pop

7 comedias con tantos estereotipos que casi son ofensivas

7 comedias con tantos estereotipos que casi son ofensivas 1
Universal Pictures

Un estereotipo es una versión simplificada y generalmente exagerada de un grupo de personas que puede basarse en características consideradas como “intrínsecas” de dicho grupo, como ser: su género, etnia, edad, preferencias sexuales, ideología o crianza (ya sea social, política, religiosa o cultural). El estereotipo nace en una época donde dichas características delimitaban el trato entre diferentes grupos o “comunidades”, por lo que, con la llegada del cine, se volvió una manera común de representar a un personaje de determinado grupo con fines generalmente cómicos.

En los tiempos actuales, en que el mundo es “un poco más pequeño” gracias a que nuestro acceso a la información nos da acceso a conocer y comprender más profundamente otras culturas, el estereotipo pasó a ser algo “políticamente incorrecto”, ya que inadvertidamente (en el mejor de los casos) puede ser considerado como inadecuado u ofensivo por ciertas personas, aunque esa nunca haya sido su finalidad inicial.

Ver también: 5 películas hilarantes realizadas por los mismos creadores de South Park

A continuación veremos un listado organizado por fecha, de 7 películas que emplean estereotipos de diferentes clases (raciales, culturales, religiosos, etc.) con el especifico fin de entretener pero, hay que reconocer que por momentos se exceden un poquito, por lo que no son películas del todo apreciadas por gran parte del público. Aunque el hecho de tener estereotipos no necesariamente tiene injerencia en sus tramas, por lo que seguramente tendrán sus defensores.

Undercover Brother (2002)

Pensada como una parodia al género blaxploitation (o blacksploitation), fue escrita por John Ridley y dirigida por Malcolm D. Lee (ambos afroamericanos) y se enfoca en un agente secreto, el mentado Undercover Brother (Eddie Griffin), perteneciente a “La Hermandad”, una agencia que se dedica a fortalecer y enaltecer a la cultura afroamericana en Estados Unidos, lo que los enfrenta con “The Man” –algo así como “El Jefe” (en referencia a los altos poderes y el estado empresarial) solo que en esta ocasión personificados en una persona–.

Cada miembro y agente de La Hermandad es un estereotipo afroamericano determinado y, aunque la sátira es por momentos algo brillante, la película adquiere tintes verdaderamente confusos cuando se incluyen estereotipos de otras razas o inclinaciones sexuales.

Nacho Libre (2006)

Una comedia familiar inspirada en la vida real de Sergio Gutiérrez Benítez, un cura mejicano que trabajo secretamente como el luchador Fray Tormenta para mantener un orfanato con sus ganancias. El personaje de la película es Ignacio (Jack Black), un monje que trabaja como cocinero en un monasterio y orfanato de Oaxaca y que sueña con ser luchador. Tras un primer y fallido intento en el ring, “Nacho” descubre que puede hacer dinero con las luchas y con eso comprar comida para los huérfanos.

Aunque la base de la trama tiene potencial, la desbordante cantidad de estereotipos ofensivos de mexicanos, las pobres actuaciones y sumando el hecho de que su protagonista principal es de raza caucásica, generaron muchas críticas negativas para esta película.

Norbit (2007)

Una de las comedias más defenestradas de Eddie Murphy (y tiene varias de ese tipo), en donde el actor interpreta tres roles: el mentado Norbit (el protagonista principal) un tímido y estereotipado nerd; su esposa Rasputia (la antagonista principal), una mujer con sobrepeso, malintencionada, vengativa, posesiva, grosera, vociferante, ignorante y egocéntrica; y su figura paterna el Sr. Wong (un personaje secundario), un anciano chino dueño de un restaurant/orfanato que habla con un marcado acento y que expone abiertamente (casi con orgullo) su machismo –planteando que él mismo cambio a su hija por un yak–, y su desagrado racial por los judíos y la “gente negra” pero, admitiendo ambas razas ya que son el mayor porcentaje de su clientela. Además se lo muestra usando un arpón ballenero (un estereotipo usualmente asociado a los japoneses, no a los chinos).

You Don't Mess with the Zohan (2008)

Enfocada en Zohan Dvir (Adam Sandler) el mejor agente antiterrorista israelí que existe, pero que sueña con dejar de pelear y convertirse en peluquero, cosa que en Israel (aparentemente) es asociada con la homosexualidad, lo que vuelve a Zohan en blanco de burlas por parte de su familia. Por eso Zohan finge su muerte y huye a Estados Unidos, donde adopta la identidad de Scrappy Coco, un australiano, y comienza a trabajar en la peluquería de Dalia (Emmanuelle Chriqui) una mujer palestina de la cual se termina enamorando.

Los estereotipos de las personas de Oriente Medio (tanto palestinos como israelíes) aparecidos en esta película son tan extremos y alcanzan tal magnitud de ridiculez, que no se necesita ser de una raza o la otra para sentirse ligeramente ofendido.

The Love Guru (2008)

Considerada por muchos como la peor película de Mike Myers, quien interpreta a Pitka, un gurú (maestro espiritual) que tiene miles de seguidores y trabaja en el desarrollo de la paz existencial al igual que miles de motivadores profesionales y directores de autoayuda (o sea, de manera no muy ortodoxa y poco ética). Pitka es contratado para que ayude al jugador de jockey canadiense Darren Roanoke (Romany Malco) a superar su mala racha deportiva debido a que su esposa lo abandono por otro hombre –Jacques Grande (Justin Timberlake)– quien también es rival deportivo de Roanoke.

La representación estereotípica de los indios (nativos de La India) y los hindúes (practicantes del hinduismo) fue tan alevosa que la Paramount fue demandada por Rajan Zed, un líder hinduista que reside en Nevada.

The Dictator (2012)

Una comedia que gira en torno de Aladeen (Sacha Baron Cohen) el dictador de la ficticia Republica de Wadiya. A fin de lograr exagerar hasta el grotesco el comportamiento decadente de algunos dictadores “reales” (como Saddam Hussein, Gadafi, Kim Jong-Il o Idi Amín), Aladeen es en exceso infantil, ególatra, machista, ignorante, pedante, tiránico y racista, que pregona abiertamente su odio a la cultura occidental; pero todo cambia cuando, durante un viaje diplomático a Estados Unidos, su barba es afeitada, por lo que nadie lo reconoce y queda perdido en las calles, viéndose blanco de los prejuicios de la sociedad norteamericana, donde muchas veces se lo confunde con un terrorista.

La película usa un enfoque inverso del estereotipo ya que, al crear un personaje TAN estereotipado como Aladeen, es claro que se trata de una broma, entonces aparecen los OTROS estereotipos (los estadounidenses chovinistas y paranoicos).

Ver también: 10 países ficticios del cine que juegan un importante rol en la trama

Casa de Mi Padre (2012)

Aunque producida en Estados Unidos, esta película está hablada casi en su totalidad en el idioma español, hecho que se nota MUCHO por los problemas de pronunciación de Will Ferrell quien interpreta a Armando, uno de los hijos de un ranchero mejicano que se enamora de la prometida de su hermano menor Raúl (Diego Luna). Paralelamente a eso, el rancho atravieza problemas económicos y los negocios de Raúl –inicialmente prósperos– resultan estar vinculados con Onza (Gael García Bernal) un peligroso jefe del narcotráfico. Toda la película, por su construcción visual, argumental y particular manera en que los personajes exponen hechos y sentimientos mediante diálogos para que el espectador entienda la situación de manera inequívoca, es una clara señal de que se trata de una sátira (y a la vez un tributo) a las clásicas telenovelas mejicanas, por lo que los estereotipos están a la orden del día.

¿Qué opinión te merecen estas películas? ¿Qué otra comedia con estereotipos peligrosamente excesivos agregarías?