La música y el cerebro

104222585
iStockphoto/Thinkstock

Unas simples notas musicales pueden componer una gran melodía, una gran canción, una letra pegadiza que se mete en tu cabeza y no se va en ningún momento del día. Hay música en la radio, las películas, los anuncios, en la ducha, para el sexo... Tenemos una banda sonara que nos sigue y puede ir a la par con nuestro estado de ánimo.

¿Qué es la música?

Es un conjunto de notas, unidos, es un arte, una combinación que produce coherentemente sonidos y silencios, haciendo uso de la melodía, el ritmo y la armonía.

Con todo esto se produce sonido, que en tanto nos resulte agradable lo diferenciamos de "ruido". El ruido es lo contrario a la música, pues indica a todo sonido que a nosotros nos resulte molesto.

La música es un producto humano y se dice que artificial, pero estarás de acuerdo conmigo en que el cantar de un pájaro puede ser música y que sin la música no podemos vivir. Por todo esto, creo que es algo natural, como hablar, pero a veces, sin necesidad de usar las palabras.

El cerebro: el otro protagonista

El cerebro es un órgano, el jefe de nuestro cuerpo, el encargado de hacer que todo funcione correctamente.

Pertenece al sistema nervioso, formado por neuronas. Los impulsos nerviosos viajan hasta nuestro cerebro, y éste interpreta la información tomando las medidas adecuadas.

Me explico, si te pellizca alguien la mano, los nervios de la piel se activan y la información se manda haya el cerebro. Allí las neuronas la procesan y mandan un impulso de respuesta que "le dice" a la mano que se aparte para evitar el pellizco, por que duele.

Es lo mismo que una caricia, pero al contrario, una caricia es placentera porque el cerebro así lo interpreta, liberando endorfinas.

100733573
Hemera/Thinkstock

Cómo interactúan la música y el cerebro

Cuando escuchamos música es exactamente lo mismo. Recibimos, a través del sentido del oído una melodía que hace vibrar nuestro tímpano. La información pasa a nuestro cerebro y dependiendo de nuestros gustos la canción gustará o no, será un pellizco o una caricia.

No solo eso, si no que una melodía con graves y percusión fuerte despierta la parte más primitiva de nuestro cerebro, haciendo que nuestro comportamiento sea, por así decirlo, más agresivo

La música y la cocaína

Si crees que te voy a hablar de los músicos y su afición a las drogas estás equivocado... Hablo de una sensación que más de una vez has tenido.

Seguro que alguna vez has escuchado una canción que te ha producido un escalofrío enorme desde los pies hasta la nuca, además de una sensación de alegría y euforia. Según un estudio es la misma sensación que la que produce la cocaína. Pero no te drogues para comprobarlo: la música es mucho mejor.

Los cambios de ánimo

Al interactuar con nuestro cerebro, y como he dicho antes, la música puede llevar nuestro comportamiento a un nivel más agresivo. Por ejemplo el rock and roll envalentona a la gente y nos hace levantar la cabeza, sentirnos orgullosos.

Las canciones pueden hacer más fuerte un sentimiento: si estás triste, una canción triste te empeorará, pero si escuchas algo alegre, por ejemplo "Three little birds" de Bob Marley, quizá podría ayudarte a sonreír.

Un claro ejemplo de este poder que tiene la música es el caso de este niño:

Parece increible, pero al instante en que se pone la música, el niño deja de hacer berrinches e inmediatamente se relaja. ¿No es genial?

96696912
iStockphoto/Thinkstock

Además la música ayuda al desarrollo del cerebro de los bebes, puede ayudar a tener una imaginación más viva, y la música clásica ayuda a la concentración y al estudio.

La música es un arte vivo, respira y evoluciona, ya escuches David Guetta o Vivaldi, es música, de diferentes tipos, pero puede ayudarte con lo que sea.

Prueba a despertarte escuchando "Highway to hell" de AC/DC y lo entenderás.