explora

Arboform: El futuro sucesor del plástico

[[{"fid":"99688","view_mode":"default","type":"media","link_text":null,"attributes":{"class":"media-element file-default"}}]] Arboform, también conocido como "madera líquida".

A pesar de que el plástico está prácticamente en todas partes y hoy prácticamente sería imposible vivir sin él, lo cierto es que es un material con unas cuantas desventajas. El hecho de no ser reciclable, de contener toxinas peligrosas para el cuerpo humano y de estar hecho de aceite, cuyas reservas no son infinitas, hacen que la ciencia comience a pensar en alternativas al plástico.

El Arboform, una sustancia a base de compuestos de la madera que ha sido desarrollada por el Instituto Faunhofer de Tecnología Química (ICT) en Alemania parece posicionarse como una alternativa viable a la producción de plástico, pues además de conservar las características de dicho material reemplaza sus defectos con virtudes.

La industria de la madera divide a este elemento en tres componentes básicos: la celulosa, la hemicelulosa y la lignina. Esta última es la aprovechada por los investigadores del ICT, quienes la han combinado con otros elementos naturales que permiten que la sustancia pueda ser moldeada y conservar una forma sólida al secar: el Arboform.

Esta nueva sustancia es extra fuerte, y actualmente es utilizada en la producción de coches que requieren partes con una solidez superior al plástico. Sin embargo, su uso extendido aún está en el debe debido a los altos contenidos de sulfuro en la misma, una desventaja que frena con creces su desarrollo y expansión.

No obstante ello, los científicos del ITC aseguran que el sulfuro puede ser reducido en el Arboform hasta un 90%, lo cual sería sólo cuestión de tiempo. Es más, en cuanto a reciclaje los experimentos con Arboform han demostrado que tras haber sido reprocesado diez veces, el material aún conservaba sus características originales.