explora

¿Por qué necesitamos dormir?

133848816
iStockphoto/Thinkstock

El sueño es un estado que se caracteriza por la reducción de todas las actividades de la conciencia, las motoras y las sensoriales. Se produce en casi todos los vertebrados y tiene como objetivo que el organismo reponga fuerzas para continuar su ciclo de vida. Sin embargo, este fenómeno está sujeto a estudios y los científicos aún no logran explicar del todo por qué es necesario que los animales duerman.

Algunas investigaciones realizadas prueban que la falta de sueño afecta el sistema inmunológico. También se ha encontrado que dormir juega un papel en la memoria, cuando el organismo sueña, se produce un fortalecimiento y organización de los recuerdos. Durante la noche, los procesos de sinapsis que se han llevado a cabo en el día, se recuperan, lo que garantiza el aprendizaje a la mañana siguiente.

En los niños, el sueño REM tiene una función muy importante: permite el desarrollo del sistema nervioso con habilidades tales como la creatividad y el aprendizaje. Se ha demostrado que los menores privados del sueño terminan por tener problemas de conducta, trastornos de personalidad, disminución de la masa cerebral y muerte anormal de neuronas.

Las personas que tienen problemas para dormir manifiestan distintos síntomas de deterioro: experimentan fatigas frecuentes, se vuelven irritables y comienzan a maltratar a los seres queridos, expresan una incapacidad para manejar situaciones de estrés, reducen considerablemente sus habilidades creativas y de aprendizaje, reciben afectaciones en la memoria y la concentración, tienen problemas para tomar decisiones, aumentan su riesgo de padecer diabetes y alteraciones cardíacas, entre otros.

Sólo un sueño profundo, con un tiempo determinado ―de 7 a 9 horas aproximadamente― estimula la reparación de tejidos y músculos del cuerpo, acumula energías para la próxima jornada y permite el mantenimiento de la salud. Mente y cuerpo se renuevan en un proceso que, aunque no sea completamente entendido, ha probado ser de gran eficacia para la vitalidad de los organismos.