explora

¿Qué son las alucinaciones?

101123213
Hemera/Thinkstock

Las alucinaciones son percepciones de una realidad inexistente. Cuando un individuo alucina está percibiendo conscientemente objetos en ausencia de estímulos externos. El fenómeno se distingue del sueño que no implica vigilia, de las ilusiones pues son imágenes distorsionadas de un hecho real, y de la imaginación que imita realidades de manera voluntaria. En general las alucinaciones se producen por trastornos neurológicos, por psicosis, por el consumo de estupefacientes y como consecuencia del delirium tremens que produce la adicción al alcohol.

Una alucinación puede ser de cualquier índole sensorial: visual, auditiva, táctil, gustativa y olfativa, lo que significa que es esa zona del sistema nervioso la que refleja la imagen irreal. En ocasiones hay alucinaciones de gran complejidad que involucran múltiples formas.

Las alucinaciones visuales son las más comunes e implican ver algún evento que no coincide con la realidad consensuada. Al parecer sus principales causas son alteraciones en la estructura cerebral y en los neurotransmisores, y trastornos psicológicos provocados por traumas significativos. Algunas veces expectativas o creencias que tiene la persona enferma lo llevan a construir alucinaciones.

Las alucinaciones auditivas se conocen como ‘paracusia’ y no son más que escuchar sonidos sin que exista una fuente externa. Se dividen en alucinaciones elementales y complejas. Las primeras son la percepción de sonidos simples como silbidos, chirridos, etc.; las complejas son las asociadas a voces, música, sonidos que pueden familiares o no, agresivos o pacíficos.

Los pacientes con esquizofrenia suelen padecer este tipo de alucinaciones, involucrando más de una voz en la mayoría de los casos. Aun así, no siempre que se presente este síntoma significa que la persona tiene desórdenes mentales, muchos trastornos fisiológicos pueden desarrollarlas. Es el caso de la epilepsia, los problemas endocrinos, los estados eritematosos y las alteraciones en el metabolismo.

La fantosmia es la percepción de olores desagradable sin que exista ningún fenómeno real. Estas alucinaciones se asocian a olores como vómito, carne podrida, humo, heces, etc., y se relacionan con daños en el tejido nervioso del sistema olfativo. También pueden producirse en pacientes epilépticos.

La táctil es la sensación de que algo recorre el cuerpo del alucinador. Por lo general tienen que ver con el uso frecuente y excesivo de cocaína y drogas tales, pero pueden encontrarse en algunas mujeres durante la menopausia. Por su parte, las alucinaciones gustativas se basan en percibir un sabor sin que haya estímulo alguno. Los enfermos de epilepsia del lóbulo temporal son los que las refieren con más frecuencia.