pop

El universo cinematográfico de los cómics no son los cómics... ¡Ya deja de refunfuñar en la butaca!

El Universo Cinematografico de los comics no son los comics
FOX

Primero destaquemos que no es lo mismo "Universo Cinematográfico de los cómics" que "Universo Cinematográfico de Marvel". A lo largo del artículo notarás por qué la aclaración.

Para empezar, es de entender la controversia que se genera cuando nos vemos obligados a comparar un producto en un medio y otro, y es algo que sucede en muchos casos, no sólo con los cómics. De hecho, la discusión sobre cómo es representado un personaje decómics en su correspondiente película no es muy diferente a la histórica batalla entre la película y el libro. Aunque claro, en muchos casos, un libro significa pura imaginación pues no se prioriza la parte gráfica, por lo que las concesiones son más sencillas.

Criticar la diferencia no te hace fanboy

Curiosamente, atacaremos el problema defendiendo el argumento opuesto. Y es que en muchos ámbitos de debate, la sola intención de expresar diferencias puede ser disminuida ante un único adjetivo peyorativo: fanboy.

Pero, ¿hace falta ser fanboy para notar obviedades? No, simplemente alcanza con tener cierto grado de conocimiento del personaje. Lo que sí hay que tener en cuenta es qué tanto afecta la diferencia puntual a la narrativa de la historia. Para ese caso, tomaremos un personaje icónico de la cultura popular, que sin ser amantes de la literatura (o sus películas) cualquier persona podría reconocer: James Bond.

Ver también: 5 razones por las que no es importante que el nuevo Antorcha Humana sea afroamericano

La creación de Sir Ian Fleming ha recibido en sus largos años de vida varias adaptaciones cinematográficas, así como parodias y demás referencias al personaje y su entorno. Pero basta con limitarnos a sus películas para encontrar diferencias entre interpretaciones.

Para explicarlo en breves palabras, el agente 007, se llama James Bond y trabaja como espía para el gobierno Británico (ah, también es un seductor y juega muy bien al poker). Y si nunca leíste ninguna de sus novelas, incluso podrás afirmar esa sentencia. Pero, ¿influye en sus aventuras su color de pelo, altura o edad? Básicamente, sí... Y no.

Si queremos ser detallistas, podemos leer detenidamente cada pasaje de las novelas hasta confirmar una apariencia. Pero como ya se ha demostrado, se pueden lograr grandes películas de Bond gracias a sus grandes actores y guionistas. Sin importar que Daniel Craig sea considerado rubio, o que Pierce Brosnan sea bastante más bajo de estatura que Timothy Dalton o Sean Connery.

Sin embargo, podrían ser aceptadas como quejas legítimas. No por venir de "fanboys", sino por lo socialmente aceptada que puede ser una interpretación por sobre otra.

Y eso... ¿Cómo se aplica al cine-comic?

Tal vez aún no lo hayas entendido, así que seremos aún más claros: cuando un personaje cambia de medio (de cómics a cine, en este caso) debemos esperarnos varias diferencias.

Korath no es Kree, El Mandarín era simplemente un actor engañándonos a todos, Ultron (aparentemente) no es creado por Hank Pym... Y eso son sólo algunos de los ejemplos de Marvel. Aunque también en DC hubieron controversias, como las circunstancias en la muerte de los Wayne, o la relación entre Superman y Luthor.

Dicho sea de paso, el mejor personaje (y por lejos) de la serie Gotham, es elPingüino. Y lo que sostiene ese argumento es el guion y la genial actuación deRobin Lord Taylor, aunque "no es gordo" como en los cómics (y la serie está llena de diferencias con los cómics de Batman).

La cosa con esas diferencias, es que a veces la ignorancia nos juega a favor, Guardians of the Galaxy es un gran ejemplo de esto. Y es que si bien para muchos resultó una excelente película, son muy pocos los que realmente alguna vez leyeron sus cómics, resultando eso en una apertura total hacia lo que vimos en escenas, ya que varios ni siquiera sabían qué estaba "bien" o "mal" según la fuente original. Y a pesar de todo, fue una producción de la propia Marvel.

Ver también: Olvídate de Groot y Raccoon y conoce a los Guardians of the Galaxy originales

El punto es que cuando vemos una película simplemente estamos ante una adaptación que intentará ser fiel a la fuente original, pero sí o sí necesitará tener variantes, no sólo para adaptarse a la pantalla y sus tiempos (porque no es lo mismo leer 500 números de cómics que sentarse 2 horas en el cine), sino también para presentar al público una versión fresca, capaz de atraer (aunque no siempre lo logre) tanto a los principiantes que desconocen los cómics, como a los fanáticos que no querrán, en teoría, ver "lo mismo de siempre".

Y para citar otro ejemplo de cómics y pantalla, ¿alguien puede decir que Robert Kirkman no es fiel a sí mismo, al crear diferencias entre The Walking Dead la serie y el cómic? Él es quien crea ambos universos, y él es quien decide que Daryl Dixon no formase parte del grupo original del cómic, que Andrea muera en la TV mientras es un personaje totalmente diferente en las viñetas, o que incluso la apariencia y personalidad de Carol difieran bastante en una representación y en otra... O que Rick Grimes no pierda su mano, simplemente porque "complicaría la realización de las escenas".

Ver también: The Walking Dead, 5 cambios positivos en la adaptación a la TV

En fin... Una opción bastante potable y conciliadora, es considerar cada película como si estuviésemos ante un Elseworld o el universo Ultimate: una realidad paralela que si bien guarda muchas similitudes con el formato original, tendrá diferencias que según el interprete, podrá incidir o no en el desarrollo de la trama. Y es que si lo que vemos en las películas en realidad hubiese aparecido como "nuevos cómics", probablemente no habrían tantas quejas como ahora.

Es decir, las quejas ante "lo diferente" son propias del ser humano. Casi tan propio como adaptarse y seguir adelante, hasta que un nuevo cambio nos haga poner el grito en el cielo, defendiendo lo que antes atacábamos.

¿Y si fuera al revés?

También cabe la pregunta inversa: ¿Qué pasaría si se decidiera llevar a imprenta una serie basada en lo mostrado en las películas, y no se cumpliera con algún detalle? Podríamos pensar en un grupo de Avengers que no incluyera al Tony Stark de Robert Downey Jr. o una adaptación del Batman de Nolan, sin Heath Ledger en el papel de Joker. O volviendo a The Walking Dead, que Daryl Dixon apareciese en el cómic, muy diferente a como lo actúa Norman Reedus.

Dejando de lado que son grandes favoritos del público, e incluso aunque fueran sustituidos por una versión ilustrada de otros actores famosos, no faltarían quienes cuestionaran la falta de coherencia entre una versión y otra. Pero entonces, ¿estaríamos poniendo por delante la película y su director, antes que el cómic y su editorial?

Ver también: Conoce a Suicide Squad y sus diferentes formaciones a lo largo de la historia

Nuevamente, la decisión final está en cada uno. Pero para el mejor disfrute de cada obra (que en última instancia, nos beneficia a todos), no vemos mejor opción que tomar cada película o cómic como universos separados. Que en definitiva, hasta parece sentido común, y por si fuera poco, sería algo sumamente fácil de argumentar por parte de cada editorial, gracias a sus multiversos.

¿Qué opinas de las diferencias entre las películas y sus cómics originales? ¿Realmente afectan la experiencia final con la obra?