pop

El Rey León… La película que destruyó nuestra inocencia

el rey leon destruye inocencia 1
Walt Disney Pictures

Si naciste en los 80, es bastante probable que El Rey León haya sido una de las primeras películas de Disney que viste, y más probable aun, una de las que más recuerdas.

Ver también: 8 películas de Disney cuyas verdaderas historias podrían arruinar tu infancia

Seguro no olvidas la canción Hakuna Matata, lo divertidas que podían llegar a ser las tres hienas, o la escena de Simba y Nala en la selva. Todo divertido, hermoso y sano.

Pero obviamente eso no es lo único que tu memoria retuvo sobre esta película.

La muerte de Mufasa

Probablemente la primera imagen que venga a tu cabeza cuando te nombran esta película es la muerte de Mufasa, también conocida como la escena más traumatizante de Disney (peleándose, claro está, con la muerte de la mamá de Bambi). 

Ver cómo Simba intenta en vano despertar a su papá luego de que su propio tío lo envió a la muerte no es un tema fácil de digerir para un niño de 6 años. Es prácticamente seguro que esta sea la primera escena de asesinato motivado por ansias de poder que haya visto, a menos que este niño haya leído Hamlet. Y no vengan con ese cuento de que eso se olvida a los minutos viendo a un jabalí y un suricato comiendo gusanos.

En caso de que hayas sido un niño con un corazón de hielo, y que ver a un cachorro llorando la muerte de su padre (intentando abrazar a su cadáver expuesto), luego de que este fuese traicionado por su propio hermano no te haya afectado para nada, hay ciertas cosas que, viéndolas a profundidad, hacen de El Rey León una película “roba-inocencia”.

Adiós a la inocencia

Mufasa admite asesinar y comer a sus súbditos y se excusa hablando sobre el pasto:

Timón básicamente dice que el matrimonio destruye la libertad diciendo “el que se casa pierde” mientras hay una escena prácticamente sexualmente explícita entre Simba y Nala:

Nos presentaron sutilmente el concepto de violencia doméstica:

La muerte de Scar es una que no le desearíamos ni a nuestro peor enemigo:

Y, como si fuese poco, está el mensaje subliminal que tantas veces Disney ha intentado desmentir:

Siempre es bueno ver las películas que disfrutamos de niños una vez somos adultos. En el caso de El Rey León, prepárense para ver una película totalmente diferente, una que siempre nos va a hacer llorar.

[[{"fid":"37984","view_mode":"default","type":"media","link_text":null,"attributes":{"class":"media-element file-default"}}]]

Ver también: 5 momentos muy sombríos de las películas de Disney