explora

Grandes científicos: Enrico Fermi

620px Enrico Fermi 1943 49
Department of Energy. Office of Public Affairs/Wikimedia

Abrimos la puerta al primer científico italiano en nuestra sección de Grandes científicos, en concreto para meternos en el mundo de la física nuclear y hablar un poco de teoría cuántica, pues en el día de hoy presentaremos un modesto homenaje a uno de los hombres de ciencia más destacados del siglo XX: el italo-americano Enrico Fermi.

El nombre de Enrico Fermi está estrechamente ligado a la física, obviamente porque esta fue su área de trabajo, pero también por la influencia que su trabajo legó a futuras generaciones de investigadores y al desarrollo teórico de la disciplina. Se lo reconoce por haber creado el primer reactor nuclear, por su trabajo en teoría cuántica y la física nuclear y de partículas.

Fermi nació el 29 de septiembre en Roma, Italia en 1901, y desde muy joven su interés en las ciencias físicas se hizo patente. A los 14 años ya comenzó a manifestarlo, y en su formación posterior éste se fue afianzando gracias a su interés por los problemas de física teórica. Se formó y obtuvo su doctorado en la Escuela Normal Superior de Pisa, e impartió clases en las universidades de Florencia y Roma, para en 1927 ser nombrado profesor de la Universidad de Roma.

Aquí se destacó, entre otros de sus trabajos, el bombardeo con neutrones de 60 elementos, obteniendo isótopos 40 y la transmutación de uranioen átomos de neptunio, no existentes en la naturaleza.

Roma fue su residencia hasta que recibió el Nobel de Física en 1938, cuando emigró junto a su esposa e hijos a Nueva York para radicarse allí. Esto ocurrió como respuesta al régimen de Benito Mussolini, que amenazaba la vida de su esposa que era judía.

Su emigración a Nueva York fue clave en la carrera de Fermi, pues aquí llevó a cabo sus mayores logros en tanto físico. Además, participó en el famoso Proyecto Manhattan en el que se construyó la primera bomba atómica, aunque años más tarde Fermi condenaría esta creación, como varios investigadores que participaron en él sin medir las consecuencias del experimento antes de integrarse a él.

[[{"fid":"100485","view_mode":"default","type":"media","link_text":null,"attributes":{"class":"media-element file-default"}}]] Equipo de la CP-1. Fermi es el de más abajo a la izquierda.

La primera pila nuclear se la debemos a él, pues fue el primer científico en construir una. Hablamos del Chicago Pile-1, el primer reactor nuclear artificial de todo el mundo, el cual Fermi desarrolló en la Universidad de Chicago junto a Leó Szilárd. Este reactor se formó por una pila de uranio y bloques de grafito, y el 2 de diciembre de 1942 estaba listo para la demostración.

En 193 las operaciones del CP-1 culminaron, y luego se reconstruyó utilizando materiales originales, siendo renombrado Chicago Pile-2.

Esto le permitió a Fermi consolidar su nombre como el primer científico en conseguir una reacción en cadena controlada de fisión nuclear.

Tras finalizar la Segunda Guerra Mundial fue cuando él junto a otros científicos se opusieron a la bomba de hidrógeno, y se dedicó a continuar investigando en ciencias físicas.

Por ejemplo, realizó un trabajo importante en físcia de partículas, concretamente en el pion y el muon. Además, se dedicó a escribir y dar conferencias sobre mecánica cuántica, física nuclear y termodinámica.

Fermi falleció a la edad de 53 años por un cáncer de estómago producto de su exposición a la radiación. Fermi y algunos de sus colaboradores -que también fallecieron de cáncer- reconocían los peligros de su trabajo, pero lo consideraban tan vital para la humanidad que dejaron su salud de lado para focalizarse en el desarrollo científico.

596px Enrico Fermi at the blackboard
public domain/Wikimedia

A Enrico Fermi se lo reconoce no sólo académicamente, sino que basta con ver la Tabla Periódica de los Elementos para tenerlo presente. Es que el elemento Fermio lleva su nombre en su honro, además de llevarlo los fermiones, el Fermi National Accelerator Laboratory y la Estadística de Fermi-Dirac.

Entre los logros académicos y reconocimientos al trabajo de Enrico Fermi destaca obviamente el galardón con el Premio Nobel de Física en 1938 por su trabajo, además de haber recibido reconocimientos por la Universidad de Göttingen, la Universidad de Leiden, Universidad de Columbia y Universida de Chicago. Además, Fermi recibió la Medalla Matteucci, la Medalla Hughes, la Medalla Franklin y el Premio Runford.

Recomendamos la visita a la librería digital ALSOS, donde encontraremos trabajos del propio Fermi, como ensayos sobre él, y, como miscelánea, su obituario en el New York Times.