explora

La forma perfecta de los hongos

92906888
iStockphoto/Thinkstock

Hace poco nos preguntábamos con algunos amigos por qué los hongos callampa (¿se les llama así a los de la foto?) tienen la forma que tienen. Tras algunos minutos de discusión, llegamos a la conclusión de que los hongos crecen en esta forma para liberar mejor sus esporas y poder ampliar su presencia en el territorio, lo cual fue probado por alguna consulta a manuales básicos de micología. ¿Pero son eficientes en ello?

El hongo cuenta con suaves filamentos debajo de su 'cabeza', los cuales propician la liberación de esporas al aire libre. Estas viajan horizontalmente para luego ascender en la vertical impulsadas por corrientes de aire que las barren ascendiéndolas.

Desde la Universidad de Miami en Oxford, Ohio, Nicholas Money junto a Mark Fischer del College of St Joseph en Cincinnati han desarrollado un modelo cibernético para comprobar si los hongos son efectivos a la hora de liberar sus esporas con esta morfología característica.

135524236
iStockphoto/thinkstock

Los investigadores, quienes publican su investigación en Mycological Research, han diseñado un modelo digital para deducir la forma perfecta del hongo. A diferencia de la morfología tradicional (filamentos radiales uno al lado del otro de forma paralela), el hongo perfecto debería tener filamentos espiralados o en forma de tiras paralelas diametrales, tal como muestran las dos figuras a continuación.

Obviamente, la naturaleza no es perfecta y todo dista de la perfección (¡sino la evolución no existiría!); de hecho, los hongos están condicionados a crecer de forma radial y es imposible que generen estas formas. Igualmente, es bueno ir más allá del diseño natural, al menos para rozar la perfección de forma imaginaria.