pop

10 películas con una vuelta de tuerca que no te esperabas

10 peliculas con una vuelta de tuerca que no te esperabas
20th Century Fox

De sofoco en sofoco, a través de conflictos espinosos y tortuosas experiencias humanas, de pronto llega el final y te deja fuera de juego, con buena disposición para la polémica o el entusiasmo directo, casi siempre con un escalofrío que te recorre invadiéndote a preguntas.

Vueltas de tuerca que reconducen la trama, pero sobre todo casi siempre imponen una reconstrucción mental de toda la película. Mental y real, claro, porque con la magia del DVD puede resultar una gozada revisar desde el comienzo, una vez que te sabes el final.

Suelo evitar los spoilers, pero en este artículo mucho más, y es que para los primerizos es una gran frustración conocer el impactante giro que toma la película, pero incluso para los que las vimos muchas veces, nada debe quitarnos la ilusión de repetir para descubrir que hay detalles que se nos habían escapado.

#10 Psycho (1960), de Alfred Hitchcock

Ha tenido secuelas con su protagonista, Anthony Perkins, así como variantes explotando el título, e incluso un remake en 1998, en la que se rehizo fotograma a fotograma con nuevo reparto y a todo color. Muchos han querido aprovecharse de esta obra maestra que hizo debutar al personaje de Norman Bates, basado en hechos reales: asesino víctima de una madre castradora. En este tráiler, el director presenta la película con su característico humor irónico. Han pasado 54 años, pero permanece tan estupenda que aunque conozcas el final te parece que no lo habías visto nunca.

#9 Marathon Man (1976), de John Schlesinger

Dustin Hoffman es un estudiante universitario que también se prepara para correr maratones. Es seducido por Marthe Keller, con quien vive una aventura muy excitante detrás de la cual estallará un sangriento asunto con un criminal de guerra nazi (Laurence Olivier), que le secuestra y acosa en busca de información sobre unos diamantes. Su tortura preferida tiene que ver con la odontología. Un tipo capaz de refinada crueldad al que su codicia le hace tropezar con el peor obstáculo posible.

#8 Reservoir Dogs (1992), de Quentin Tarantino

Un desastroso robo de joyas en manos de una banda de profesionales termina con algunos supervivientes que se reúnen en un sitio convenido: una especie de garaje en el que, a base de diálogos y situaciones muy bien elaborados por el entonces desconocido director, llega el sobrecogedor final, con la certeza de estar viendo algo insólito: un prodigio de vueltas argumentales que se detiene en el momento preciso. Con Harvey Keitel, Tim Roth, Chris Penn, Steve Buscemi...

#7 Primal Fear (1996), de Gregory Hoblit

Richard Gere encarna a un ambicioso abogado con enorme éxito. Le entusiasma la popularidad que le da la prensa de calidad, así que le viene bien un caso muy morboso que —como a todos sus colegas— le parece imposible de ganar: la defensa de un joven marginal (Edward Norton) acusado de asesinar a su benefactor, el arzobispo de Chicago. El juicio irá desvelando un mundo de corrupción sexual cada vez más enmarañado, en el que el acusado parece tener una alarmante doble personalidad.

#6 The Sixth Sense (1999), de M. Night Shyamalan

Un niño que en ocasiones ve muertos es atendido por un psicólogo con un fuerte sentimiento de culpa, ya que no pudo ayudar a un paciente. La relación entre el niño, el psicólogo, los muertos y los vivos que a ambos rodean nos hace circular por un clima de alta tensión que se resuelve de un modo sumamente original que ha sido mal imitado en otras películas. Aquí todo funciona con la perfección de una sinfonía. Con Bruce Willis, Toni Collette y Olivia Williams.

#5 Fight Club (1999), de David Fincher

Brad Pitt y Edward Norton en una espiral de situaciones alucinantes con un resultado muy distinto al que vas imaginando, dentro de un torbellino de imágenes y contradicciones siempre interesantes, con personajes abocados a la autodestrucción, para lo cual crean un club de lucha donde la gente pueda descargar sus frustraciones y su rabia. El éxito de su plan es tan impactante como el sorprendente final.

#4 American Beauty (1999), de Sam Mendes

Fantasías sexuales, crisis familiar, y unos vecinos muy especiales que sorprenderán al más avispado arribando a un final característico de melodrama psicológico, pero que, sin embargo, la película trata como si fuera una de suspenso peliagudo, tenso, con brochazos de humor y una atmósfera angustiosa que se revela muy inquietante en el desenlace. Con Kevin Spacey, Annette Bening, y Chris Cooper en el agresivo militar que esconde la mayor sorpresa.

#3 Nueve Reinas (2000), de Fabián Bielinski

Una ciudad de Buenos Aires arrolladora que recorremos siguiendo a dos timadores tan simpáticos como peligrosos, especialmente el que interpreta Ricardo Darín, capaz de literalmente "vender" a su hermana, si se trata de cerrar un gran negocio. La cosa avanza a paso agigantado, la picaresca porteña va caldeando el ambiente, y la vuelta de tuerca transforma radicalmente el viaje protagonizado por estafadores y estafados. Existe un remake norteamericano sin ninguna gracia, con Diego Luna y John C. Reilly (Criminal, 2004).

#2 Los otros (2001), de Alejandro Amenábar

Una vieja casa llena de sustos con dos niños y su madre atrapados entre fantasmas, a partir de una extraña enfermedad por la que los chavales no pueden tolerar la luz solar. Alta tensión en una estructura similar a la de The Sixth Sense (número 6 en esta lista), en la que el giro inesperado también obliga a reconducir el recuerdo de la película: nada de lo que has visto y creído comprender tendrá sentido ahora que sabes de qué va el corazón de la historia. Con Nicole Kidman (Tom Cruise, entonces su marido, fue coproductor).

#1 The Mist (2007), de Frank Darabont

En un pueblo estalla una tormenta espectacular que termina tan bruscamente como comenzó, pero dejando una niebla muy densa que entra en todos los edificios, especialmente en el supermercado lleno de clientes donde empezó la película. Una niebla que atrapa a la gente y mata a quienes caen en las garras de su oscuridad portadora de alienígenas. Basada en una novela de Stephen King, se resuelve con un final distinto al de la novela y más inquietante.