explora

Grupos sanguíneos: compañeros de la humanidad

99385030
Hemera/Thinkstock

Grupo sanguíneo es la clasificación que recibe la sangre de cada persona en relación con los antígenos ―proteínas, carbohidratos, glicoproteínas, glicolípidos― que presente o no en la superficie de sus glóbulos rojos.

Dichos grupos son hereditarios y ambos padres contribuyen a su formación. Aunque se reconocen un total de 30 tipos sanguíneos, hay 8 grupos que son los predominantes en la población mundial.

Sistema ABO

Es el sistema sanguíneo más importante de la humanidad. En él hay 4 grupos determinados por la presencia o ausencia de dos tipos de sustancias antígenas ―A y B― en la sangre:

  • Grupo A: las personas tienen glóbulos rojos con antígeno A y anticuerpos que combaten los antígenos B. Pueden donarle sangre a los grupos A y AB.

  • Grupo B: por el contrario, las personas tienen glóbulos rojos con antígenos B y los anticuerpos de su plasma combaten los antígenos A. Pueden donar a los grupos B y AB.

  • Grupo AB: tienen ambos antígenos en su superficie y no producen anticuerpos contra ellos. Sólo pueden donar a los que tengan su mismo tipo de sangre, mas reciben de todos.

  • Grupo O: en este caso, las personas no expresan en su sangre ningunos de los dos antígenos A y B pero producen anticuerpos para combatir ambas sustancias. Las personas con este grupo son llamados donantes universales, pues pueden dar y recibir sangre de cualquier grupo sanguíneo.
134252560
iStockphoto/Thinkstock

Factor Rh

Este es el segundo sistema sanguíneo más importante del mundo. Las personas que poseen el factor Rhen su sangre se llaman Rh positivas y las que no lo poseen Rh negativas. El factor consta de múltiples antígenos, uno de ellos una proteína que lo define.

Las embarazadas con factor Rh deben ser tratadas pues si sus fetos son Rh negativos, los anticuerpos maternos atacarán los antígenos del feto.

Esta situación es causa frecuente de hemólisis sanguínea en el recién nacido o eritroblastosis fetal.

Ello confirma la importancia que tiene el conocimiento de los sistemas sanguíneos, los que han acompañado al hombre desde sus orígenes ―se sabe que algunos neandertales tenían grupo sanguíneo O― y son un elemento relevante en todo el proceso inmunológico del organismo humano.