explora

Geron busca la eternidad

99268705
Hemera/Thinkstock

La ciencia, a través de la manipulación genética ha soñado desde sus inicios con la inmortalidad.

Utilizando esta técnica se ha logrado reducir la predisposición a ciertas patologías pero sin lugar a dudas queda mucho camino por recorrer al respecto.

Un film estrenado el 13 de noviembre de 2007 llamado Man from Earth (El hombre de la tierra) planteó una hipótesis muy interesante desde el punto de vista científico, y es que el hombre está diseñado genéticamente para ser eterno, pero que al intoxicarse permanentemente con los perjudiciales hábitos de vida y alimentación ha bajado su longevidad hasta los parámetros actuales. Más allá de la ficción que plantea el film, la ciencia ha descubierto que si logra activar un gen que se encuentra dormido en las células, ésta podría ser la piedra filosofal para hacer realidad el más antiguo sueño de la humanidad: la inmortalidad.

La sorpresa la dio la Corporación Biotecnológica Geron, que patentó todas las posibilidades de producción y uso de la Telomerasa, la enzima capaz de reconstituir el fragmento de ADN que se pierde con cada reproducción de una célula, proveyéndole a esta la capacidad de multiplicarse indefinidamente, es decir, para siempre.

La meta de Geron es producir artificialmente esta enzima e insertarla en las células madre ya que no se encuentra activa en nuestro código genético.

Por ahora las fuentes de la empresa informan que si bien se ha logrado la multiplicación de las células de manera casi indefinida, falta un largo camino por recorrer en la búsqueda de la vida eterna.

Eso sí, de algo podemos estar seguros: si queremos vivir para siempre, no será gratis ni mucho menos. 

95275299
Hemera/Thinkstock