Caricias, placer y neurociencia

86531675
Jupiterimages/Goodshoot/Thinkstock

Nada más tierno que un mimo entre parejas o una caricia de una madre a su bebé. Estas imágenes tienen una fuerte carga afectiva para cualquier ser humano, y todos nos regocijamos siendo bebés ante el amor de nuestras madres y padres, y de adultos lo hacemos con el amor que contienen las caricias de nuestra pareja. Esto, enmarcado en términos rosa y empalagosos suena muy bonito, aunque tras ello hay neurociencia fría y seca.

Es que un grupo de científicos de la Universidad de Carolina del Norte ha encontrado los mecanismos neurológicos que se encuentran tras este placer que se esconde tras las caricias, el cual consiste en un puente comunicativo entre nuestro cerebro y nuestra piel.

La investigación, que también contó con el respaldo de la Universidad sueca de Gotemburgo, ha identificado ciertos receptores en la piel pilosa (que no contempla por ejemplo la que tenemos en la planta del pie o en la palma de la mano) que tienen la función específica de transmitir estas sensaciones al cerebro.

Lo curioso es que estas fibras nerviosas son también las encargadas de transmitir el dolor, pues mientras la caricia se realice a una velocidad de hasta 4 o 5 cm/segundo la sensación es placentera, pero si esta velocidad es excedida experimentamos molestia o dolor, siendo las mismas fibras nerviosas las encargadas de transmitir las sensaciones a nuestros cerebros.

El descubrimiento es interesante, pues además de clarificar la naturaleza del placer, también clarifica la naturaleza del dolor, paso crucial para comprender nuestro sistema táctil de una mejor manera.