pop

Suicide Squad no tendrá los problemas de Batman v Superman (según Warner Bros), pero ¿cuáles son realmente esos problemas?

Clay Enos/ TM & (c) DC Comics

Probablemente todos ya estamos bastante familiarizados con las divididas reacciones que despertó Batman v Superman: Dawn of Justice.

Digamos que a mucha gente no le gustó y a otra gente sí.

(Con dos colectivos notorios y representativos de cada uno de estos grupos: la crítica especializada en el primero, y algunos de los fanáticos más fervorosos e incondicionales de DC en el segundo)

Después de este revés en la recepción crítica y un desempeño taquillero que podría decirse exitoso pero por debajo de las expectativas para una película con un enfrentamiento entre los dos superhéroes más icónicos de la ficción, Warner Bros y el director Zack Snyder no han dejado de evaluar diferentes posibilidades y direcciones para el futuro del Universo cinematográfico de DC, para que los errores no se repitan.

Ver también: Tras los problemas de Batman v Superman, Warner Bros ya planea cambios en sus próximos lanzamientos

Claro está que primero que nada hay que identificar cuáles fueron los errores.

Lo que no es fácil, porque los motivos por los cuales Batman v Superman falló en diferentes sentidos pueden ser muy variados, de diferentes orígenes o naturaleza, de acuerdo a quién se le pregunte ("es mala" se verán tentados a decir los más simplistas, no sin razón).

Más humor, locura y diversión

Clay Enos/ TM & (c) DC Comics

Aparentemente, Warner Bros ha llegado a la conclusión de que a mucha gente no le gustó Batman v Superman por ser demasiado seria y oscura, por esa actitud constante de ceño fruncido y héroes torturados, por no dejar espacio a un poco más de diversión y humor ocasional, lo cual ciertamente fue una de las críticas más frecuentes a la película —y a la filmografía de Zack Snyder en general— y originó uno de los argumentos más ridículos de sus defensores, que se podría resumir así: “Es demasiado profunda y no la entendieron”.

(Opinión personal: Zack Snyder parece creer que lo profundo nunca puede ser alegre o divertido, que las cosas importantes —sus películas y las cosas de las que ellas hablan— se dicen con seriedad y solemnidad y no pueden darse el lujo de la diversión, que eso es cosa de niños, lo que paradójicamente es una visión adolescente y un poco emo)

Greg Silverman, un ejecutivo de Warner Bros (presidente del área de desarrollo creativo y producción global), parece haber interpretado éste como uno de los principales problemas de Batman v Superman, pero también como un asunto de poca importancia, precisamente porque para eso está Suicide Squad.

Esto dijo en entrevista con el New York Times:

“Mucha gente hubiera deseado ver algo más de diversión en Batman v Superman, ver una película un poco más extravagante. Pero sabíamos que teníamos Suicide Squad después, y creemos que ellos van a estar muy contentos con esta película”

Además de los icónicos antihéroes y villanos que protagonizarán Suicide Squad y su peculiar historia de heroísmo forzado, la película tiene ciertamente un atractivo adicional en el marco del Universo cinematográfico de DC por llevar la franquicia a este terreno más excéntrico, colorido e inclinado al humor, pero también por estar bajo la visión de otro director que no es Zack Snyder, en este caso David Ayer.

Entonces, ¿qué sucede con Justice League?

Warner Bros. Pictures

De hecho, un argumento que también ha sido frecuente en las críticas a Batman v Superman (y originalmente también a Man of Steel) es el tono y la visión de Zack Snyder, su reinterpretación de estos superhéroes en particular, y su estilo en general.

Ver también: Fanáticos piden que Zack Snyder no dirija las películas de la Liga de la Justicia

Que Warner Bros haya confiado en él para las dos películas de la Liga de la Justicia es una señal de que para el estudio esto no es un problema (o al menos no lo era hasta que todo el mundo se lo hizo notar y ya estaban demasiado comprometidos con él, y lo máximo que pudieron hacer fue disminuir su rol como productor en las películas futuras, que quedó en manos de Geoff Johns y Jon Berg) y que la verdadera solución para que no suceda lo que sucedió con BvS pasa por darle un tono más divertido, por sumar algunos chistes y situaciones humorísticas, como lo deja en evidencia el tráiler de Justice League, presentado días atrás.

¿Pero qué sucede si en realidad el asunto no pasa por la ausencia o no de chistes, sino por otras cuestiones más relacionadas a la narrativa y la dirección?

Así lo sostiene un video-ensayo difundido en estos días por un usuario de YouTube llamado The Nerd Writer, que posee algunas puntualizaciones realmente interesantes sobre Batman v Superman y el estilo de Zack Snyder:

El video sostiene que el problema fundamental es la obsesión de Zack Snyder por crear grandes momentos en sus películas, en lugar de crear escenas.

Batman v Superman: Dawn of Justice está plagada de “momentos”, argumenta el narrador, “momentos en los que el tiempo se enlentece, la composición visual es perfecta, la música aumenta y todo se reduce a un simple mensaje: ASÓMBRATE”.

Es por esto que lo visual es predominante por lo narrativo (es allí donde el director pone todo su foco), y por esto que sus personajes no tienen motivaciones o si las tienen carecen de lógica o sentido, porque lo que no es un gran momento, es simplemente una excusa, una transición entre un momento y otro. Y es por esto que sus películas suelen tener montajes y secuencias de sueños o fantasía, porque esto no guarda relación alguna con la trama y brinda la posibilidad de esplendor visual.

Cada toma que Snyder hace de uno de esos momentos, aspira a convertirse en una imagen icónica.

Warner Bros.

Y aquí viene la parte más interesante del argumento: “lo que a BvS realmente le falta son escenas. Verdaderas escenas, no relleno entre un momento y otro”.

El realizador del video admite que es imposible definir qué es una escena realmente, ya que son muy maleables y diferentes, pero sí describe, de manera muy atractiva, lo que se supone que una buena escena debe hacer:

“Una buena escena disuelve a los actores, el set, el escenario, los vestuarios, el maquillaje y la posición de la cámara en una nueva realidad, auténtica y viva, en la que hay una fuerte sensación de lugar y un inevitable sentimiento de la posibilidad de que los personajes que habitan este espacio pueden ir a cualquier lugar dentro de éste, aunque no lo hagan, aunque sepas que los aspectos técnicos, las luces y el set no los dejarían”

En Batman v Superman, concluye, esto no sucede, y los personajes suelen aparecer en la pantalla como si hubieran sido recientemente agregados en ese lugar. “¿Alguien llega a creer realmente que Clark Kent, Lois Lane y Perry White pasan su tiempo en las oficinas del Daily Planet?” pregunta.

El Daily Planet, así como cualquier otra locación importante de la película, nunca aparece por poco más de un minuto, por lo que no logramos darle un sentido real de espacio y pertenencia a los personajes. Agravado por el hecho de que muchas de las tomas en que aparecen personajes son hechas desde muy cerca, muchos primeros planos. En las que no aparecen personajes se muestran imágenes de pantallas y monitores o de las casi indistinguibles ciudades de Metrópolis y Gotham. La secuencia más extensa en una locación es la que transcurre en la isla en el medio de las dos ciudades, la que termina destruida con la explosión ocasionada por Doomsday.

Una buena escena no es solo sobre la locación, obviamente, sino que los personajes, los diálogos y el tono deben combinarse con esa locación de manera adecuada.

Como ejemplo pone la escena de Avengers: Age of Ultron (ya puedo escuchar los gritos de los fans de DC, aunque el del video admite “no es una película perfecta”) en la que todos los héroes van a la granja familiar secreta de Hawkeye, alejada de todo, una secuencia de 16 minutos inserta en medio de la acción de la película, sobre la que el video sostiene:

“Cuando estamos en ella [en la casa, en ese lugar], no estás esperando ir hacia otro lugar. Simplemente estamos allí, conociendo y aprendiendo sobre los personajes. Y cuando los personajes tienen sus momentos, más adelante en la película, estos nos afectan de manera mucho más significativa y emotiva”.

Finalmente, el ensayo concluye:

“Batman v Superman dura dos horas y media y está llena de momentos, sin embargo después de verla no se siente como si hayas estado en ningún lugar en particular.

En la creación de una escena es cuando el asombro se carga en la recámara. Disparar el arma sin cargar sólo puede dar como resultado un ruido vacío, un bang sin impacto”

Ver también: Comic-con 2016: el panel de Warner Bros estuvo plagado de novedades y grandes tráilers que aquí recopilamos