explora

El camaleón más pequeño del mundo: Brookesia micra

Brookesia micra on a match head
Frank Glaw/Wikimedia

Brookesia micra es el reptil más pequeño del mundo. Se trata de un diminuto camaleón de casi el tamaño de la cabeza de una cerilla que se encontró al norte de Madagascar, y del cual los científicos han declarado que se trata de un caso extremo de enanismo insular.

Así como en oportunidades anteriores hemos visto animales de tamaño increíblemente pequeño, tales como el muntiaco (el ciervo más pequeño del mundo) o el colibrí zunzuncito (el pájaro más pequeño del mundo), hoy volvemos a sorprendernos con otra especie fascinantemente pequeña. En esta oportunidad conoceremos un animal aún más interesante, así es que ve por tus gafas y prepárate para conocer al Brookesia micra, el camaleón más pequeño del mundo.

El descubrimiento

Brookesia micra habitat
Frank Glaw/Wikimedia

El descubrimiento del Brookesia micra tuvo lugar durante una investigación en las tierras africanas de la isla de Madagascar, en la zona norte. Como sabemos, Madagascar es una isla relativamente pequeña que se caracteriza por su enorme riqueza y variedad en flora y fauna.

En cuanto a este punto, los científicos formulan hipótesis acerca de la aparición de este diminuto ejemplar y creen que se trata de un caso extremo de enanismo insular, como resultado de una mera adecuación al medio. Esta extraña forma de evolución, en la que los animales se vuelven cada vez más pequeños, se cree que es un proceso evolutivo natural.

Los animales disminuyen su tamaño porque, de esta manera, necesitan menos recursos y logran subsistir con los pocos recursos que ofrece la pequeña isla. El estudio completo del Brookesia micra fue realizado por un grupo de investigadores, científicos y biólogos de Alemania y EEUU, siendo publicado por la journal PLoS ONE poco tiempo atrás. Debido a sus características y a sus singulares hábitos, así como a su capacidad para el camuflaje, el Brookesia micra fue descubierto durante la noche, cuando duerme y permanece quieto en las hojas y ramas de los árboles, algo que no ocurre durante el día.

Brookesia micra

Brookesia micra male
Frank Glaw/Wikimedia

Este diminuto y fascinante ser no llega a los 30 mm de longitud. En el caso de los machos, y sin tener en cuenta la cola, su tamaño no sobrepasa los 16 mm, lo que convierte a este reptil ovíparo en el invertebrado más pequeño que se conoce.

La especie posee un color marrón y algunas tonalidades ligeramente verdosas, ya que desarrollan la mayoría de sus actividades en la hojarasca, sobre la tierra y a nivel del suelo. Son activos durante el día y por las noches trepan hacia lo alto para descansar. Por supuesto que "lo alto" se sitúa a aproximadamente unos 10 o 15 centímetros del suelo. Durante la noche permanecen absolutamente inmóviles.

Juvenile Brookesia micra on finger tip
Frank Glaw/Wikimedia

Como todos los reptiles, estos pequeños necesitan regular su temperatura corporal de forma constante y quizá sea por ello que el camaleón Brookesia micra no sea aún más pequeño. El mantenimiento constante de la temperatura corporal requiere que tenga un tamaño mínimo necesario: cuanto más pequeño es el tamaño del organismo de esta criatura, menos actividad metabólica a nivel celular necesita para generar el calor.

Brookesia micra female
Frank Glaw/Wikimedia

Tanto el enanismo como el gigantismo en el reino animal son cuestiones de gran interés para científicos y biólogos de todo el mundo. La miniaturización de las especies representa una importante señal en la evolución animal, en la adaptación y en la nueva organización de los organismos que viven en la tierra.

Para finalizar, les dejamos este vídeo del camaleón más pequeño del mundo, en el que Frank Glaw, uno de los zoólogos alemanes responsables del descubrimiento del Brookesia micra, relata brevemente algunos aspectos de la especie.

El tamaño de este ser es realmente sorprendente, ¿verdad? Pero lo son aún más las razones para que así sea. ¿Crees que algún día la miniaturización será un proceso evolutivo por el cual los humanos también tengamos que pasar? ¡Imagínalo y cuéntanos en la sección de comentarios!