brillo, equivalente a 54 mil de nuestros soles.

Si estuviera a 25 años luz, como Vega o Altair, sería tan brillante como la Luna e incluso proyectaría sombras. Deneb es una supergigante y la estrella principal de la constelación del Cisne. Se calcula que su diámetro es 108 veces el de nuestro sol.

Altair
Public Domain/Wikimedia

Altair (Alfa Aquilae)

Altair es la decimo segunda estrella más brillante del cielo y la estrella principal de la constelación del Águila. Es el vértice sur del Triángulo del verano. Altair es la estrella más fría de las tres que conforman este asterismo y también la menos luminosa.

Es una enana en cuyo núcleo se fusiona hidrógeno, convirtiéndose en helio. Es once veces más brillante que nuestro sol y se encuentra a 16,7 años luz de nosotros.

Gracias a estas tres estrellas se puede dibujar una parte del mapa celeste a simple vista durante las noches de verano.