explora

Encuentran los restos de Nicolás Copérnico

[[{"fid":"99594","view_mode":"default","type":"media","link_text":null,"attributes":{"class":"media-element file-default"}}]]Rostro y nariz quebrada de un no muy atractivo Copérnico

Pensar en las grandes figuras que dieron forma a la Ciencia Moderna en la concepción que de ella tenemos hoy, es pensar en Nicolás Copérnico encabezando la lista. Este sacerdote astrónomo, como bien has de saber, desafió a la iglesia, la biblia y a las teorías científicas contemporáneas desviando la atención de la Tierra como centro del Universo y dirigiéndola hacia el Sol.

La noticia es que un grupo de científicos polacos parecen haber encontrado sus restos óseos, cuyo descubrimiento en realidad se produjo hace tres años, pero que han sido confirmados como los restos de Copérnico gracias a análisis forenses y sofisticadas técnicas de ADN que fueron aplicadas a cuatro cabellos que se encontraron en uno de sus libros.

Los restos de Copérnico fueron encontrados en una catedral católica romana en Frombork. Polonia en el 2005. En estos últimos años, Jerzy Gassowski y sus colaboradores han permanecido investigando los presuntos restos de Copérnico, intentando encontrar paralelismos entre los mismos y los retratos de Copérnico correspondientes a los años en los que el astrónomo desarrolló sus teorías.

Lo que se puede ver es la reconstrucción del rostro de Copérnico realizada por los científicos polacos que trabajaron en esta interesante investigación. Aparentemente el cráneo del esqueleto hallado en el 2005 (al cual le falta la mandíbula) tiene la nariz quebrada y un corte debajo del ojo izquierdo, ambos rasgos que se  muestran en un autorretrato de Copérnico que él mismo realizó en sus años de vida.

Restos de Nicol%C3%A1s Cop%C3%A9rnico 01
iStockphoto/Thinkstock

Para confirmar los datos arrojados por estas comparaciones, la experta sueca en genética Marie Allen y otros investigadores de la Universidad Sueca de Uppsala llevaron a cabo análisis de ADN de cuatro cabellos encontrados en un libro del científico correspondiente al siglo XVI y de los restos óseos con los que trabajaron los investigadores polacos.

Los resultados fueron irrefutables, y confirmaron que efectivamente esos restos se trataban del esqueleto original de Nicolás Copérnico, un hallazgo que tiene una repercusión simbólica sustancial para la ciencia de hoy, pues se trata nada más ni nada menos que de los restos de uno de sus fundadores.

Vía | Hosted