Batman v Superman: Dawn of Justice no está a la altura de lo que promete pero puede conformar a los fanáticos [Reseña sin spoilers]

batman v superman corto animado 1
Warner Bros. Pictures

Curiosamente, después de todas las críticas que recibió Man of Steel, lo mejor que tiene Batman v Superman: Dawn of Justice es cómo lidia con los asuntos más criticados de aquella película, que sirvió como punto de partida para el universo cinematográfico que ahora se expande, aunque de manera un poco problemática.

Batman v Superman como secuela de Man of Steel

Man of Steel podría dividirse en dos mitades: una muy interesante y lograda que explora los orígenes de Superman como tal, la formación de sus motivaciones y su moral, los conflictos internos de Kal-El/ Clark Kent, su vínculo con Krypton y su lugar en la Tierra, y otra no tan lograda que consiste en su levantamiento como héroe, su enfrentamiento con Zod y mayormente en una interminable secuencia de épicas peleas, enormes explosiones y destrucción a gran escala que, más allá de la espectacularidad visual, no tenían demasiada sustancia.

Las críticas de que Superman debería haber evitado las miles de muertes de inocentes son atendibles, pero en Batman v Superman: Dawn of Justice ese aspecto no es ignorado, y se puede percibir al comienzo de la película una intención de hacer que esto tenga peso en la trama.

Primero y más evidente: para sembrar la desconfianza de Bruce Wayne en alguien con el poder de Superman.

Warner Bros.

Así, al comienzo de Batman v Superman (después de mostrar por enésima vez el asesinato de Thomas y Martha Wayne en un callejón, pero ahora a modo de flashback/ recuerdo/ sueño del Bruce adulto), vemos desde la mirada de Bruce Wayne la destrucción de Metrópolis que tuvo lugar al final de Man of Steel.

Y es realmente interesante este cambio de perspectiva, ver que ahora toda esa secuencia de enormes magnitudes, que en Man of Steel era épica, brutal e impersonal, se aborda desde un punto de vista particular, individual, que da una dimensión más humana y completa a la gravedad del asunto.

Cuando Superman se está dando a conocer al mundo, Bruce Wayne está viendo con sus propios ojos lo que para él significa la presencia de alguien como el Hombre de Acero en la Tierra.

Después de esto, están las repercusiones políticas. La opinión pública está dividida ante la presencia de Superman, que ahora está vinculado a una nueva tragedia con muchas víctimas inocentes, y el senado de los Estados Unidos ha tomado cartas en el asunto.

(Otra forma que tiene la película de lidiar con las críticas recibidas por Man of Steel, se da sobre el final y es la más curiosa y ridícula: en los momentos de grandes batallas o destrucciones, siempre hay algún personaje que se encarga de expresar algo del estilo de “afortunadamente evacuamos la zona” o “no es hora pico así que no había gente en el lugar”).

Ver también: Batman v Superman es algo así como la continuación de Watchmen, según Zack Snyder

Los problemas de Batman v Superman

Después de todo este interesante inicio, la película comienza a apuntar más directamente hacia el enfrentamiento del título, con Lex Luthor como catalizador, y aquí comienzan los problemas.

Para empezar, el mismísimo Lex Luthor.

La elección de Jesse Eisenberg para el papel evidenciaba cierta intención de darle una vuelta de tuerca original al legendario villano, pero en mi opinión esto no funciona.

Eisenberg lo interpreta con su estilo habitual, haciéndolo un personaje nervioso, obsesivo, con un indudable rasgo de chiflado y hasta un poco anárquico e impulsivo en sus acciones. 

Nunca llega a dar la sensación de que es ese personaje con una mente maestra poderosa y privilegiada, que está un paso por delante de los demás y es capaz de manipular a todos. Cuando esto sucede, no resulta muy creíble.

Warner Bros.

Pero donde peor falla la película es en la esencia de fondo del enfrentamiento entre Batman y Superman.

Ya mencionamos la desconfianza inicial de Bruce Wayne ante Superman, luego de la destrucción de Metrópolis.

Pero la película parece considerar esto como motivo suficiente para justificar que Batman decida ir a buscar a Superman y enfrentarse a muerte con él, y no profundiza sobre las razones y motivaciones del conflicto.

Realmente no tiene demasiado sentido, con los elementos que nos brinda la película, que Batman quiera matar a Superman, y cuando de repente nos vemos metidos en medio de la pelea, con un Batman cegado por el odio y la necesidad de aniquilar a su oponente, da la sensación de que llegamos aquí de manera súbita y sin saber por qué. El camino que lleva hasta ese extremo no está trazado; tenemos que suponerlo.

nuevas imagenes batman v superman 3
Warner Bros.

La explicación que Bruce Wayne le da a Alfred en un momento (dicho sea de paso: Jeremy Irons hace un Alfred demasiado joven en relación a Bruce) es que es muy peligroso alguien como Superman porque eventualmente puede llegar a convertirse en un enemigo. Es decir que se basa en algo puramente hipotético.

No hay debate acerca de diferentes visiones del mundo y el poder, no hay conflicto acerca de la justicia, no hay consideraciones morales ni filosóficas. Hay solamente una suerte de capricho no del todo explicado.

Superman, por su parte, queda atrapado a su pesar en este enfrentamiento, así que mucho menos tiene razones para hacerlo, más que defenderse.

La resolución de la pelea, no la adelantaremos aquí obviamente, pero también es muy poco satisfactoria y completamente traída de los pelos.

Ver también: Zack Snyder responde a aquellos que consideran que Batman v Superman es demasiado seria

Lo mejor de Batman v Superman

Pero como se menciona en el título de esta reseña, la película tiene varias cosas que van a dejar más que satisfechos a muchos.

Zack Snyder ha demostrado incansablemente su talento para crear escenas y secuencias memorables por lo espectacular de la acción y su esplendor visual, y la pelea entre Batman y Superman, no obstante lo mencionado sobre su flaqueza temática y argumentativa, es impresionante, y tiene imágenes que sin dudas quedarán grabadas en la memoria de los fanáticos.

También lo son algunas de las secuencias más épicas que involucran a Doomsday, cuyo poderío y amenaza se percibe de manera palpable a pesar de su diseño no tan convincente.

Ben Affleck, un actor que había sido algo resistido, se luce en esta versión de Batman entrado en edad, experiente y todavía implacable, y también como un Bruce Wayne que mantiene la elegancia y la clase cuando las canas han ganado sus sienes.

La grata sorpresa es Gal Gadot como Wonder Woman.

Warner Bros.

Su aparición inicial como Diana Prince es interesante aunque no especialmente original, apareciendo en una fiesta como una femme fatale que detrás de la distinción y la sensualidad esconde misterios, intenciones ocultas y sospechadas habilidades.

Pero cuando decide que es hora de abandonar esa fachada e involucrarse en la acción porque será necesitada, es majestuosa. 

Algunos apuntes finales:

  • El tráiler aquel que muchos acusaron de revelar toda la película, en efecto adelanta algunos de los mejores momentos y conflictos clave de la trama. Queda sin embargo una importante sorpresa.
  • Están los anunciados cameos de The Flash, Aquaman y Cyborg y son bastante sugerentes e interesantes. Ellos son referidos como “meta-humanos”, al igual que Wonder Woman.
  • Sobre la parte del “amanecer de la justicia” del título, es decir acerca de la formación de la Liga de la Justicia, no hay demasiado, salvo una simple línea de diálogo sobre el final.
  • No hay escenas post-créditos.

La introducción de Batman y de Wonder Woman, y un importante desenlace en la trama de Batman v Superman: Dawn of Justice son los aspectos con mayor potencial para el futuro del Universo cinematográfico de DC, así como las películas individuales de superhéroes, cada una de las cuales puede desarrollar un tono propio, aunque necesariamente ligado a las problemáticas mostradas hasta ahora.

Ver también: 5 curiosos momentos de los cómics que el film Batman v Superman tomó como inspiración (tal vez un poco)