pop

7 historias de amor poco convencionales en el cine

teoria peliculas de pixar conectadas 6 0
Pixar

Esta semana tendrá lugar la celebración de San Valentín, una fecha que debe su gran popularidad y reconocimiento alrededor del mundo, en gran parte, al cine, que lo ha tomado como premisa y motivo de innumerables historias de amor.

Las historias de amor son inevitables y casi obligatorias en cualquier película, dramática o comedia, de acción o de suspenso, pero existen muchísimas de ellas que se las arreglan para darle un enfoque original y novedoso a un tema que ha sido explorado desde tiempos inmemoriales y que no pocas veces suele estar plagado de clichés, lugares comunes y sentimentalismo innecesario.

Aprovechando la cercanía de San Valentín y el espíritu romántico que inunda a los cinéfilos, aquí les presentamos 7 historias de amor poco convencionales en el cine.

#7 No Strings Attached (2011)

Dirigida por Ivan Reitman. Protagonizada por Natalie Portman y Ashton Kutcher.

Si bien la historia de amor retratada en No String Attached se ciñe bastante a las más tradicionales e incluye algunos de los elementos narrativos más comunes en comedias románticas, lo poco convencional de este film es su propia premisa, que revierte la clásica pregunta acerca de la amistad entre el hombre y la mujer y plantea la posibilidad de una amistad que incluya sexo casual, sin necesidad de involucrar otros sentimientos.

La conclusión a la que arriba No Strings Attached es que no es posible y, por ese motivo, es esta esencialmente una historia de amor y no de amistad.

#6 Fur: An Imaginary Portrait of Diane Arbus

Dirigida por Steven Shainberg. Protagonizada por Nicole Kidman y Robert Downey Jr.

Nicole Kidman interpreta en esta película a la icónica fotógrafa estadounidense Diane Arbus (1923-1971), pero la historia es ficticia, como lo indica el propio título del film (“Fur: Un Retrato imaginario de Diane Arbus”).

Diane Arbus se destacó en el arte de la fotografía por sus retratos en blanco y negro de personas marginales, deformes o convencionalmente feas (influenciada por la clásica película Freaks, de Tod Browning). En la película, Arbus se encuentra en conflicto entre dos vidas y dos relaciones: la que comparte con su esposo, un fotógrafo de modas (es decir, acostumbrado a retratar la belleza más convencional), y otra más sórdida con un hombre que posee una extraña enfermedad y que trabaja en un circo. Diane Arbus terminará, gracias a esta relación, buscando la belleza oculta en las cosas que el resto de la sociedad encuentra repulsivas.

#5 Eternal Sunshine of the Spotless Mind (2004)

Dirigida por Michel Gondry. Protagonizada por Kate Winslet y Jim Carrey.

No es extraño que esta peculiar historia de amor provenga de la pluma del guionista Charlie Kaufman, que se ha caracterizado en todos sus trabajos (Being John Malkovich, Adaptation, Synecdoche, New York) por una gran imaginación y originalidad.

La mayoría de las películas románticas tratan, naturalmente, sobre personas enamorándose, pero, en ésta, se revierte la situación y la pareja principal intenta des-enamorarse. Mediante este proceso que ocurre en la mente de los protagonistas -la eliminación de recuerdos, vivencias, objetos y costumbres que forman parte de la relación-, se muestra sin embargo, como en pocas películas, la profundidad y el verdadero significado que puede llegar a tener el amor.

#4 Secretary (2002)

Dirigida por Steven Shainberg. Protagonizada por Maggie Gyllenhaal y James Spader.

Mucho antes del gran éxito de la saga 50 Sombras de Grey y de su adaptación cinematográfica, actualmente en producción, la película La Secretaria abordó la temática de las relaciones conocidas como BDSM (por su sigla en inglés, Bondage, Discipline, Sadism Masochism; Dominación, Disciplina, Sumisión, Sadomasoquismo) con mayor profundidad, fidelidad y complejidad que la historia tramada por E.L. James.

En este caso, se muestra el turbulento romance entre el poderoso abogado interpretado por James Spader y su flamante secretaria, interpretada por Maggie Gyllenhaal. Por debajo del sexo y la dinámica de sumisión y dominación que se establece entre los protagonistas, esta es esencialmente la historia de dos personajes que buscan conocerse y expresar su amor de la mejor manera -aunque, claro está, muy poco convencional-.

#3 I Love You, Phillip Morris (2009)

Dirigida por Glen Ficarra y John Requa. Protagonizada por Jim Carrey y Ewan McGregor.

Es la segunda de las películas de esta lista protagonizada por Jim Carrey, lo que demuestra todo lo bueno que puede ser el actor cuando hay detrás un buen guión y una trama interesante.

La relación entre los personajes podría considerarse convencional. Es esencialmente una historia de amor a primera vista como se han visto miles en el cine y está llevada adelante de gran manera gracias a la perfecta química entre Carrey y McGregor, pero hay algunos detalles no menores que la hacen ingresar en esta lista: es un romance entre dos hombres -las relaciones homosexuales son más bien la excepción a la regla en el cine y la televisión, y pocas veces ocupan el centro de la trama en una comedia romántica-, y los dos se conocen en prisión.

#2 Lars and the Real Girl (2007)

Dirigida por Craig Gillespie. Protagonizada por Ryan Gosling y Emily Mortimer.

Un hombre dulce, tranquilo y solitario se enamora perdidamente y, si bien al principio, sus familiares y los pocos amigos que tiene se muestran algo reticentes a la relación, al final terminan por comprenderla y aceptarla, lo que hace al hombre feliz por primera vez en su vida.

¿Qué tiene esto de extraño? Que la chica de la que se enamora es una muñeca de tamaño real.

La gran interpretación de Ryan Gosling (parece difícil imaginar a otro actor en este papel) y el retrato honesto y carente de burla o ironía de esta historia, hacen una película sorprendentemente conmovedora y permiten que la audiencia sienta simpatía y cariño por un personaje cuya vida y personalidad sólo existen en la mente de otro.

#1 WALL-E (2008)

Dirigida por Andrew Stanton

Una historia de amor bastante tradicional y clásica, excepto por el hecho de que involucra a dos robots y que no incluye ni un sólo diálogo.

La comunicación se da a través del lenguaje corporal o a través de ocasionales sonidos robóticos, lo que extrañamente da una gran profundidad a los sentimientos de WALL-E y su amor, EVE, cuya química en la pantalla fue comparada por algunos críticos a la de Spencer Tracy y Katharine Hepburn.

¿Qué película recuerdas que tenga una peculiar historia de amor?