pop

Las mejores películas de 2016 (hasta ahora)

Paramount Pictures

Superada la primera mitad del año parece un buen momento para mirar hacia atrás y ver qué nos ha dejado este 2016 en materia de cine, y es también un buen momento para cumplir con esa regla no escrita casi obligada para una publicación en internet que se precie de tal, que es la creación de listas, mientras esperamos las más tradicionales de fin de año. No somos quién para contradecir esta tendencia de los tiempos modernos.

¿Cuántas de las películas que ahora son destacadas se mantendrán hasta el final del año? ¿Cuántas grandes películas todavía nos queda por ver? Son dudas que saldaremos más adelante.

Ver también: Las 25 mejores películas de los últimos 25 años, según IMDb

La siguiente es una lista con las mejores películas de lo que va del año de acuerdo al gusto y la opinión de quien suscribe.

Pueden, como es habitual, ensayar las protestas del tipo “¡¿cómo va a estar tal película y no tal otra?!” o “faltan ésta y ésta en la lista, ¡está incompleta!”, pero será en vano ya que si no están es o porque no las vi o no me gustaron tanto como incluirlas. Perdón por esto.

Sin más preámbulos, estas son las 10 mejores películas de 2016 hasta ahora:

#10 Deadpool (Tim Miller)

deadpool imagenes 6
Joe Lederer/20th Century Fox

Mucho se habla en estos tiempos de la saturación o incluso del agotamiento del cine de superhéroes y las adaptaciones de cómics, así que Deadpool llegó en el momento justo para tomar un poco de distancia irónica y ensayar una burla simpática y semi autocrítica de los vicios y clichés más recurrentes del género.

Sí, es cierto que al mismo tiempo cayó en varios de los clichés que denuncia, pero nunca se toma a sí misma demasiado seriamente. Y vaya si es divertida.

Se siente en muchos sentidos como una película original, y sobre todo tiene el mérito de no haber decepcionado a los miles de fervorosos fanáticos que la esperaban desde hace mucho tiempo.

#9 The Invitation (Karyn Kusama)

Drafthouse Films

Esta película ingresa en la lista porque, además de ser muy buena, es una verdadera sorpresa.

Un thriller de horror independiente de la directora de Aeon Flux (aquella película de ciencia ficción bastante mala con Charlize Theron) y de Jennifer’s Body (una comedia de terror sobrenatural con Megan Fox y Amanda Seyfried). Se podía esperar cualquier cosa de esta película.

Pero The Invitation parte de una premisa bastante sencilla (una mujer invita a su ex y la novia, y a varios amigos más, a una cena en la casa en la que vivían juntos y donde ahora vive con su nuevo novio) y va construyendo una tensión contenida y un misterio que subyace bajo la superficie, y se desata de manera magistral.

En el elenco están Logan Marshall-GreenTammy BlanchardMichiel Huisman (Daario Naharis en Game of Thrones) y John Carroll Lynch.

#8 Capitán América: Civil War (Anthony & Joe Russo)

Disney

Ya mencionamos esa supuesta saturación de películas de superhéroes, y Capitán América: Civil War es una de las grandes representantes del fenómeno, además de uno de los más grandes blockbusters del año.

Pero la tercera entrega de la saga individual del Cap realmente se beneficia de la construcción de historias a largo plazo que ha ido perfeccionando Marvel, y el conflicto que sirve como eje de la trama está perfectamente manejado y resuelto por los hermanos Russo, de manera que resulta convincente y emocionante no sólo por la relación que sabemos que tienen estos personajes entre sí, sino por la relación que tenemos con ellos, después de haberlos vistos en todas las películas anteriores.

Para coronar esto, la película tiene algunas de las mejores escenas de acción de todo el cine de superhéroes y la introducción de un par de grandes personajes.

#7 Green Room (Jeremy Saulnier)

A24

Jeremy Saulnier comienza a consolidarse como uno de los nombres más importantes del cine independiente estadounidense. Hace un par de años sorprendió con el thriller Blue Ruin, una historia de venganza clásica pero en un escenario y con personajes algo inesperados.

Ahora vuelve con Green Room, una película que tiene sus puntos en común con la anterior y por lo tanto ya no es tan sorprendente, pero sí igual de atrapante y eficaz.

El asunto sigue siendo lo inesperado y azaroso de la violencia y sus consecuencias, ahora en medio de una atmósfera sofocante y con personajes que se ven envueltos en ella.

Lamentablemente, la película también quedará marcada por la tragedia, ya que fue el último lanzamiento que tuvo como protagonista al actor Anton Yelchin antes de su muerte, y tiene una interpretación brillante.

#6 10 Cloverfield Lane (Dan Trachtenberg)

Paramount Pictures

Otra de las gratas sorpresas del año.

Sucesora espiritual (o algo así) de Cloverfield, aquella película producida por J.J. Abrams que se convirtió en una de las más célebres del casi agotado género found footage.

Afortunadamente, ésta no es ni found footage ni su trama tiene que ver en absoluto con la anterior, que incluía una convincente pero más bien genérica destrucción de Nueva York ante el sorpresivo ataque de inexplicables monstruos gigantes.

Ahora es lo contrario: todo transcurre en un bunker bajo tierra sellado e impenetrable y el misterio mucho más poderoso porque no sabemos siquiera si hay ataque o no.

Un grandioso John Goodman interpreta a un personaje fascinante, que hace difusa la línea entre salvador y torturador; Mary Elizabeth Winstead brilla en el papel de la protagonista, mitad confundida mitad decidida.

#5 Zootopia (Byron Howard, Rich Moore)

Walt Disney Pictures

Disney está atravesando por una suerte de nueva era dorada en sus animaciones y viene con una racha de grandes películas, aclamadas y exitosas.

Zootopia tiene todo lo que las mejores animaciones nos han acostumbrado a esperar: esplendor visual, entrañables personajes, una historia entretenida con un noble mensaje detrás y plagada de chistes.

La escena de los perezosos ya es icónica.

#4 Everybody Wants Some!! (Richard Linklater)

Paramount Pictures

Otra que ha sido llamada “secuela espiritual”, en este caso del clásico de Linklater que lo lanzó a la fama, Dazed and Confused (1993), con la que comparte su exploración generacional y su retrato de época.

Ahora es la década del 80 la protagonista y en lugar del último día de secundaria se trata de otro momento clave y de transición en la juventud: la llegada a la universidad.

La película privilegia la atmósfera, los personajes y la relación entre ellos antes que una trama específica (que no hay), así que si buscas una narrativa, un camino de aprendizaje y crecimiento mediante la superación de obstáculos, no la vas a encontrar.

Es divertida y desenfadada, y la experiencia es casi como compartir ese fin de semana en el que transcurre la película con los protagonistas, los miembros del equipo de béisbol de la universidad.

Es interesante notar que la película propone una visión de la camaradería masculina, en particular esa que se genera en torno a un deporte y a la universidad, vista bajo una luz comprensiva y amable, algo que tal vez no sucede en estos tiempos actuales.

#3 The Witch (Robert Eggers)

trailer the witch 1
A24 Films

Cuando The Witch comenzó a proyectarse en diferentes festivales de cine, el impacto fue tan grande que comenzó a generarse toda una reputación en torno a ella, lo que la convirtió en la película de terror más esperada del año.

La reputación sin dudas era merecida, pero también sirvió para expectativas desajustadas y para decepcionar a muchos que habían llenado el hueco de no haber visto la película con su propia idea de cómo debía ser. Un ejercicio interesante para los que se decepcionaron con The Witch es imaginar qué hubieran pensado de haberla visto sin saber absolutamente nada de ella.

La combinación de realismo de época, dramas familiares, fanatismo religioso y folklore y mitos tradicionales, genera un efecto muy particular, extraño, ominoso, fascinante; inédito para los procedimientos más bien tradicionales del cine de terror, por lo que su pertenencia al género es más bien dudosa. The Witch prácticamente inventó su propio género.

#2 Midnight Special (Jeff Nichols)

Warner Bros. Pictures

Una película de ciencia ficción original que no es ni una remake, ni una adaptación ni una secuela. Eso ya es interesante.

Pero mucho más si tenemos al increíble Jaeden Lieberher (St. Vincent) interpretando a un niño con enigmáticos poderes sobrenaturales, con lo que tanto el FBI, un culto religioso y su propia familia están interesados en él, ya sea por miedo, admiración o afecto, para controlarlo, usarlo o protegerlo.

Impulsada por un atrapante sentido del misterio y la extrañeza, y con un gran esplendor visual, es una película alucinante y sobre todo conmovedora, en gran parte gracias a las actuaciones de Michael Shannon, Joel Edgerton y Kirsten Dunst.

(Una nota relacionada: un video-ensayo que cobró notoriedad en los últimos días la ha considerado una respuesta al cine de superhéroes, lo cual es una lectura interesante. Los paralelismos con Man of Steel, por ejemplo, son bastante notorios —un alienígena con poderes que podrían beneficiar a la humanidad pero que el mundo no entiende y teme, que es perseguido por el gobierno y protegido por su familia, hasta que logra escapar y darse a conocer al mundo—, pero sustituye su final ya famosamente destructivo por uno constructivo, literalmente. El ensayo se puede ver aquí).

#1 The Lobster (Yorgos Lanthimos)

Picturehouse Entertainment

Y siguiendo con lo mencionado en el punto anterior, resulta realmente valorable encontrar en medio de este mar de remakes, adaptaciones y secuelas que es el cine contemporáneo, una película que es una isla con ideas originales, desafiantes e incluso incómodas.

Esa es The Lobster, la última película del griego Yorgos Lanthimos (Dogtooth), protagonizada por Colin Farrell y Rachel Weisz.

Ambientada en un futuro distópico, la premisa es la de un mundo en el que las personas solteras son alojadas en un hotel y tienen 45 días para conseguir pareja. Si no lo hacen, son convertidas en un animal a su elección.

Evidentemente, esta premisa tiene un enorme potencial metafórico, y el director se las arregla para favorecerlo, con un tono lo suficientemente absurdo (y con un peculiar y oscuro sentido del humor) como para no descartar ninguna lectura o idea acerca de las relaciones humanas y sociales, pero también lo suficientemente contenido y dramático como para que no pierda el interés y el impacto.

El resultado es ambiguo. Uno termina de ver la película sin saber exactamente qué se supone que se debe pensar o sentir, o en todo caso sintiéndose ligeramente incómodo y perturbado.

Y eso es definitivamente algo bueno.

¿Cuáles son tus favoritas del año? ¿Cuál es un crimen que haya dejado afuera? ¿Cuál es un crimen que haya incluido?

Puedes comentar y protestar a gusto.

Ver también: Top 10: las mejores películas de los 10 géneros más importantes del cine