explora

Asimo, robot humanoide

HONDA ASIMO
Zoohouse/Wikimedia

Hola, querido lector. En este artículo te voy a hablar sobre Asimo, uno de los pocos robots que parecen simpáticos y cuando los miras no dan "mala espina". 

Sé que uno de tus temas favoritos de lectura es la robótica. Es apasionante ver cómo cada vez se asemeja más un robot a un humano, aunque es claro que todavía están a años luz de conseguir algo que sea parecido "a la perfección". 

Los movimientos que realizan los robots suelen ser torpes, lentos y fragmentados. Pero no es el caso de Asimo. Este robot es capaz de realizar cualquier función, igual juega al football que dirige una orquesta. 

Honda

ELa empresa japonesa Honda es reconocida por dedicarse al automovilismo, las motos, maquinaria para el jardín y más productos tecnológicos. 

Además de lo anteriormente citado, Honda también se dedica a la creación de motores menos contaminantes, diferentes formas de propulsión, seguridad en carretera, inteligencia artificial, aviación, etcétera.

Las versiones

El primer robot bípedo que creó Honda fue en 1986. Desde entonces Asimo ha ido evolucionando hasta situarse como líder de los robots. Es sin duda el más avanzado, puede correr, andar, subir y bajar escaleras, girarse como un humano e imitar muchos movimientos.

En 2004 era un "bebe" de 1,20m de altura y 43 kg de peso, podía andar a una velocidad de entre 1,6km/h a 2,5km/h y correr a 3km/h. Y el tema de la fuerza, bueno no es que sea demasiado sorprendente, pero podía levantar medio kilo en cada brazo.

Llegó el año 2005 y Asimo creció. Sus manos se hicieron más "humanas", pudiendo llevar bandejas, carritos, o platos con plena firmeza y seguridad. Además controló mejor el espacio que le rodea e interactuó con los humanos más fácilmente.

Y, además, aprendió a correr a 6km/h, el doble que la versión anterior. Ahora anda con más ligereza y más rápido, a pesar de haber crecido 10 cm y haber engordado 11kg.

En 2009 llegó la última versión, era igual que la de 2005 pero se podía manejar a través de una interfaz computadora-cerebro con más de un 90 por ciento de acierto, dependiendo de la concentración del individuo.

Cualquier día quizá compartamos nuestra vida con algún humanoide pero viendo que aún están "en la cuna" realmente dudo que lleguemos a ver una situación como la que se vive en la película "Yo Robot", pero nunca se sabe.

Por cierto, si te interesan estos temas y tienes una mente curiosa, que seguramente es así, te invito a que veas a Bigdog, un robot bastante curioso. O quizá te guste más Mabel... ¡Descúbrelo por ti mismo!