explora

¿Qué es la personalidad múltiple?

Dissociative identity disorder
04Mukti/Wikimedia

La personalidad múltiple ―o desorden disociativo de la identidad― es un trastorno psiquiátrico que se caracteriza porque la persona adquiere más de una identidad que controla su comportamiento. Cada uno de estos “alter egos” desarrolla su propia relación con la realidad. El proceso es involuntario y produce una ruptura en la unidad de la personalidad. La memoria asociativa se pierde; una vez se ejecuta uno de los “alter”, los otros desaparecen por completo.

Los síntomas de este desorden varían en dependencia del individuo, pero los más frecuentes son: manifestaciones, creencias y actitudes múltiples, muy disímiles unas de otras; distorsiones en el tiempo subjetivo; pérdida de la memoria; despersonalización; miedos; paranoias; dolores de cabeza de origen desconocido; angustias; ansiedades; soliloquios, y compulsiones y rituales.

Algunas teorías defienden la idea de que la personalidad múltiple es una consecuencia de una terapia dañina para el paciente; sin embargo, aunque el diagnóstico se considera controvertido, el origen no es entendido así en la mayoría de los análisis. En realidad se le asocia con antecedentes muy traumáticos, abusos infantiles o con problemas innatos de memoria disociativa.

Se plantea que los niños que han tenido experiencias muy difíciles en la infancia separan su conciencia de los traumas para poder sobrevivir al hecho. Pero toda esa carga afectiva se deposita en el inconsciente, dando luego lugar a personalidades independientes. El proceso de disociación sería una respuesta defensiva ante nuevas condiciones de estrés.

La disociación de la identidad no se cura espontáneamente. Necesita tratamiento terapéutico, el cual se centra en integrar todas las personalidades de manera que funcionen como una sola. Durante la terapia se intenta aliviar los síntomas que el trastorno causa, así como ayudar al paciente a enfrentar la angustia generada por dicha condición, que puede llevarlo incluso a dependencias químicas o al suicidio.