explora

Conociendo los niveles de nuestra atmósfera

101887476
Hemera/Thinkstock

Si observamos el planeta Tierra desde cierta distancia veremos que el mismo se recubre de una atmósfera retenida por la gravedad terrestre.

Esta gigantesca banda está compuesta por cinco capas distintas. Su función principal es absorber los rayos ultravioletas que llegan del espacio, mantener el calor en la superficie y estabilizar las diferencias de temperatura entre el día y la noche, de modo que no sean extremas.

Todo ello asegura la continuidad de la vida terrestre. Las cinco capas que recubren el planeta tierra son:

  • Troposfera
  • Estratosfera
  • Mesosfera
  • Termosfera
  • Exosfera
156597180
iStockphoto/Thinkstock

Troposfera

La capa más baja empezando por la superficie se denomina troposfera y tiene cerca de 11 km de ancho. En ella se encuentran la mayor parte de las nubes y se producen los fenómenos climáticos.

Es más delgada en los polos y más gruesa en el ecuador. Contiene una gran variedad de gases, como son el dióxido de carbono, el vapor de agua y el metano, entre otros.

Estos gases ayudan a conservar el calor. A mayor altitud disminuye la temperatura.

Estratosfera

De 11 a 48 km por encima de la superficie de la Tierra podemos encontrar la estratosfera. Aquí se localiza la capa de ozono, encargada de absorber las radiaciones ultravioletas provenientes del sol.

Mientras mayor es la altitud en este nivel, mayor es también la temperatura.

136944584
iStockphoto/Thinkstock

Mesosfera

Seguimos avanzando y nos toparemos con la mesosfera. El ambiente de esta delgada capa está totalmente enrarecido.

La temperatura va disminuyendo con la altitud, así que se le considera la región más fría de la atmósfera (alrededor de -90 grados Celsius).

Termosfera

A los 55 km de viaje, se ubica latermosfera. La temperatura de esta capa es muy elevada. Está formada por gases raros y los valores de calor pueden alcanzar los miles de grados.

140375157
iStockphoto/Thinkstock

Exosfera

Por encima de esta, veremos la exosfera. Este es el nivel último de la atmósfera terrestre y sirve de punto de división con el espacio exterior.

Se compone principalmente de hidrógeno y helio. En esta capa el ambiente está muy enrarecido, las partículas no colisionan y por tanto la atmósfera no se comporta como un fluido.