El Mecanismo de Anticitera: El primer ordenador

5092441613 6b8925f7a4 z
copepodo/Flickr

Si tienes la desgracia de tener que trabajar con una Pentium II o modelos anteriores, seguramente odies las computadoras antiguas y sin actualizar. Sin embargo, deberías ser bastante más respetuoso con ellas, y sobre todo con las pioneras; y con “pioneras” no me estoy retrasando hasta la década de los 80, sino que estoy retrocediendo más de 2000 años.

En 1901 en un naufragio cercano a la isla griega de Anticitera (entre Citera y Creta) un buzo griego realizó un hallazgo de una magnitud sin precedentes. La ciencia lo tomó con bastante descrédito al principio, pero con el devenir de los años y las investigaciones sucesivas se logró comprobar que el hallazgo (que databa del 87 a. C.) tenía características verdaderamente increíbles.

Hago referencia a la primera computadora, la madre de los cálculos y de las predicciones: el Mecanismo de Anticitera. Esta maravillosa invención se la debemos a nuestros legítimos padres, los antiguos griegos, que en lo que concierne a astronomía (por mencionar tan sólo una de las tantas disciplinas que desarrollaron) fueron sin dudas unos auténticos genios.

672px NAMA Machine d'Anticyth%C3%A8re 1
Marsyas/Wikimedia

Se trataba de un mecanismo de cálculos (el primer mecanismo de engranajes conocido) que en un principio se creía que era capaz de calcular con precisión la posición del Sol y de la Luna, pero que luego se demostró que también podía hacerlo con las posiciones de Venus y Mercurio. Es más, por si no fuera poco se cree que el Mecanismo de Anticitera iba pasos más allá.

Lamentablemente el mecanismo no se halló en muy buen estado, y algunas partes de su composición original (íntegramente de madera y bronce) están perdidas. Teniendo esto en cuenta existen algunas sospechas que apuntan a creer que el mecanismo podía calcular además las posiciones de los otros tres planetas conocidos hasta el momento: Marte, Júpiter y Saturno. Por si no fuera poco, hace menos de un año se descubrió que el mecanismo también podía calcular las fechas exactas de los Juegos Olímpicos.

Actualmente el Mecanismo de Anticitera se puede apreciar en el Museo Arqueológico de Atenas con todas las piezas que han sido halladas.